Empresa y negocios | 04/10/2019

Ecuador eliminó subvención a carburantes después de 40 años y pretende ahorrar $us 1.400 millones año

Ecuador eliminó subvención a carburantes después de 40 años y pretende ahorrar $us 1.400 millones año

Los transportistas en segundo día de huelga general en pleno estado de excepción. Foto: El Comercio

Brújula Digital|04|10|19|

Cándido Tancara Castillo

El gobierno de Lenín Moreno eliminó el jueves la subvención a los hidrocarburos después de 40 años en el Ecuador, tiempo en el que el vecino país asignó 60 mil millones de dólares para ese cometido y que ahora pretende ahorrar 1.400 millones de dólares anuales para destinar a obras sociales.

Inmediatamente después de haberse conocido el “paquetazo” económico, los transportistas declararon huelga general, a las que se sumaron otros sectores como de estudiantes universitarios en rechazo a las alzas de hasta 123% en el diésel y gasolina corriente. En respuesta a las protestas, el gobierno de Moreno dictó estado de sitio por 60 días.

Moreno, que afronta problemas financieros, eliminó el millonario subsidio a los combustibles, por lo que el jueves aumentaron los precios del galón americano de diésel de 1,03 dólares a 2,30 dólares y de gasolina corriente de 1,85 a 2,40 dólares.

“Eliminar ese subsidio a los combustibles fósiles, en línea con la agenda mundial de lucha contra el cambio climático, nos permite liberar recursos para apoyar a nuestros emprendedores”, justificó Moreno el “paquetazo” que le permitirá a la economía de su país el ahorro de 1.300 millones de dólares anuales que eran destinados para la subvención a los combustibles.

El mandatario enfrenta las primeras consecuencias del convenio que suscribió con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en marzo, para obtener créditos de 4.209 millones de dólares ante el elevado endeudamiento público de la dolarizada economía.

Con la eliminación del subsidio, el Gobierno del Ecuador pretende ahorrar 1.400 millones de dólares al año (más de 1.276 millones de euros), como parte de un paquete de ajustes anunciado por el presidente Moreno.

Se trata de una dura prueba para el gobierno de Moreno, según los analistas, que le achaca el deterioro de las finanzas públicas a su antecesor y exaliado Rafael Correa (2007-2017).

“A quienes sí vamos a pedir que hagan un esfuerzo adicional es a los que más tienen”, sostuvo Moreno y comunicó que aquellas empresas que perciben ingresos por más de 10 millones de dólares al año pagarán una contribución especial por tres años. Por esa vía se esperan más de 300 millones de dólares, dinero que, aseguró, se destinarán para seguridad, educación y salud. Los subsidios a los combustibles se eliminan. Por medio de un Decreto Ejecutivo, Moreno liberó el precio del diésel y la gasolina extra.

Además del FMI, otros organismos multilaterales también entregarán 6.070 millones de dólares en préstamos a Ecuador, que por falta de liquidez ha emitido bonos de deuda por más de 10.000 millones de dólares.