PNG Arte brujula digital - SudA
PNG Arte brujula digital - SudA
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
03/06/2022
Desde Afuera

Un Jubileo con olor a despedida

Mauricio Ríos
Mauricio Ríos

Para muchos británicos la Reina Isabel II representa lo mejor que ha tenido su país en las últimas décadas: una sensación de confiabilidad, continuidad, estabilidad, y también de firmeza.

Eso explica, en gran medida, la algarabía, muestras de patriotismo, y entusiasmo de millones de personas en el Reino Unido que se han abocado a celebrar desde el jueves pasado el Jubileo de Platino de su monarca, quien a sus 96 años ha marcado el récord de 70 años en el trono.

Desde Oxford, Inglaterra, también yo me uniré este fin de semana a un par de fiestas entre vecinos para marcar la histórica ocasión. En Londres además se han organizado grandes espectáculos, incluyendo el desfile patriótico del jueves con cientos de soldados, caballos y músicos. Este sábado habrá un concierto en el Palacio de Buckingham con la presencia de Diana Ross, Queen y Adam Lambert, Alicia Keys, y Duran Duran. La gente también está organizando más de 16,000 fiestas callejeras para este domingo en todo el país, según reportes de algunos medios.

Y es que realmente no faltan razones para festejar y echar la casa por la ventana. Por lo menos tres valen la pena mencionar. 

La primera es que la reina Isabel II es sin duda la única monarca británica que una gran mayoría del mundo haya conocido.

La segunda es que, empezando con Winston Churchill, la reina ha trabajado con 14 primeros ministros y ha servido durante más tiempo que cualquier otro gobernante británico, incluida la reina Victoria, su tatarabuela.

La tercera es que para muchos británicos la reina ha establecido una norma de comportamiento y deber en el país durante las últimas siete décadas. La reina es muy valorada por su firmeza y confiabilidad, cualidades difíciles de encontrar en los políticos actuales tanto en el Reino Unido como alrededor del mundo. La Reina también representa para muchos una inspiración y un modelo a seguir en el servicio público tanto a nivel doméstico como internacional.

Al final del día, con sus luces y sombras, la monarquía británica ha sobrevivido durante mil años, ofreciendo “una importante sensación de continuidad y estabilidad,” según comentó David McClure, un analista de la familia real, a un medio internacional.

Lastimosamente, las sombras de la monarquía se han visto más pronunciadas en los últimos años con varios escándalos que han involucrado a miembros de la familia real. El príncipe Harry (segundo nieto mayor de la reina) y su esposa Meghan, por ejemplo, dejaron la familia real y se mudaron a California, en medio de acusaciones sobre racismo contra su hijo debido al color más oscuro de su piel.

En febrero pasado el príncipe Andrés (segundo hijo de la reina) resolvió una demanda legal por supuesto abuso sexual de una menor de 17 años, quién habría sido traficada por Jeffrey Epstein, el ahora difunto delincuente sexual que murió en una cárcel en los Estados Unidos. El Príncipe Andrés era amigo de Epstein, pero siempre negó haber actuado mal.

Lógicamente, ni Harry, ni Meghan ni Andrés aparecieron en el balcón del Palacio de Buckingham el viernes, cuando la reina salió a saludar al público congregado para agasajarla.

Por otro lado, estas celebraciones del Jubileo también tienen un matiz de despedida. Desde hace varios meses que la reina Isabel II participa con menos frecuencia en eventos públicos debido a una salud más frágil.  Es más, la reina ya no vive en el Palacio de Buckingham, el cual está siendo renovado, y se ha mudado permanentemente al Castillo de Windsor en las afueras de Londres, donde pasó la pandemia y donde ella prefiere estar.

En este contexto, una de las preguntas en el aire es qué pasará con la monarquía una vez que la reina ya no esté?

La transición a una nueva generación, en la figura de su hijo el Príncipe Carlos y potencial futuro rey, puede no agradar a mucha gente ya que el Príncipe Carlos no disfruta de la popularidad de su madre.  Pero por ahora no parecen haber grandes dudas de que la institución de la corona seguirá sobreviviendo, aunque tal vez con menos simpatía de la gente.  Lo que no se sabe a ciencia cierta es por cuanto tiempo más podrá sobrevivir.

Lo que está más claro, de acuerdo con unas encuestas recientes, es que millones de personas tienen un enorme respeto y afecto por la actual reina, pero muestran un menor compromiso con la institución de la monarquía.

Según las encuestas de la empresa británica YouGov realizadas en mayo, alrededor del 80% de los británicos ven a la reina de manera positiva mientras que sólo el 54% tiene una impresión positiva del Príncipe Carlos. Muchos británicos todavía le guardan rencor a Carlos por tener una aventura con Camilla Parker-Bowles (su actual esposa) mientras estaba casado con la princesa Diana. Creen que él trató mal a Diana en el período previo a su divorcio de 1996.

Otra encuesta de YouGov en abril mostró que sólo el 34% de las personas quiere que el Príncipe Carlos se convierta en rey, mientras que el 37% preferiría que su hijo, el Príncipe Guillermo, ascendiera al trono. Pero no hay señales de que el Príncipe Carlos planee abdicar después de tantos años de espera para asumir el trono.

Por otro lado, según YouGov, sólo el 60% de los encuestados respalda la monarquía. Ese apoyo es mucho más frágil con las generaciones jóvenes.  A una ligera mayoría de personas entre las edades de 18 a 24 años le gustaría que la institución de la monarquía desaparezca.

Carteles pidiendo la abolición de la monarquía han aparecido justo antes de las festividades del Jubileo en varias ciudades del país con mensajes como "Make Elizabeth the Last #abolishthemonarchy". Un grupo antimonárquico, denominado Republic, se encargó de financiar una docena de estos carteles publicitarios, según reportes de algunos medios.

Pero al margen de estos movimientos menores antimonárquicos, el público británico en su mayoría estará abocado estos días a celebrar la longevidad, servicio público, y capacidad de su reina para guiar a una institución anacrónica a través de décadas de cambios constantes y fundamentales.  

Cómo dijo Robert Lacey, historiador de la realeza y autor de Monarch: The Life and Reign of Elizabeth II, a un medio estadounidense, "El mayor legado de la reina será entregar una monarquía que funcione bastante bien a su sucesor.  Sólo sobrevivir como monarquía en el mundo moderno es en sí mismo un logro".

Ante tal afirmación, sólo nos queda por desearle a la Reina Isabel II ¡Felicidades y salud por ese logro!


*Mauricio O. Ríos Ibáñez es consultor internacional en comunicación estratégica y prevención de conflictos con la firma Conflict Management Consulting.  Fue funcionario del Banco Mundial. Ahora radica en Oxford, UK. Dirige el programa de entrevistas “Desde Afuera”, iniciativa apoyada por Brújula Digital.  



GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
Cuadrado EPPlus 300x300
Cuadrado EPPlus 300x300