Adaptación-1000x155 (1)
Adaptación-1000x155 (1)
Bruějula Digital 1000px x 155px
Bruějula Digital 1000px x 155px
24/09/2023
La curva recta

Santa Cruz y el masismo

Agustín Echalar
Agustín Echalar

Hoy es el gran día de Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más pujante de Bolivia, que alberga a más bolivianos y que en las últimas décadas han decidido afincarse allí; la ciudad atrae a moros y cristianos, a ricos y a pobres, a jóvenes y a viejos. A los unos, porque hay más trabajo u oportunidades de hacer negocios o realizarse económicamente, a los otros simplemente porque hay más oxígeno, elemento indispensable para vivir y con el que La Paz, la otrora locomotora de La Paz, siempre fue tacaña.

Aunque existe un cierto porcentaje de masistas en esa ciudad, y ciertamente no todos venidos de la montaña, lo cierto es que por lógica el masismo no puede afincarse en el “edén Santa Cruz”, al menos desde un punto de vista ideológico, y es que el partido de Morales está fundado en la simpatía y la idea de una superioridad moral (un racismo inaceptable, por cierto) de los pueblos originarios; Santa Cruz es más bien el lugar donde esa percepción de pueblo originario pierde toda importancia, que no sea folclórica.

Quien se va a Santa Cruz lo hace porque quiere dejar atrás unos valores y realidades “telúricas” que con tan irracional romanticismo pregona el actual Vicepresidente. Aunque uno podría pensar que lo que más se adecúa a la realidad camba es un modelo político capitalista, de corte occidental, es posible que también haya espacio para una propuesta socialista, aunque no necesariamente masista; no se debe olvidar que hasta Chile da espacio a esa visión de mundo (más allá que el momento de la verdad los mapochinos no aprobaron una Constitución muy parecida a la actual de Bolivia).

Y por supuesto que hay un detalle aún más fuerte que enajena a esa región y es el encarcelamiento arbitrario e injusto del gobernador del departamento. Todos los bolivianos sabemos que lo que sucedió en noviembre del año 19 fue producto del abuso de poder cometido por Evo Morales, que se postuló a unas elecciones en las cuales no tenía derecho de participar (de eso se han dado cuenta ahora hasta los masistas de Arce); sabemos que la justicia boliviana es una porquería ante todo porque es dependiente del partido de gobierno y actúa ante todo para imponer los intereses de este… cuando no se dedica a extorsionar al resto de los ciudadanos que cae en sus manos.

No podemos cansarnos de decir que la prisión preventiva es un exceso que no debería ser usado, que dictar prisión preventiva al gobernador de un departamento no tiene el menor sentido y de hecho el encarcelamiento de este es un abuso que no solo atenta contra los derechos del señor Camacho sino que es genuinamente un atentado contra la democracia. Si señores, una justicia corrupta y al servicio del gobierno está impidiendo que un ciudadano que ha sido apoyado ampliamente por el pueblo cumpla con sus funciones.

Hay algo más craso aún en este hecho y fue secuestro de Camacho en Santa Cruz y su traslado por helicóptero a una cárcel paceña ubicada a una altura de más de 4000 metros (más allá de que un acusado no debería ser transladada fuera de su lugar de residencia y menos a lugar de mucha altitud). Este traslado ilustra de manera extrema ese centralismo contra el que tanto se rebelan los cruceños. Un centralismo que tal vez no es tan secante como algunos lo quieren dibujar (busque Ud. en Perú, Chile o Argentina una ciudad que supere en tamaño, economía y calidad de vida a la capital).

El gobierno de Arce ha consolidado la peor cara del centralismo, es difícil imaginar una acción de mayor calibre de lo que ha hecho. Personalmente, como paceño, me da vergüenza tener en mi departamento como prisionero al gobernador de Santa Cruz. No señores, esa circunstancia no es normal ni justa, y nos pringa a todos. Camacho debe ser liberado, es un preso político y víctima del gobierno de Arce. 



Banner BD 160724
Banner BD 160724
bk-cuadrado
bk-cuadrado