Empresa y negocios | 15/04/2020

Los bonos y pagos de servicios implicarán 4.220 millones de bolivianos, el 1,5% del PIB

Los bonos y pagos de servicios implicarán 4.220 millones de bolivianos, el 1,5% del PIB

Brújula Digital |15|4|20|

Raúl Peñaranda U.

Todos los bonos y pagos de servicios que solventará el gobierno, algunos de los cuales fueron ampliados el martes por la presidenta Jeanine Añez, implicarán la erogación de una cifra global de unos 4.220 millones de bolivianos, es decir unos 600 millones de dólares. Ello equivale aproximadamente al 1,5% del PIB.

Ese porcentaje es mayor a las ayudas ofrecidas por otros países, muchos de los cuales también han optado por la entrega de bonos a sus ciudadanos como una manera de contrarrestar la crisis ocasionada por el coronavirus.

La entrega de bonos está destinada a mejorar los ingresos de las personas, fuertemente reducidos por las medidas restrictivas impuestas por la cuarentena. En Bolivia, muchas personas obtienen ingresos en bases diarias o semanales debido a que se dedican al comercio y otras actividades informales, y la mayoría ha perdido esos ingresos.

Al no poder las personas salir de sus casas, se genera un efecto nocivo en la economía, ya que muchos negocios y empresas están obligados a cerrar debido a que ya no tienen público al que vender sus bienes y servicios.

Los bonos tienen la función de mejorar la capacidad de compra de las personas y así colaborar a su vez a las empresas que ofrecen bienes y servicios. Con ello, la economía vuelve a ponerse en marcha.

El economista José Gabriel Espinoza, director del Banco Central de Bolivia, dijo a Brújula Digital que los bonos no se financiarán con las Reservas Internacionales Netas sino, en parte, con recursos estatales que no se usaron durante el primer semestre, como los del Fondo de Subsidio a los Hidrocarburos. Al bajar el precio internacional del petróleo, y debido a un menor consumo de carburantes, ese fondo tiene recursos que se pueden usar hoy.

También se utilizarán recursos destinados a obras públicas no esenciales y a una parte del préstamo de emergencia otorgado por el Banco Central de Bolivia, de 7.000 millones de bolivianos y que tiene como fin atender también la emergencia sanitaria del país. Ese préstamo deberá ser devuelto por el gobierno al BCB y para ello el Ejecutivo solicitará créditos de entidades como el Banco Mundial, la CAF y el BID.

Bono “Familia”

Al anunciar la extensión de la cuarentena hasta el 30 de abril, Añez amplió el “bono Familia” también a quienes tienen hijos en establecimientos privados (antes se limitaba a los fiscales). Por cada hijo, la familia recibirá 500 bolivianos, lo que implica un monto total de 1.250 millones de bolivianos, informó una publicación del Ministerio de Economía. El número de alumnos en el país es de 2,5 millones entre preprimaria, primaria y secundaria.

Bono “Canasta Familiar”

El bono “canasta familiar” llegará a 1,2 millones de personas (familias) y consiste en 400 bolivianos para estos sectores: personas de la tercera edad que cobran la renta Dignidad y que no tienen otra jubilación; madres que reciben el bono Juana Azurduy y personas con discapacidad. El Estado gastará más de 480 millones de bolivianos en este bono.

Bono “Universal”

Añez anunció también la creación del “bono universal”, que será entregado a todos los mayores de 18 años que no tengan un salario privado o público o una renta. Esas personas son alrededor de cuatro millones en todo el país y recibirán 500 bolivianos cada una. El bono implicará por lo tanto una erogación de 2.000 millones de dólares.

Servicios básicos

En tanto dure la cuarentena el Estado pagará el 100% del consumo de energía eléctrica de la categoría domiciliaria de aquellas facturas que lleguen a los 120 bolivianos; el 50% para importes entre 120 y menores a 300 bolivianos; descuento del 30% para importes mayores a 500 y menores a 1.000 bolivianos; el descuento del 20% para importes mayores a 1.000 bolivianos. El Estado también cancelará el 50% del consumo de agua potable y el 50% del consumo de gas domiciliario de los meses de marzo, abril y mayo para toda la población. Ello implica un monto de 490 millones de bolivianos, dijo el reporte del Ministerio.

Por otro lado, gracias a una ley, las entidades financieras de todo el país realizarán el diferimiento automático del pago de las cuotas de créditos por un plazo de hasta seis meses posteriores al fin de la emergencia nacional. La medida económica permitirá un alivio para las empresas y personas equivalente a 3.000 millones de bolivianos.

También se ofrecerán créditos a empresas para que puedan solventar el pago de sueldos durante dos meses y para ayudar a fortalecerse a las micros, pequeñas y medianas empresas.

Otros países

La mayoría de países del mundo ha optado por entregar bonos (denominados transferencias directas) como una manera de ayudar a las personas a sobrellevar la baja de ingresos y, a la vez, a alentar el consumo, para evitar el cierre de empresas.

En EEUU, por ejemplo, cada ciudadano recibirá 1.200 dólares del gobierno, parte de un enorme plan de salvataje empresarial y económico. En Alemania el gobierno gastará unos 50.000 millones de euros en ayudas directas a pequeñas y medianas empresas y a trabajadores independientes. El monto equivale al 1,3% del PIB de ese país.

En Brasil se han anunciado bonos por un monto total de 16.000 millones de dólares, es decir el 0,9% del PIB de esa nación.