09/02/2020
El Tejo

Espéculo

Juan Cristóbal Soruco
Juan Cristóbal Soruco

He decidido, con premeditación, pero no alevosía, infringir la Ley Electoral y elaborar y difundir una encuesta de opinión político-electoral sin el permiso del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Se trata de una encuesta que tiene cero por ciento de margen de error, aunque siempre se debe recordar que una encuesta es una fotografía del momento.

Me explico. La primera vez que voté fue en las elecciones de 1978. Desde entonces, salvo en la elección subnacional de 2010 (por cambio de residencia) he participado en todos los comicios realizados, sean elecciones nacionales, subregionales o judiciales, y referendos. Y en todo este tiempo sólo una vez, UNA VEZ, me ha abordado un encuestador para consultar mi intención de voto (espero que no se trate de un deliberado acto de discriminación). Por eso, he decidido organizar un formulario de encuesta con respuestas abiertas y aplicármelo a mí mismo. Ahí van los resultados:

Desde 1982, ¿cuáles son los presidentes que más respeta y por qué? 

Hernán Siles Zuazo y Eduardo Rodríguez Veltzé, porque al margen de las particulares circunstancias de sus gestiones, cumplieron el mandato que recibieron, político el primero y constitucional el segundo. Incluso Siles Zuazo, en la defensa de los derechos humanos y la recuperación democrática, resignó un año de su gestión. Y Rodríguez Veltzé no escuchó las sugerencias de prorrogarse en el ejercicio del poder que le hicieron voceros de todos los partidos con representación parlamentaria y cumplió el plazo constitucional para convocar a nuevas elecciones y traspasar el poder.

¿Cuáles fueron los mejores presidentes? 

Víctor Paz Estenssoro y Gonzalo Sánchez de Lozada (uno). El primero, porque logró estabilizar la economía nacional luego de la profunda crisis que el país atravesó y sentar las bases para un proyecto de desarrollo armónico. Sánchez de Lozada porque, a través del Plan de Todos, presentó una visión de país y un programa de gobierno dirigido a impulsar un proyecto de desarrollo más inclusivo.

¿Cuáles fueron los peores presidentes?  

Hugo Banzer y Evo Morales. El primero, incluido su vicepresidente, porque toda su gestión se redujo a deslegitimar lo que hizo su predecesor en el gobierno y no sólo por diferencias ideológicas, sino por antipatías personales. Así, por ejemplo, intentaron paralizar la participación popular, suspender el Bonosol, legislar en beneficio de las empresas petroleras, volver a cuotear la Corte Electoral y paralizar las negociaciones con Chile para exportar gas a Estados Unidos y México.

El segundo, por desaprovechar por razones ideológicas, autoritarismo, corrupción y culto a la personalidad, uno de los mejores tiempos de bonanza y frustrar las esperanzas que una mayoría de la población puso en él.

¿Cuáles han sido las gestiones intrascendentes? 

Las demás, con la excepción, en el gobierno de Jaime Paz Zamora, de la suscripción con los partidos con representación parlamentaria y por presión social y la habilidad de su ministro de la Presidencia, de dos acuerdos de proyección histórica: la conformación de una Corte Electoral independiente y con personalidades de reconocida solvencia profesional y moral (acuerdo que intentó ser ignorado en la gestión de Banzer y luego fue abiertamente desconocido por el gobierno de Morales). El otro, un pacto para dar continuidad a políticas de Estado en materias de salud, educación, justicia y reforma constitucional, entre otras.

Es con este marco conceptual que, finalmente, me uno al coro de tantos especuladores, hombres y mujeres, que en medios y en redes sociales predicen escenarios, y especulo (“hacer suposiciones sobre algo que no se conoce con certeza”) al responder la última pregunta: ¿Quiénes obtendrán los mejores resultados en las elecciones del próximo 3 de mayo? Juntos, que postula a Jeanine Añez; Comunidad Ciudadana, que postula a Carlos Mesa, y el MAS, que postula a Luis Arce, en ese orden.

Además, con una simple tilde, este articulo puede convertirse en un espéculo, palabra que proviene del latín speculum, espejo y que en medicina es “un instrumento utilizado para realizar exámenes o procedimientos diagnósticos y terapéuticos de cavidades corporales manteniendo abiertos sus orificios de entrada”. En nuestro caso, puede servir para evaluar, a futuro, especulaciones.

Juan Cristóbal Soruco es periodista.