Política | 21/11/2020

Policía afirma que Murillo está en EEUU

Policía afirma que Murillo está en EEUU

El exministro Arturo Murillo. Foto: Archivo

Brújula Digital |21|11|20|

La Policía Boliviana informó este viernes que el exministro Arturo Murillo se encuentra en Estados Unidos, después que abandonó el país el pasado 5 de noviembre a Brasil, de allí cuatro días después se trasladó a Panamá y finalmente arribó en los últimos días al país del norte.

“Ha salido en diversas fechas, el exministro (Arturo Murillo) salió el cinco (de noviembre) de Bolivia, salió el nueve (de este mes) de Brasil hacia Panamá y a partir de allí hemos podido establecer que su paradero último está en Estados Unidos”, informó el comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera.

La Policía Internacional (Interpol) en Bolivia remitió el miércoles la solicitud de búsqueda o sello azul a la sede central de la Interpol, en Francia, para que se establezca el paradero de los exministros Fernando López, de Defensa, y Arturo Murillo, de Gobierno. Aún no se activó esa orden internacional de ubicación.

Según información de Inteligencia, se conoce que Murillo, cuando llegó a Brasil, se embarcó en un avión comercial de Copa Airlines, a las 03:00 horas el 9 de este mes, con destino a Panamá, días después se fue a EEUU.

Aguilera informó el miércoles que las exautoridades se trasladaron el 5 de noviembre en un avión con matrícula FAB 046 con destino a la ciudad de Puerto Suárez, en la frontera con Brasil.

La Fiscalía emitió el 5 de noviembre  una "alerta migratoria" contra Murillo y el exministro Luis Fernando López, así como una orden de aprehensión ante una denuncia planteada por legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS).

De acuerdo con la denuncia, el Estado pudo pagar 5,6 millones de dólares por cartuchos de gas lacrimógeno adquiridos a través de la intermediación de la empresa Bravo Tactical Solutions LLC, con sede en Estados Unidos, luego que decidió suspender una compra directa con la empresa brasileña Cóndor. La firma del contrato fue en diciembre de 2019.

Según la querella, Bolivia pagó 270 bolivianos por cada proyectil lacrimógeno de larga distancia y 250 bolivianos por proyectiles "de triple acción". En cada caso demandó la dotación de 50.000 unidades. En ese marco, se investiga un eventual sobreprecio y otras irregularidades derivadas el cambio de proveedor.