13/09/2020
El Tejo

Cochabamba

Juan Cristóbal Soruco
Juan Cristóbal Soruco

Mañana Cochabamba rememora el grito libertario del 14 de septiembre de 1809 y lo hace en un ambiente de desencuentro y desconfianza, que impide mirar a un norte hacia el cual avanzar, pues hay profundos problemas que imposibilitan conciliar visiones de futuro para coincidir en un programa de acción conjunta.

Probablemente esta situación es consecuencia del ejercicio del poder local sobre la base de una profunda y desarrollada cultura de la prebenda que, por si acaso, no se reduce a los últimos 14 años sino desde la década de los 70 del siglo pasado, cuando se legitimó la amoral frase de “roba, pero hace” que ha corroído la institucionalidad local y que el MAS terminó por liquidar.

En ese escenario, los actores políticos dependen mucho del centro de sus agrupaciones (La Paz o Santa Cruz actualmente) y no se animan a postular iniciativas propias en función del interés regional. Además, demasiados ven al aparato estatal como el espacio para el fácil enriquecimiento o la cooptación del poder político. De ahí que el objetivo de que éste sirva para garantizar la pacífica convivencia social, ayudar a la ciudadanía y facilitar su vida, más bien se convierte en el principal obstáculo para el desarrollo de las actividades

Por su parte, los actores económicos tampoco logran estructurar una propuesta sostenible de aprovechamiento de las ventajas que ofrece el departamento. Como en el mundo de la política en el de la economía hay mucha división y resquemor que impiden actuar mirando el futuro y no los intereses inmediatos. Y ni qué decir de los gremios. Hay una profunda vocación corporativa, adicta, además, a las prebendas del Estado y con clara raíz autoritaria.

Pero, paradójicamente –como ha demostrado este tiempo de cuarenta– la población tiene una gran capacidad para resolver los problemas del cada día, pese a los obstáculos que a cuanta iniciativa se desarrolla se interponen desde el Estado (en este caso los municipios y la Gobernación).

Además, es notorio el surgimiento de nuevas generaciones de ciudadanos, hombres y mujeres, que interpelan el estatus quo y generan espacios de diálogo y reflexión, que luego se traducen en proyectos de desarrollo, tecnología, cultura, medicina, por citar los más importantes

Por eso, pese a los duros problemas que tenemos, existen las condiciones para recuperar el papel que Cochabamba jugó en muchas oportunidades en nuestra historia y volver a ser, en los ámbitos de la política, la cultura, la economía y el desarrollo, una especie de bisagra de la unidad nacional que la geografía le ha dado y que durante mucho tiempo se ha olvidado.

Por lo señalado, es de esperar que una vez sean posesionadas las nuevas autoridades nacionales, la población cochabambina dé prioridad a encarar el proceso electoral regional que se avecina y tengamos la voluntad de evitar que, por un lado, nuevamente se imponga la lógica del “roba, pero hace” y, por el otro, la ineficiencia y el servilismo a los inquilinos del aparato público central.

Pero, sobre todo, debemos recuperar un espíritu autonómico en su real dimensión.

Es lo menos que podemos hacer para superar tantos años de frustración y dar a Cochabamba un norte de desarrollo democrático, inclusivo y equitativo.

Juan Cristóbal Soruco es periodista.