12/10/2020
Encuentro Sagaz

La exportación del café yungueño, un campo minado

Lorena Choque Flores
Lorena Choque Flores

El 1 de octubre de cada año se conmemora el día internacional del café, lo que nos recuerda que, a pesar del potencial exportador del café de los Yungas, en especial del café de Caranavi, aún existe mucho por hacer. En Bolivia la producción de café se distribuye en seis departamentos, La Paz, Cochabamba, Tarija, Pando, Santa Cruz y Beni, siendo el departamento de La Paz el que concentra el 95,4% de la producción total.

A nivel municipal, Caranavi concentra alrededor del 80% de la producción; esta localidad es la que ha avanzado más a nivel normativo, así como ha logrado generar un consumo que revalorice la calidad del café de altura. El año 2017, Caranavi definió su Política Municipal del Café (PMC). En sí, el objetivo de la norma es generar mayor competitividad en los productores para mejorar la posición del país respecto a sus exportaciones de café.

El municipio de Caranavi ha dado grandes pasos para fomentar la producción de café; por ejemplo, la ley autonómica municipal 05/2018 de Caranavi es única a nivel municipal y es un instrumento que trata de promover políticas en la cadena productiva cafetalera. Si bien Caranavi a la fecha cuenta con un instrumento jurídico para incentivar su producción y comercialización, son varios los aspectos que no permiten que el café boliviano pueda posicionarse en el mercado internacional, la falta de mercados no es un factor.

Existe demanda para el café de altura, no obstante existen problemas estructurales, como la falta de investigación, de asistencia técnica, de transferencia tecnológica, de coordinación institucional así como los altos precios en el transporte, sin mencionar la inestabilidad política a nivel nacional que merma la posibilidad de que nuestro café pueda lograr ingresar a más mercados. Lamentablemente los canales estatales para la asistencia al exportador también son inexistentes. Cabe resaltar que varios de los avances que se han dado en este municipio han sido gracias a la asistencia e inversión de la cooperación internacional, no de las autoridades.

Los grandes obstáculos para los exportadores son evidentes no solo en el rubro del café y por esta razón muchos han sido los pedidos para restituir Promueve Bolivia u otra agencia que ponga en marcha la diplomacia comercial del país. Este año, desde julio, Proexport Bolivia se encuentra funcionando como parte del Viceministerio de Comercio Exterior e Integración, de la Cancillería, el cuarto intento por contar con un ente que promocione los productos bandera de Bolivia en el exterior. La falta de presupuesto siempre ha sido una condicionante que ha limitado las funciones de esta agencia. Sin embargo, si los productores no pueden contar con los canales adecuados para promocionar la calidad de sus productos en el extranjero, el camino del exportador se vuelve un campo minado.

Se necesita generar un impacto real sobre el sector cafetalero, un esfuerzo que vaya más allá de declaraciones públicas de las buenas intenciones que tiene el Estado con la región. Los concursos anuales, que si bien pueden ayudar a visibilizar la calidad del café boliviano, están lejos de solucionar todos los obstáculos que tiene el exportador boliviano al momento de hacer conocer su producto en el exterior.

Colombia y Brasil han podido posicionarse en los mercados internacionales porque han realizado esfuerzos conjuntos a nivel regional y nacional. Desde la apertura de centros de formación en el estudio de café hasta la creación de una imagen a nivel internacional.

Bolivia, hasta hace poco, contaba con menos de 12 agregados comerciales en todo el mundo. Si tomamos el ejemplo de Colombia, esta tiene 13 oficinas comerciales solo en Europa y Asia. Chile las tiene en 42 naciones alrededor del mundo. Cuando analizamos esta situación podemos comprender por qué la exportación de varios productos bandera bolivianos son insignificantes en relación a otros países, a pesar de que muchos de nuestros productos tengan una calidad mayor, como es el caso del café de altura.

Lorena Choque Flores es politóloga, candidata a magister en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Twitter: @LorenaWendyCh