BRUJULA DIGITAL 728x90 est
09/02/2021
Filia Dei

Más acceso a ciencia para nuestros niños

Cecilia González Paredes
Cecilia González Paredes

Este jueves 11, se celebra desde hace seis años el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, luego de que la Asamblea General de la ONU decidiera añadir una fecha más al calendario de “días memorables”.

Esta fecha en particular, el objetivo es reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología, donde la “igualdad” es una prioridad de la Unesco. Pero acá viene una ligera contradicción. ¿Queremos que las mujeres en ciencia sean iguales a quiénes?

Vamos un poco más a detalle y aterricemos en la realidad de Bolivia. En anteriores ocasiones he manifestado que lamentablemente el país, carece de cultura científica y que este hecho está directamente conectado a la deficiente educación básica que arrastramos. Si el país está en serios problemas porque nuestros jóvenes no pueden ni realizar una operación sencilla de aritmética y piensan que será más fácil afiliarse a un partido político para encontrar una peguita, no esperen que aprendan a tratar a las personas con respeto y sin mantener taras preconcebidas, sin tomar en cuenta la capacidad y potencial de cada persona.

Desde luego, mucho viene de la educación que recibimos de nuestros padres. Si bien en casa, mis padres pensaron que lo correcto es que solo yo aprendiera a cocinar, con los años se dieron cuenta de su error, cuando mis hermanos enfermaron por una dieta cargada de comida rápida y todo porque no aprendieron a cocinar. Pero en otros temas, no hubo estas diferencias, y mi educación siempre fue estimulada, el aprendizaje fuera del colegio fomentado y en casa siempre tuve espacio para expresar mis opiniones en las discusiones.

La barra me la pusieron más alta. En casa en la mesa se discutía los efectos de la guerra de Irán e Irak, la división de Yugoslavia y la guerra de los Balcanes, los ataques de Hunos y otros temas, que no había visto en colegio (y que tampoco los vi en la clase de historia más adelante). Pero mis hermanos captaron estos temas al leer las revistas de National Geographic y Muy Interesante, que compraba mi papá para que tengamos lectura y practiquemos el inglés. Cuando me di cuenta que para hablar de ello, tenía que revisar estas revistas, pues no me quedaba otra.

Lo mismo sucedía con los temas de medicina, puesto que mis hermanos iban más avanzados en biología y química. Tampoco me quería quedar afuera de las charlas, así que tuve que empezar a revisar varios de esos temas antes de mi nivel escolar. Ayudó mucho tener a mano un microscopio simple, que nos permitía entender mejor el tema de las formas celulares, estructuras en hojas e insectos.

Marilyn vos Savant, mujer que ingresó al Libro Guinness de los Récord, bajo la categoría de  coeficiente intelectual más alto" de 1985 a 1989. En una entrevista de 1986, ella aclara que su inteligencia es simplemente el producto de ser una lectora muy motivada, perseverante y extremadamente curiosa. Ella encontraba que el sistema pasivo de enseñanza clásica que aún mantenemos en el país, es lo que logra que los niños aprendan lo que se les enseña y nada más. Lo ve ven en un video en redes sociales o lo que vean en televisión, lo toman por cierto y no hay margen a cuestionar.

En breve, no se motiva ni desarrolla el pensamiento crítico, no se los motiva para ser curiosos y creativos, buscar más allá de las tres cosas preparadas para una clase. Entonces, en específico acá en Bolivia, más que motivar o promocionar que solo niñas o mujeres, sean alentadas, motivadas y reconocidas en el área científica, considero que primero debemos trabajar en mejorar la educación básica para todos, niños y niñas.

Podemos seguir promoviendo que las jóvenes mujeres de este país le pierdan el miedo a estudiar carreras en ciencia o ingeniería, pero en la medida que no mejoremos la condición básica para todos, estas mismas mujeres, se encontrarán más adelante, con pares que no valorarán sus talentos y darán prioridad al compadrerío. Por ello, no es solo un tema de equidad, pero no podemos dejar de trabajar e insistir que debe haber un acceso amplio a una educación de calidad, a material de lectura y sobre todo a estimular que los niños nunca pierdan la curiosidad y la perseverancia, de manera que puedan pasar los obstáculos y cosechar el fruto de su esfuerzo.

Hoy existen muchos voluntariados que buscan apoyar tanto a niños como jóvenes para que puedan encontrar el gusto a la ciencia y puedan hacer frente a cualquier dificultad u obstáculo. No es suficiente, pues nos toca ir en contra de un sistema obsoleto de educación y mucha burocracia. Pero tampoco podemos contemplar en silencio y mirando desde lejos. ¡A trabajar! Que hay mucho potencial esperando ser impulsado.

Cecilia González Paredes M.Sc.

Especialista en Agrobiotecnología



Arte Expresis BD