Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
Sociedad | 24/07/2021

Bolivia es uno de los nueve países afectados por la demora de la Sputnik

Bolivia es uno de los nueve países afectados por la demora de la Sputnik

Brújula Digital |24|07|2021|

Bolivia está a la espera de 200 mil dosis de la vacuna Sputnik-V pero no tiene fecha definida para la llegada de esos biológicos, pero no es el único país afectado por las demoras o contingencias.

En el continente son nueve los países que firmaron contratos con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, en inglés) que es el organismo ruso encargado de la comercialización de la Sputnik: Bolivia, Argentina, México, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Venezuela, Guyana y Paraguay.

El problema que afrontaron los países no sólo pasa por las demoras en los envíos mucho más allá de los plazos establecidos en los contratos, refiere Infobae en un relevamiento realizado.

La particularidad de la Sputnik-V, la única vacuna contra el Covid-19 que tiene dos componentes distintos que se deben aplicar en cada inoculación, agravó el problema. Es que la producción del componente 1 (con el vector viral Ad26) ha avanzado a una velocidad algo mayor que la del segundo (Ad5). Así, millones de personas que recibieron la primera dosis se encuentran a la espera de recibir la segunda, superados ampliamente los 21 días entre ambas que se habían programado en un comienzo e incluso los tres meses de intervalo que se postularon luego como razonables cuando comenzaron las demoras.

Esta semana, el gobierno de Luis Arce anunció que habrá una demora en la llegada de 200 mil dosis del componente 2 como consecuencia de una sobresaturación del laboratorio que la fabrica porque ese país estaría afrontando nuevas variantes del coronavirus.

Durante el anuncio, el embajador ruso en Bolivia Mikhail Ledenev dijo que el periodo entre la primera y segunda dosis se amplió a 180 días. "Ahora tenemos la información del Instituto Gamaleya y el Fondo de Inversión Ruso que puede llegar a medio año, a 180 días. Incluso es posible que cuanto más sea el periodo entre la primera y segunda, mayor fuerza gana”, afirmó.

No obstante, las palabras del diplomático no tranquilizaron a quienes están esperando la segunda dosis de la vacuna rusa.

En Argentina, al menos 7 millones de argentinos fueron vacunados con la primera dosis y poco más de un millón recibió la segunda dosis. Fue uno de los países que confió con mayor contundencia en la efectividad del biológico y postergó contratos con otros laboratorios como Pfizer, Johnson&Johnson y Moderna.

El laboratorio argentino Richmond también firmó un acuerdo con la rusa Gamaleya para producir la vacuna en ese país, pero el proyecto está en la primera fase.

En la semana se conoció una carta de una asesora estratégica del presidente Alberto Fernández en la que advierte con romper el contrato por el incumplimiento porque estaría minando la imagen de su gobierno.

En México, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador firmó un contrato con Rusia que incluía la entrega de 24 millones de vacunas Sputnik V para fines de mayo. Sin embargo, según denunció el sitio La silla rota, a fines de junio, un mes despues de lo comprometido, apenas se habían entregado 2.750.000.

No obstante, México logró avanzar con su plan de vacunación gracias a que confió en otros proveedores. Hasta este 21 de julio, había recibido 25.791.500 dosis de AstraZeneca, 24.201.815 de Pfizer, 16.000.000 de Sinovac, 5.681.140 de Cansino y 1.350.000 de Johnson&Johnson, según refiere Infobae.

En Guatemala, esta semana, un grupo de legisladores opositores envió una carta al presidente ruso, Vlaidimir Putin, exigiendo que se acelere el cumplimiento del contrato para la compra de 16 millones de dosis de Sputnik-V, de las que apenas arribaron 860 mil al país, a pesar de Rusia ya cobró el 50% del total del contrato.

Los legisladores rogaron que antes de fin de mes se envíen al menos 3 millones de vacunas “para contrarrestar las olas de contagios que se están observando en el país” y durante la primera quincena de agosto, 800 mil dosis del segundo componente.

En la misivia pidieron a Putin que, en caso de no poder cumplir con el contrato y determine que debe rescindirlo, garantice la entrega de las segundas dosis para la población que ya ha recibido la primera “para no afectar la salud e inmunidad de la población guatemalteca que ya ha sido vacunada con la primera dosis”.

En Paraguay, el gobierno de Mario Abdo Benítez es otro de los preocupados ante las demoras del RDIF en cumplir con las entregas de las Sputnik y, en especial, con que puedan completar su esquema de vacunación quienes ya se inocularon con la primera dosis.

Ese país compró un millón de dosis de la vacuna rusa pero recibió sólo 380 mil, todas del primer componente, que ya fueron aplicadas hace meses.

En la primera semana de agosto al menos 40 mil paraguayos deberían recibir su segunda dosis, pero no hay novedades sobre cuándo llegarán a Asunción.

Ante la falta de respuesta, el gobierno paraguayo comenzó a evaluar la posibilidad de combinar vacunas y dar una segunda dosis de otra fórmula o directamente recomenzar el esquema para todos aquellos que recibieron el primer componente.

En Honduras, el coordinador general del gobierno Carlos Madero admitió que "el proveedor nos ha fallado y nos tiene en la incertidumbre”.

Al igual que en Bolivia, Rusia incumplió el contrato sobre el envío de las segundas dodis para inocular a 46 mil hondureños que recibieron la primera en el mes de mayo.

“Si nos va a seguir proporcionando vacunas, esperamos que nos envien de los dos componentes, para tener certezas”, dijo el funcionario.

De cualquier manera, el gobierno hondureño admitió que está analizando la posibilidad de mezclar dosis de distintas vacunas ante la posibilidad de que Rusia no cumpla con el contrato.

Los gobiernos de Nicolás Maduro (Venezuela) y Daniel Ortega (Nicaragua) también confiaron la vacunación de sus ciudadanos a Moscú.

La opacidad informativa de ambos gobiernos y las confusas campañas de vacunación llenas de privilegios para los funcionarios y simpatizantes de los regímenes hacen muy difícil tener certezas sobre cuántas vacunas se recibieron y aplicaron.

Según las cifras de Our World Data, uno de los sitios más riguros que lleva las estadísticas mundiales de vacunación, ambos países se encuentran en los puestos más bajos. Venezuela tiene un 3,87% de su población con la pauta completa de vacunación y Nicaragua 2,46%.

En Panamá evitaron a última hora la firma de un contrato. El  1 de abril, en la búsqueda de contener el avance de la pandemia, el ministerio de salud de ese país centroamericano aprobó la utilización de emergencia de la vacuna Sputnik V y así habilitó al gobierno a la firma de un contrato con Rusia por 3 millones de dosis que ya estaba casi listo.

Sin embargo, un mes más tarde, el gobierno panameño anunció que había desistido de firmar el acuerdo ante la imposibilidad rusa de garantizar una fecha de entrega y cuando ya veían los problemas que estaban teniendo otros países de la región.

BD/JCV





4_boton-vision-sostenible
4_boton-vision-sostenible
23_brujula-ea-toyo
23_brujula-ea-toyo
variacion-1