Política | 22/11/2020

Procurador propone cambiar la tesis de que los movilizados en noviembre se dispararon

Procurador propone cambiar la tesis de que los movilizados en noviembre se dispararon

Los hechos violentos en noviembre de 2019. Foto: Archivo

Brújula Digital |22|11|20|

A un año de los hechos violentos en noviembre de 2019, después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, el procurador Wilfredo Chávez propuso este sábado cambiar la tesis de que los movilizados se dispararon, pues dijo que esa es una “tesis del golpismo” o del gobierno transitorio de Jeanine Añez.

Movilización ciudadana versus  golpe de Estado son las tesis de estas narrativas sobre los hechos que el 10 de noviembre condujeron a la renuncia de Evo Morales, después que la Organización de Estados Americanos (OEA) estableció que en las elecciones del 20 de octubre de 2019 que se alteró “la voluntad expresada en las urnas” y una “parcialidad de la autoridad electoral”. Entonces, las Fuerzas Armadas retiraron su apoyo a Morales y tras 21 días de protestas ciudadanas contra el fraude denunciado en los comicios de entonces.

“De antemano, debemos cambiar la tesis del golpismo que los propios hermanos se habían disparado en Huayllani, en Senkata, Montero, El Pedregal y otros lugares”, afirmó Chávez, citado por Abi, y aseguró que entonces “la gente estaba desarmada y el Estado debía, en ese momento, ser sincero y averiguar sobre lo ocurrido, pero no lo ha hecho”, reclamó Chávez respecto, especialmente, a las muertes en Sacaba y Senkata que se produjeron en medio de multitudinarias protestas sociales.

El periodista y sociólogo argentino Pedro Brieger, en una columna de CNN, señala: “En  Bolivia, las Fuerzas Armadas, subordinadas en principio al poder político, le ‘sugirieron’ al Presidente que ‘renuncie a su mandato presidencial’. Morales dimitió a las pocas horas. Se trata de un golpe de Estado, aunque se busquen eufemismos. Y no hace falta esperar 40 años para decirlo”.

Esta postura fue defendida internacionalmente por Evo Morales después de su renuncia. Logró al principio apoyo de círculos progresistas y se reforzó tras las masacres de Sacaba y Senkata y el retorno del MAS al poder, tras ganar las elecciones del 18 de octubre de 202O.

Los nuevos legisladores masistas ahora pretenden cambiar fraude electoral por golpe de estado. La diputada Estefanía Morales afirmó el miércoles (18) que “para nosotros, para el MAS, sí hubo golpe de estado, hay mucha víctimas, hay muchos huérfanos, hay familias, este hecho ha marcado la historia, creo que es bueno analizar lo que ha pasado en el país”. El senador pandino Luis Flores dijo a Página Siete que “el mejor homenaje a las familias de los fallecidos es la investigación transparente y eso es lo que debemos velar, no queremos rescribir la historia y es más, hemos manifestado que no nos pueden imponer la historia los partidos o agrupaciones de oposición”.

Por el otro lado, están los argumentos que recalcan la movilización ciudadana que desde todo el país protestó contra el fraude y mantuvo 21 días de protestas. Con el antecedente de que Morales no obedeció el resultado del 21F de 2016 que dijo no a la repostulación, la tercera, de Morales.

“¿Pero qué clase de golpe es que sufrió Morales si los militares supuestamente ‘golpistas’ no asumieron el poder inmediatamente después? ¿Y cómo es que la presidenta entrante depuso a esos jefes militares y a la jerarquía policial que se amotinó? ¿Y alguno de esos ‘golpistas’ obligó a los jefes del Senado y Diputados a renunciar a sus cargos, provocando el vacío de poder de 48 horas? No hubo, pues, golpe de Estado. Un presidente megalómano y deseoso de eternizarse en el poder fue derrocado en las calles mediante protestas pacíficas”, afirmó el periodista Raúl Peñaranda en su columna titulada La posverdad del golpe de Estado.

El diputado de Creemos, Edwin Bazán, dijo a Página Siete que “hubo fraude y en la resolución camaral (el miércoles el MAS) pretendía usarnos a los diputados de oposición para incluir el término golpe de estado cuando no estamos de acuerdo con esa narrativa, eso es una narrativa del MAS para disfrazar, para distorsionar la realidad de lo que verdaderamente sucedió el año pasado; el 2019 no hubo golpe, el 2019 hubo fraude electoral”.

El senador de Creemos Henry Montero dijo el jueves (19) en radio Panamericana que un proyecto camaral pretendía “afirmar que hubo golpe de estado y que esas víctimas (de Senkata, Sacaba y en otros lugares del país) son producto de ese golpe de estado”. Dijo que la oposición “no está para certificar si hubo o no golpe de estado sino que los procesos de investigación sean transparentes” y establezcan los hechos.

Comisión  de la CIDH – OEA

Este lunes arribarán al país cinco expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH – OEA) para investigar los hechos violentos ocurridos antes y después de la renuncia de Evo Morales. Según Human Rights Watch, en ese tiempo 36 personas fallecieron.

El ministro de Justicia, Iván Lima, informó en días pasados que el presidente de la CIDH, Joel Hernández, llegará a Bolivia este lunes, junto a un grupo de cinco expertos internacionales del más alto nivel, para investigar todo lo que ha ocurrido durante el conflicto postelectoral en noviembre de 2019.

El procurador Chávez afirmó que “queremos la verdad y sobre la verdad viene la justicia”. Consideró que ha sido objeto de críticas porque decidió apoyar las investigaciones de corrupción y sobre las muertes que tuvieron lugar en el país entre octubre y noviembre de 2019. “Nuestro compromiso está vigente y los ataques que hacen a este procurador es porque queremos llegar a la verdad de lo ocurrido en Senkata, Huayllani, El Pedregal y Montero”, dijo.

El ministro de Defensa Edmundo Novillo dijo el miércoles (18) que los expertos de la CIDH “permitirán que se aclaren los hechos. Es una investigación que va a generar ante todo la identificación de los autores materiales e intelectuales” en 2019.