13/02/2021
Transiciones

Discutiendo sobre ivermectina

Rodrigo Ayala
Rodrigo Ayala

El pasado 9 de febrero el doctor Fernando Patiño Sarcinelli publicó el artículo “Ivermectina ¿ah sí? y ¿qué más?” en el diario Página Siete. El título indica la postura del autor respecto al uso del medicamento para el tratamiento de Covid-19, la que es contraria a la que he sostenido a través de diversas publicaciones. Bienvenido el debate. En general, en este tiempo ha sido frustrante observar cómo la discusión respecto la crisis sanitaria ha estado supeditada a la confrontación partidista.

Algunos de los principales argumentos esgrimidos por Patiño contra la Ivermectina son: 1) La ivermectina está aprobada por la FDA (administración de alimentos y medicamentos de Estados Unidos) para infecciones parasitarias, no como antiviral; 2) un estudio australiano sobre ivermectina causó confusión e hizo creer que sirve para el coronavirus; 3) una prueba de que la Ivermectina es un engaño ilusorio se encuentra en que los otros países no la para el tratamiento contra el Covid-19.

En efecto, fue a partir del estudio australiano que comenzaron a darse en el mundo testimonios y estudios observacionales. En Bolivia el que comenzó a promover su fue el doctor Herland Vaca Diez, intensivista cruceño de amplio prestigio. A partir de allí se sucedieron diversas experiencias, tales como la de la clínica Santa Rafaela y la de sistemas municipales de salud como el de Montero y otras.

¿Tienen valor científico los testimonios y estudios observacionales? Claro que sí, aunque por supuesto no sea comparable al de los estudios clínicos. Sin embargo, en el segundo semestre del año, a partir de esos hallazgos, varios de estos análisis han sido realizados y sus resultados han sido coincidentes entre sí y con las experiencias observacionales previas.

El más reciente es el del grupo español SAINT, coordinado por el medico Carlos Chaccour, una de las autoridades mundiales en el tema; el estudio fue publicado en la revista EClinicalMedicine. Por su parte, en noviembre pasado, el grupo farmacéutico INSUD de Argentina anunció la publicación de los resultados de otro estudio en la revista científica The Lancet. Podríamos sumar varios otros (el del grupo argentino Panalab, el desarrollado por el  Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales de la Universidad Nacional de Salta, etc.). Por supuesto que no tienen la magnitud de los estudios sobre las vacunas, donde países e industrias han puesto todos sus esfuerzos, pero sí las validaciones necesarias (entidades de prestigio que los han coordinado, revistas científicas que publican sus resultados, etc.).

Ahora bien, ¿por qué si la ivermectina es tan útil no ha sido aprobada por la FDA y no se usa en países como los de Europa occidental? Este es uno de los argumentos que se me han presentado con mayor frecuencia en las discusiones respecto al tema. No soy creyente de las teorías conspiracionistas y, seguramente al igual que el doctor Patiño, vengo de la vertiente positivista; sin embargo, no creo que las entidades de los países de Occidente tengan un certificado de infalibilidad. Allí también existen factores como la burocracia, las agendas establecidas (seguramente ligadas a intereses corporativos, etc.). Algunos historiadores sostienen que uno de los factores de la derrota de Estados Unidos en Vietnam fue el de la superioridad tecnológica de los fusiles rusos. Recientemente, salvando las distancias, la Sputnik V nos ha sorprendido mostrando una efectividad mayor que otras vacunas, que sí siguieron a rajatabla los procedimientos de la burocracia sanitaria occidental.

Otro ejemplo: en una entrevista reciente, el doctor Roberto Mérida, director de Terapia Intensiva del Hospital San Juan de Dios de Tarija, señaló que en su experiencia el remdesivir (medicamento aprobado con bombos y platillos por la FDA) no tiene un impacto significativo en sus pacientes. Por otra parte, él y el director del Sedes de Tarija señalaron que toman regularmente ivermectina como medida precautoria (cosa que presumo hacen gran parte de los médicos de Bolivia). ¿El testimonio del doctor Mérida desautoriza las investigaciones y pruebas que llevaron a cabo los expertos de la FDA? Por supuesto que no, pero me imagino que podemos brindarle algún valor, y más aún a su testimonio sobre la Ivermectina, teniendo en cuenta que Tarija es uno de los departamentos que han tenido un mejor desempeño en el tratamiento del Covid-19 (sus terapias intensivas nunca llegaron a colapsar y la tasa de letalidad durante el año pasado fue aproximadamente la mitad de la media nacional).

Rodrigo Ayala es cineasta y antropólogo.



Post IG BD