SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
24/11/2023
Intensamente

Una mano quema, la otra envenena

Carlos Hugo Laruta
Carlos Hugo Laruta

Me refiero en el titular a las dos manos de una misma entidad, por supuesto. La mano izquierda quema los bosques y la mano derecha mata los ríos. Pero ¿quién es el dueño de las dos manos?

1.- La quema tradicional de pastizales y arboledas.

La quema de pastizales y arboledas para habilitar tierras de cultivo agrícola no es nueva, es antiquísima en todo el mundo. Y en Bolivia no es la excepción, sobre todo en los siglos XX y XXI, en los valles, yungas y llanos orientales. Pero esta quema tenía una característica, que habilitaba pequeñas porciones de tierra para la producción agrícola, pecuaria o agroindustrial.

Los últimos 10 años, sin embargo, hemos visto un aumento desmesurado de las quemas que se convirtieron en incendios, convirtiéndose ya en un tema muy delicado dada la gran magnitud que alcanzó y –sobre todo– porque no parece ser sólo resultado de la vieja costumbre de quema, sino algo planificado por actores muy poderosos.

Llama la atención que estas quemas hayan afectado, sobre todo, ojo, masivamente a las tierras bajas de Bolivia. Hay pequeños incendios en los yungas de La Paz por descuido de sus habitantes, pero los últimos son incendios enormes específicamente en las áreas protegidas nacionales, que a veces coinciden con Tierras Comunitarias de Origen (TCO). Y, entonces, como las quemas parecen estar planificadas, debemos buscar en que se diferencian las quemas de antes de las quemas de ahora.

2.- La distribución masiva de tierras a los militantes del MAS-IPSP.

Primero, el Gobierno parece estar presente por involucramiento total y directo. Veamos. El Modelo Económico Productivo del gobierno es extraer platita de la venta de gas, litio y también de tierras, para luego ejecutar su idea-estrella que es la distribución de riqueza, ganancia y renta.

El Gobierno de Arce ahora, y antes el de Evo, promueve, apoya e incluso traslada a campesinos del altiplano y los valles a tierras bajas para que hagan esas quemas. Los gobiernos del MAS promueven sistemáticamente los incendios como parte de su ideología política pues entre los dirigentes sindicales de las organizaciones campesinas del MAS circula la consigna de que ellos son dueños originarios de la tierra, y que los empresarios son extranjeros, separatistas, croatas, etc. Entonces con el alma envenenada, los campesinos altiplánicos bajan a las tierras bajas y queman todo lo que pueden, sobre todo lo que creen que es de sus enemigos antipatrias.

El MAS los últimos años, el oficialismo ha distribuido en el oriente tierras fiscales, tierras revertidas y tierras pertenecientes a las áreas protegidas y TCO indígenas. Las ha distribuido a sus militantes con listas elaboradas por los dirigentes sindicales del MAS. Hay pruebas de que campesinos y microempresarios de varias provincias y ciudades del altiplano han hecho listas para recibir tierras en el oriente. Y, claro, como deben habilitarlas ya sea para intentar hacerlas producir o venderlas al mejor postor, queman y queman ocasionando incendios por todo lado.

3. Sin desarrollo en el altiplano, sus campesinos y mineros del oro destruyen la naturaleza.

El altiplano diverso ¿podía mejorar sus producción y desarrollo? Sí. Pero, viene del Perú una gran parte de las hortalizas y verduras que se consumen en las inmensas La Paz y El Alto y sus varias ciudades intermedias. Lo mismo ocurre en Oruro y Potosí. En el altiplano y los valles es donde supuestamente debía vivir exitosamente el Modelo Económico Productivo del MAS, pero, como todos sabemos, es un fracaso. En la región donde debían verse los positivos resultados de los casi 18 años de aplicación del modelo, el productor de papa, hortalizas y verduras no tiene apoyo estatal y languidece. Incluso, gran parte de las paltas y mangos que se consumen en el occidente –y en el propio yungas– no es ya nacional ni mucho menos, son de Perú. Y por esta ineptitud, el Gobierno empuja a los campesinos y citadinos pobres hacia las tierras bajas a quemar las áreas protegidas y TCO indígenas para poner posiblemente coca o vender la tierra al mejor postor.

De la mano del Gobierno, algunos empresarios chinos, colombianos y bolivianos financian la compra de maquinaria cara y organizan su negocio bajo el nombre de cooperativa aurífera. Y se van a las tierras bajas, piden concesiones mineras sobre el río Cotacajes, que ingresa al TIPNIS, van al río de La Paz, que se vuelve río Beni y bordea el parque Madidi, van a los ríos de Apolo que se juntan y riegan las TCO Uchupiamonas y Tacana. Y en todos esos lugares los mineros del oro destrozan el lecho del río, contaminan sus aguas con mercurio, destruyen e bosque con sus caminos de ilegal ingreso y finalmente queman la floresta para tener el camino expedito y entrar sin problemas.

En resumen, el propietario de las dos manos es el gobierno del MAS y sus dos manos son los miles de desocupados sin trabajo generados por su fracasado Modelo Económico Productivo. Su mano izquierda quema los bosques y su mano derecha mata los ríos.

Carlos Hugo Laruta es docente e Investigador de la UMSA.



GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado