Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
02/07/2021
Articulista Invitado

Una granja Plurinacional

Carlos Armando Cardozo
Carlos Armando Cardozo

Brújula Digital|02|07|21|

Rememorando la gran obra de George Orwell, seudónimo para el ensayista británico nacido en la India, Eric Arthur Blair, me permito referirme a otra falsedad que desnuda la pobreza de nuestro país, por lo menos en lo intelectual de sus “disque” líderes populares.

La Rebelión en la Granja, una crítica al modelo de gobierno de Stalin, la mano de hierro en la Unión Soviética, ha trascendido con su mensaje a través del tiempo. Una clara muestra del instinto más oscuro al cual se puede acceder y pocas veces dominar hasta el punto de administrarlo conscientemente, el poder.

Napoleón, Bola de Nieve y los demás cerdos de la granja nunca fueron capaces de administrar el poder, más bien este los domino como clase hasta el punto de consolidar a uno de ellos en la cúspide de la comunidad de la Granja “Animal” así tal cual llego a denominarse por algunos años luego de librarse del abuso del señor Jones.

Los demás animales, gallinas, patos, burros, caballos, vacas, perros, palomas, ratones y hasta el gato consolidaban clases sociales menos iluminadas, menos educadas y bastante crédulas. El señor Jones los veía como simples herramientas y activos propios para la producción, por su parte Napoleón y Bola de Nieve los veían como “camaradas” mismos que tendrían, en un inicio, voz y voto en las decisiones referentes a la administración de la granja; todo esto cambiaría a un ritmo tan lento que entre los camaradas no tendrían noción que poco a poco sus libertades eran desplazadas por el propósito mayor.

Aquellos que detestaban al hombre por su violencia y brutalidad frente a los animales se convertirían en fiel reflejo de este para aplicar las mismas prácticas e innovar en nuevas formas de tiranía donde el abuso y la sobreexplotación serían la nueva moneda común reemplazando a la vieja libertad y relacionamiento horizontal de la sociedad.

Sin duda alguna el mensaje de Eric Arthur Blair no conoce de fronteras temporales, para hablar del caso boliviano esta representación y serie de eventos narrados apresuradamente, que obviamente no hacen justicia a la obra original, nos permite identificar a esa clase de dirigentes sociales, catalizadores del clamor de masas como los principales responsables de la desventura de sus pares.

Señalo sin miramientos a la Central Obrera Boliviana (COB) pero el análisis bien podría escalar a la nueva “camada” de sectores sindicalizados y organizados bajo criterios tan retrógrados y variopintos que son merecedores de otro análisis específico.

¿Cómo explicamos a los trabajadores bolivianos, que sus máximos representantes los engañaron año tras año cuando de subir sueldos y salarios se refería? Porcentajes “extraordinarios” de 6%, 8% o 10%, vanagloriándose de haber conquistado el botín luego de las negociaciones con el Gobierno de turno, decisión a la que ningún empresario podía resistirse.

Ah claro los famosos “estudios” de los dirigentes de la COB, mismos que hoy en día realizan sectores como los transportistas al momento de justificar sus arbitrarias decisiones de monopolio auspiciado por el Gobierno. Entre los estudios de los dirigentes sindicales y las hojas de la Santa Biblia podríamos llevar el debate al campo de la fe, esas cosas que no se explican propiamente sino uno simplemente las acepta como válidas o no.

Refiriéndonos al Salario Medio Real, aquel que el trabajador efectivamente dispone, el poder adquisitivo real del “salario nominal”. Si separamos en dos grandes grupos a los trabajadores: Sector Público y el Sector Privado podemos ver que al año 2020, los únicos que superan esa barrera invisible que tanto daño hace al país, hablo del Salario Mínimo Nacional, son los puestos Directivos en el primer sector (2.356 Bs.) y los puestos Gerenciales y de Otros Profesionales en el segundo (5.297 Bs.  y 2.558 Bs respectivamente).

Los crecimientos porcentuales acumulados durante el periodo 2006-2020 fueron mayores en el sector público que en el sector privado, +39,93% vs el +8,81%. Obviamente, si uno negocia solamente con el Gobierno y deja fuera de la ecuación al sector privado, lo más probable es que la negociación arribe a incrementos fuera de las posibilidades del Privado, este deberá optar por “mover” trabajadores para trabajar en negro (bajo un salario menor al Mínimo Nacional), volcar sus actividades entre la formalidad e informalidad o simplemente dejar de existir y cerrar las puertas.

En promedio los salarios durante el auge de “commodities” mundiales (2006-2014) y luego de la normalización de los mercados internacionales (2015-2020) se incrementaron en tasas mayores en el sector público en comparación con el sector privado. Promedios Anuales de 1,89% (1er Periodo) y 3,82% (2do Periodo) del Sector Público en contraposición a 0,11% (1er Periodo) y 1,30% (2do Periodo) del Sector Privado.

Pero claro quien no quisiera ser el Napoleón del Ministerio o el Bola de Nieve de la Empresa Pública, los que se “sacrifican” a nombre del bien común, a nombre de los trabajadores. Dirigir un sindicato no es cosa fácil, no claro que no. Hablamos de una tarea mentalmente demandante que involucra el análisis permanente de pliegos y demandas con las cuales ir a convencer a otros Napoleones y Bolas de Nieve en el Gobierno bajo el único objetivo de hacer valer la tan ansiada “dignidad” de la masa.

Vaya clase de líderes, engordando como buenos ejemplares porcinos de granja, distorsionando la realidad para que esta pueda servir de bálsamo para sus ignorantes bases, claro ellos siempre ahuyentaran a los empresarios, a los señores Jones de nuestra realidad, abusivos y carentes de sentimientos.

La granja “animal” que poco a poco nos muestra la realidad de los hechos: un espectáculo montado por burócratas. Los cerdos de la dirigencia han develado su adicción crónica al poder, que hoy nos obligan a validar a partir de nuestra sumisa obediencia. “Camaradas cualquier sacrificio es necesario para prevenir el retorno del tirano Jones” - tal cual lo hiciera Napoleón con “La granja Manor”.

¿La granja Manor, la Granja Animal o la Granja Plurinacional? qué más da camaradas tarde o temprano sepultan sus libertades y los hacen dudar de su propia individualidad.

*Economista, Máster en Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, Especialidad en Gestión del Riesgo de Desastres y Adaptación al Cambio Climático, Presidente de Fundación Lozanía

   



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
23_brujula-ea-toyo
23_brujula-ea-toyo
variacion-1
variacion-1