BRUJULA DIGITAL 728x90 est
30/05/2021
El Tejo

De tumbo en tumbo

Juan Cristóbal Soruco
Juan Cristóbal Soruco

En medio de tanta incertidumbre, la decisión de declarar ante la nueva ola de contagios por el Covid cuarentena rígida los días sábado, domingos y fiestas de guardar, y reducir el tiempo de transporte los demás días en Cochabamba, abre un resquicio de esperanza en que es posible trabajar en función de la racionalidad y no de la lógica partidaria.

No es que me haga ilusiones, pero que el Gobernador, que es del MAS, y el alcalde de Cochabamba, que es opositor, hayan acordado esa medida es un avance que resalta si consideramos que concejales del partido de gobierno han arremetido contra los alcaldes de La Paz y El Alto, y el gobernador por plantear (aún no decidir) ir por similar camino.

Esa actitud muestra un MAS que va de tumbo en tumbo y que sólo lo guían a sus dirigentes dos objetivos: vengarse por los sucesos de octubre y noviembre de 2019, y prorrogarse en el poder indefinidamente.

En el primer caso, empero, andan confusos. En vez de analizar el comportamiento de sus dirigentes en esas jornadas, comenzando por el expresidente fugado, readecuar su programa a los tiempos actuales e impulsar serios intentos por erradicar la corrupción de su seno, para lo cual la reforma estructural del Órgano Judicial es ineludible (lo que parecía que estaban interesados en hacer al inicio de su gestión) y mantener la confianza recuperada en las elecciones nacionales de 2020, han optado por una represión indiscriminada, violatoria de la Constitución y los derechos humanos. Esa actitud ha provocado que la gente se desilusione rápidamente y se exprese en contra como lo ha hecho en las elecciones subnacionales de este año.

En cuanto a prorrogarse en el poder, es tal la desfachatez que ni siquiera tratan de justificar política o ideológicamente su propuesta. Quieren estar ahí porque consideran que el Estado en su botín, como muestra la forma en que el aparato judicial, que mantienen a su servicio, trata los casos de corrupción de las ex y actuales autoridades pertenecientes al MAS, la adjudicación a sus militantes de contratos del Estado sin convocatoria pública, la selección de nuevas autoridades con antecedentes suficientes para procesarlos por delitos que van desde el robo de dinero hasta violencia doméstica, tráfico de influencias, etc.

En esas tareas parecen contar, además, con un cuadernillo que entregan a sus voceros en el que se les dan los textos a utilizar cuando tienen que hacer declaraciones justificadoras, motivo por el cual las respuestas que los adherentes del MAS dan sobre diversos temas son exactamente iguales. Esto, pues, me hace pensar que hay un centro de operaciones psicosociales dirigido por dirigentes no precisamente nacionales que adhieren al socialismo del Siglo XXI, que intentan, como se hace en otras latitudes, cambiar o inventar realidades. Ahora, resulta que el arresto del ex ministro de Gobierno Arturo Murillo, sería obra del gobierno, cuando se trata de una operación exclusivamente estadounidense. Además, pretenden incluir acá en Bolivia a la ex presidenta Jeanine Añez en el caso.

Si se revisan periódicos argentinos, se puede identificar las manos que mueven estos hilos, con la capacidad, además, de cambiar de posición a su antojo porque lo que cuenta no es la realidad sino la necesidad de imponerse. Veamos: mientras las autoridades del MAS critican las nuevas disposiciones de reacción del Covid que no son fruto de la decisión del poder central, en Argentina sucede todo lo contrario. Su presidente y el gobernador de Buenos Aires impulsan una cuarentena rígida, pero la oposición, especialmente la de Buenos Aires, postula cuarentena flexible.

Así estamos como estamos… pero bien harían las autoridades en recordar que cuando la ciudadanía se enoja todo se les puede salir de control como muestra la historia.

*Periodista y docente universitario



Arte Expresis BD