Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
Banner-Bolivia 1000x155
Banner-Bolivia 1000x155
30/09/2021
Articulista Invitado

El modelo de desarrollo cruceño

Carlos Armando Cardozo
Carlos Armando Cardozo

El texto presentado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) a cargo de Carlos Hugo Barbery Alpire, Pablo Mendieta Ossio, Gary Antonio Rodriguez Alvarez y Oscar Soruco López “Tumpa” se constituye en una lectura obligada en especial para las personas ciegas por prejuicios y estereotipos en relación al cruceño.

Los datos, dan cuenta que Santa Cruz de la Sierra creció entre el olvido y la intransigencia del Gobierno. Una historia de mucho trabajo que tal vez no hubiera podido darse de no ser por el propio génesis del cruceño. Ñuflo de Chávez no conquisto, fundo, compartió su sueño con los lugareños, los hizo parte de su visión y cual magneto los ideales de libertad fueron fundamentales para atraer a los primeros cruceños.

El alma, ese algo que permite generar lazos invisibles que hacen al tejido de una sociedad bajo un mismo sentir, como “Tumpa” acertadamente trata de simplificar en una acertada aproximación explican porque el “Camba” puede trascender más allá de sus habitantes para envolver a los miles de migrantes nacionales y extranjeros que terminan por asimilar ese pensar, la pujanza y gran espíritu local. Bien dicen que el camba elige donde nacer.

La combinación de un sector empresarial efervescente y una institucional sólida que sueña, dirige y aglomera los esfuerzos de todos los actores relevantes para poder soñar en grande y trabajar son ingredientes clave que considero importantes de resaltar. Más aún en un escenario donde el contexto macroeconómico boliviano y la tozudez de hacer política con la economía sin ningún tipo de reparo no es suficiente para salir de la espiral de pesimismo de los últimos 15 años.

La franqueza es una cualidad ausente de todo debate político, económico y social en la escena pública. Vale más invertir el tiempo discutiendo acerca de nuestro futuro, nuestros sueños como ciudadanos, nuestra visión de largo plazo, que malgastarlo determinando si una bandera es más “representativa” que otra.

La individualidad y el cooperativismo son rasgos complementarios que han demostrado funcionar en la sociedad cruceña, donde se puede evidenciar un sentido de pertenencia, de comunidad más sólido que en otras latitudes del país. Siempre nos preguntamos, viendo de lejos como es que el camba se concentra masivamente, acude, colabora, coopera, deja de lado cualquier divergencia superficial para responder al llamado de su corazón, esos lazos de alma con alma los predisponen a comprometerse a un nivel más profundo, se necesitan, se complementan, juntos son fuertes frente a cualquier adversidad.

Para los trovadores políticos de voz alquilada esto es incomprensible, como es posible que acudan sin ejercer sobre ellos la coerción, sin violencia o pago alguno. Es un miedo permanente que los convoca ahora más que nunca a polarizar con toda esta región, ante la falta de capacidad y respuesta a los desafíos del hoy es propio de los cobardes buscar un chivo expiatorio, jugando la carta del racismo o la del separatismo tratan de romper ese espíritu que consolida hoy a una sociedad tan diversa, de orígenes diferentes como la región más dinámica del país y sin lugar a dudas la “tierra de las oportunidades”.

Santa Cruz de la Sierra bien podría ser comparada con ciudades “mundo” donde las nacionalidades dejan de ser una peculiaridad para convertirse en su principal fortaleza, una Nueva York en los llanos. Soñar es parte de su ADN, soñar en grande.

Hitos Históricos como el Memorándum de 1904 (Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz) demuestran que mientras el país seguía dando la espalda al oriente en general, Santa Cruz no cayó en el resentimiento y victimismo tan de moda hoy en día, sino que propuso alternativas, debidamente justificadas para pensar en el oriente boliviano como una salida al ostracismo que nos habíamos autoimpuesto como país luego de haber perdido el litoral boliviano.

Esa miopía llevo a un ex presidente fugado fabricar una “bandera” símbolo de reivindicación marítima para luego perder toda esperanza en un juicio en la Haya, impulsado por el mismo. Melgarejo a su lado tendría percha de estatista.

A manera de conclusión no planteo que las regiones de todo el país copien la forma de desarrollo implementada en Santa Cruz de la Sierra, este sería un grueso error. En lugar de eso porque no inspirarnos en su fiereza y constancia para perseguir nuestros sueños, como La Paz, Oruro, Potosí, Tarija o Chuquisaca (mi región).

Cerca del Bicentenario de la declaración de independencia de Bolivia este próximo 2025, ¿por qué no aprender del pasado? en especial en uno tan ausente para la gran mayoría del país. Es momento de sentar las bases para que cada región sueñe, no en base a la retórica política barata que vive en un sueño muy sectario, hablamos de algo genuino.

No existe burócrata o político con ojos más allá de sus propios intereses, por lo menos en nuestros tiempos. Sin embargo, existe aún esperanza en esos ciudadanos cuyas almas siguen adormiladas contaminadas del conformismo público con la mano extendida al cielo, atrofiada de tanto esperar alguna moneda suelta del Gobierno.

El modelo de desarrollo cruceño, existe, vive, e inspira. ¡Viva Santa Cruz! Gracias por ser el halo de luz que aún da esperanza a muchos bolivianos rodeados por las tinieblas del odio y resignación

Carlos Armando Cardozo Lozada, economista, Máster en Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, Especialidad en Gestión del Riesgo de Desastres y Adaptación al Cambio Climático, Presidente de Fundación Lozanía



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
Banner-Bolivia-cuadrado 300x300
Banner-Bolivia-cuadrado 300x300
variacion-1
variacion-1