5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
Sociedad | 11/02/2024

Hombres que dañan a sus hijos para castigar a sus parejas, violencia extrema que persiste en Bolivia

Hombres que dañan a sus hijos para castigar a sus parejas, violencia extrema que persiste en Bolivia

Vivienda donde un hombre asesinó a sus tres hijos. Foto: Urgente.bo

Sumando Voces |10|2|24|

Yenny Escalante

El 5 de febrero se registró un hecho que conmocionó a La Paz. Un hombre asesinó a sus tres hijos en Viacha, dejando un mensaje escrito en unos ladrillos, en el que acusaba a la madre de sus hijos por una supuesta infidelidad y, en consecuencia, por el desenlace fatal. Este tipo de actos son catalogados como “violencia vicaria”, una de las más extremas, y que tiene que ver con crímenes de odio y machismo.

La activista feminista y comunicadora social, Patricia Flores, en entrevista con Sumando Voces, explicó que esta es una cruel venganza, porque no hay peor castigo para una madre que arrebatarle de una forma tan inhumana a sus hijos.

“Es una señal más de lo extrema que se puede manifestar la violencia y los crímenes de odio contra las mujeres (…) eso significa que los hombres siguen creyendo en lo más íntimo de su ser que las mujeres son de esta propiedad, que las mujeres son objeto de su vida, no seres humanos con derechos igual que ellos, son seres inferiores, por eso las pueden matar, las pueden escarmentar”, sostuvo.

La violencia vicaria es un tipo de violencia que se ejerce de manera indirecta sobre una persona a través del daño o control a alguien más cercano a ella, generalmente un miembro de su familia. Este concepto se ha aplicado principalmente en el contexto de la violencia de género y abuso doméstico.

Flores explica que el odio extremo hacia una mujer está ligado al machismo, y que el perpetrador del daño usa a los hijos para escarmentar a la mujer, pues lo único que le importa es vengarse y castigar. Y, tras el crimen, siente temor de lo que pueda pasarle y se quita la vida.

“Se llaman crímenes de odio contra las mujeres, porque son las mujeres las que engendran a los hijos, las que paren, las que amamantan, y ‘por eso es tal mi odio que (los asesinos piensan) te voy a dar donde más te duela: en tus hijos’”, acota la activista.

Finalmente, advierte que detrás de este hecho, lo que buscan los hombres es dejar un mensaje aleccionador para todas las mujeres y la sociedad en general: “a la primera no hiciste caso, ahora tú, los tuyos y las mujeres como tú, háganse cargo de no haber cedido a mis deseos y afanes de propiedad de subalternización de tu vida”.

La madre fue aprehendida

En este caso, la madre, además de perder a sus hijos, fue aprehendida con fines investigativos por la Policía y la justicia le dio detención preventiva, por lo que ahora adebe afrontar al sistema judicial.

El fiscal de Viacha, Omar Quisbert, informó en Unitel que la madre de los niños es investigada por el delito de homicidio culposo e infanticidio.

Consultado por la razón por la que aprehendieron a la madre, cuando el victimario es el hombre, el fiscal respondió: “En ese momento se está realizando las investigaciones correspondientes, también se habría colectado un equipo celular del progenitor, el mismo va a ser sometido a pericia. El mismo nos va a dar mayores luces a efectos de determinar cuáles fueron las causas por las cuales el progenitor cometió este delito, siendo que la progenitora está siendo investigada por la presunta comisión del delito de homicidio culposo e infanticidio”, indicó.

Sin embargo, la Policía ya informó que se trató de un infanticidio seguido de suicidio por consumo de órganos fosforados.

Exigen su liberación

Ante esta situación, redes, organizaciones, colectivos y personas defensoras de derechos humanos, a través de un pronunciamiento, manifestaron su indignación por la resolución que ordenó la detención preventiva de la madre de los niños asesinados.

Advierten que este tipo de casos de venganza contra las mujeres son registrados desde hace varios años. Por otro lado, el sistema de justicia, particularmente el sistema penal, no solo actúa con mayor severidad respecto a las mujeres, sino que criminaliza conductas a partir de la carga social que se impone a ellas y el cumplimiento o no de sus “roles” de madres y esposas, más que a partir de los hechos concretos.

“Por ello, debemos afirmar que, la determinación tomada contra la madre de las víctimas de infanticidio en Viacha, no constituye un caso aislado, sino que suma a una cadena de precedentes nefastos en los que las autoridades del sistema de justicia han actuado con sesgos de género”, dice el texto.

Enfatizan que el sistema penal se emplea para castigar a mujeres que se atreven a denunciar o dejar a sus agresores a partir de múltiples vías, citando entre algunos ejemplos a la pérdida de la custodia de los hijos e hijas y posterior encarcelamiento por asistencia familiar; el uso de las contradenuncias con el fin de frenar procesos de violencia en contra de los agresores; o la inaplicabilidad de la legítima defensa en casos de mujeres que resisten agresiones, o situaciones extremas.

Es por ello que, además de expresar su solidaridad y sororidad con la madre de los niños, condenan el accionar de las autoridades “reafirmando que es un vergonzoso precedente para un Estado que proclama y ostenta avances en los derechos de las mujeres”.  

Exigen que el Ministerio Público y el Órgano Judicial enmienden esta situación liberando a la víctima y que se orde la investigación sobre el actuar de quienes determinaron su procesamiento y prisión preventiva.

Eliminar la violencia, una tarea difícil

La activista Patricia Flores expresó que extirpar ese tipo de violencia de la sociedad boliviana todavía será un trabajo difícil, porque hay estructuras sobre las cuales se asienta el sistema patriarcal, el cual mira a las mujeres como seres subalternos y que son una especie de propiedad de los hombres.

“Esto se sigue alimentando a través de la cultura, las prácticas culturales, religiosas y los mandatos sociales. Todavía cuando nos casa el notario, la notaria o el cura, todavía nos sigue diciendo ‘hasta que la muerte los separe’. Se da cuenta de la profundidad macabra de esta frase, entonces, todavía nos falta mucho para extirpar estas cimientes patriarcales y machistas sobre las cuales está transitando todavía la sociedad boliviana”, indicó.



FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado