BRUJULA DIGITAL 728x90 est
Sociedad | 10/06/2021

En plena crisis por la tercera ola, se evidencia desorganización en la vacunación masiva

En plena crisis por la tercera ola, se evidencia desorganización en la vacunación masiva

Brújula Digital|10|06|21|

En medio de la crisis sanitaria que atraviesa el país por la tercera ola, con escasez de medicamentos, unidades de terapia intensiva colapsando y familiares de pacientes Covid implorando oxígeno, se evidencia un proceso de vacunación masiva que avanza de manera lenta y con falta de planificación, pues las dosis se agotan en todos los departamentos.

Hasta ayer miércoles, se aplicaron 1.983.406 vacunas en todo el país y de estas, 477.434 se administraron a personas como su segunda dosis, lo que corresponde casi al 4% de toda la población vacunable. A este ritmo, el promedio de vacunación cada día es de 18.000 personas.

La viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, informó el pasado martes que quedan 338.000 vacunas anti Covid distribuidas en toda Bolivia. Detalló que “en Beni hay aún 66.928 vacunas disponibles, en Chuquisaca 8.587, en Cochabamba 18.074, La Paz 139.192, Oruro 6.246, Pando 25.670, Potosí 30.925, Santa Cruz 37.531 y Tarija 5.540”.

En este sentido, el ministro de Salud, Jeyson Auza, ordenó a los nueve Servicios Departamentales de Salud (SEDES) que dispongan las segundas dosis como primeras, después de que confirmara el arribo de un millón de dosis Sinopharm para el 23 de junio. 

“Autorizamos a todos los SEDES que en este momento tienen segundas vacunas, tomando siempre la previsión de garantizar las segundas dosis  (Sinopharm) a las personas que recibieron la primera inmunización, puedan administrar a las personas que buscan la primera dosis”, dijo Auza en conferencia de prensa el martes.

No obstante, algunas regiones decidieron no disponer de las segundas dosis, administrar las vacunas a quien corresponda y continuar con la planificación que se estableció desde enero. Los SEDES de Cochabamba, Santa Cruz y La Paz, son algunos de los que no recurrirán a esta medida para garantizar a su población las segundas dosis en el plazo establecido.

La instrucción de Auza fue cuestionada por muchos, ya que las farmacéuticas establecen plazos específicos para la administración de la segunda dosis. El Colegio de Médicos de Bolivia afirmó que la decisión del Ministerio de Salud pone en evidencia la falta de planificación y gestiones del Gobierno.

Desarrollo de la vacunación en el país

De acuerdo con el reporte del Ministerio de Salud, hasta ayer se inocularon 1.505.972 de las primeras dosis y más de 477.000 de las segundas. La población destinada a ser vacunada es el personal médico, personas con enfermedades de base desde los 18 años y mayores de 40 años. 

El departamento que más vacunas administró es Santa Cruz, uno de los departamentos más golpeados por la tercera ola. Hasta ayer, se vacunaron 390.174 personas con la primera dosis y 125.947 con la segunda. 

En segundo lugar se encuentra La Paz, donde se vacunaron a 367.962 con la primera dosis y a 123.757 con la segunda. Le sigue el departamento de Cochabamba, con 292.513 de primeras dosis administradas y 101.287 de las segundas. 

En Chuquisaca se inocularon 127.054 vacunas en total, en Tarija 109.777, en Oruro 107.740, en Potosí 100.279, en Beni 94.783 y en Pando 42.133 vacunas. 


Tercera ola y crisis sanitaria

El aumento de casos en los últimos días alarmaron a las autoridades locales. En el reporte de ayer, se registraron 3.839 nuevos casos y 70 decesos en todo el país, uno de los picos más altos de esta tercera ola. Los casos activos ascienden a 68.122 y los decesos desde la llegada de la pandemia a 15.247. 


Expertos señalaron que el crecimiento de casos es exponencial y se proyecta un aumento en las próximas semanas, con comportamientos distintos a las dos primeras olas debido a la circulación de nuevas variantes del coronavirus. 

El exministro de Salud, Guillermo Cuentas, explicó en una entrevista a Agenda Anadolu que durante la primera ola, el incremento de casos no fue tan acelerado y fueron las personas mayores las más afectadas. En la segunda ola, asegura, los contagios fueron más rápidos. 

“En la segunda (ola), llegamos al pico solo en seis semanas, con mayor velocidad de contagio y sintomatología más severa. Y la tercera ola tiene características más complejas. Estamos ante la variante brasileña del virus, el doble de contagiosa y más agresiva y la población afectada es menor a 50 años”, explicó Cuentas. 

En este contexto, los gobiernos departamentales y municipales dictaron cuarentena rígida durante los fines de semana y establecieron restricciones peatonales y vehiculares en ciertos horarios. Es el caso de Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y Sucre. 

Sin embargo, se identificaron grupos sociales y transeúntes que hacen caso omiso a las medidas, arriesgando su salud. De igual forma, durante la semana, se registran largas filas desde la madrugada en los puntos de vacunación; personas de la tercera edad esperan por su segunda dosis desde las cuatro de la mañana, exponiéndose al frío y al virus.

Por otro lado, en La Paz, una parte de la población se opone a las restricciones y cuarentenas y el panorama da cuenta de aglomeraciones en las calles, largas filas para la vacunación y un distanciamiento social nulo. 

BD/MJR





Arte Expresis BD