5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
Reportajes | 01/09/2023

Mujeres periodistas afganas describen la vida bajo la misoginia de los talibanes

Mujeres periodistas afganas describen la vida bajo la misoginia de los talibanes

EFE/Moncho Torres

Afganistán | Voz de América |01|09|23|

En 2016, una joven, a quien llamaremos Zarghona para proteger su identidad, se embarcó en un viaje extraordinario por el centro-sur de Afganistán. Con sólo 14 años, se unió a una estación de radio local en la provincia de Ghazni, ansiosa por hacer oír su voz.

Inicialmente se le confió un programa de entretenimiento diario para jóvenes, pero el carisma y el talento de Zarghona pronto la llevaron a tareas más desafiantes.

“Presenté un programa culinario, así como un programa de sensibilización cultural”, dijo con la voz teñida de nostalgia.

Para 2021, la carrera de Zarghona estaba en auge y soñaba con estudios superiores de periodismo en Kabul y trabajar para los medios nacionales en la capital.

Sin embargo, antes de fin de año todo cambió drásticamente.

Cuando los talibanes llegaron al poder en agosto de ese año, uno de sus primeros actos fue suspender indefinidamente la educación secundaria de las niñas, extinguiendo las esperanzas de innumerables mujeres jóvenes como Zarghona.

El nuevo régimen islamista también despidió a casi todas las funcionarias públicas, con pocas excepciones, en los sectores de educación y salud.

La agencia nacional de radiodifusión, Radio y Televisión de Afganistán, vio despedir a todas sus periodistas y las presentadoras de canales de televisión privados fueron obligadas a usar máscaras faciales.

Bajo el régimen discriminatorio de género de los talibanes, las periodistas tienen prohibido entrevistar a funcionarios gubernamentales masculinos, participar en conferencias de prensa sin un acompañante masculino y viajar con fines informativos.

Estas reglas, diseñadas sin pedir disculpas para expulsar a las mujeres del periodismo, pintan un panorama sombrío para Zarghona y muchas otras mujeres jóvenes que desean desesperadamente trabajar como periodistas.

A pesar de esta sombría realidad, durante aproximadamente dos años, Zarghona ha esperado ansiosamente un anuncio de los talibanes de que las escuelas y universidades reabrirían para las niñas y que a las mujeres se les permitiría volver a trabajar.

Otras no tienen esa esperanza

“Veo el futuro aún más oscuro. Las restricciones aumentan día tras día, y a los talibanes no les importa cómo sufrimos”, dijo Madina Bamyani (nombre ficticio), periodista de la provincia central de Bamiyán.

Las tres periodistas que hablaron con la Voz de América para este artículo todavía residen en Afganistán, pero todas pidieron permanecer en el anonimato por temor a represalias de los talibanes.

Persecución selectiva

A principios de este año, Bamyani recibió una oferta de trabajo de un medio de comunicación afgano con sede en Estados Unidos para producir informes en video sobre presuntas atrocidades de los talibanes en Bamiyán y provincias cercanas.

El sector de los medios privados, que alguna vez fue una industria próspera gracias al apoyo internacional que recibió, ha sido aplastado a medida que las restricciones de los talibanes obligan a cientos de periodistas y profesionales de los medios a buscar asilo en países de todo el mundo.

Fuera de su tierra natal, algunos periodistas afganos han logrado conseguir financiación y lanzar medios digitales de noticias y análisis dirigidos al público afgano. Pero trabajar para esos medios es peligroso en el Afganistán gobernado por los talibanes.

“Después de que escribí un informe sobre la prohibición de los salones de belleza para mujeres, los talibanes investigaron y descubrieron mi identidad”, dijo Bamyani. 

Temiendo ser detenida, huyó a Kabul después de que sus empleadores le advirtieron que no podrían ayudarla si los talibanes se enteraban de que trabajaba para ellos.

Estados Unidos ha desempeñado un papel importante en el apoyo al desarrollo de los medios de comunicación afganos durante las últimas dos décadas, gastando más de 220 millones de dólares en programas de apoyo a los medios, según el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán.

En septiembre de 2022, un año después de que los talibanes tomaron el poder, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional asignó 20 millones de dólares para proyectos de apoyo a los medios afganos, incluidos 5 millones de dólares en subvenciones y un premio de casi 12 millones de dólares destinado a ofrecer noticias y contenidos educativos para los afganos hasta mediados de 2026.

“Estados Unidos sigue comprometido a apoyar el derecho fundamental a la libertad de expresión, incluso para periodistas y defensores de los derechos humanos, y apoya su capacidad de operar libremente sin temor a la violencia contra ellos”, afirmó un portavoz del Departamento de Estado.

Los funcionarios talibanes acusan a los medios de comunicación extranjeros que producen contenidos para los afganos de difundir mentiras y propaganda, y han atacado a los periodistas y productores que trabajan para esos medios.

Parwiz Shamal, periodista afgano y fundador de Chalawsaf, una organización de observación de medios afganos, dijo que los talibanes han detenido a varios reporteros por trabajar para entidades de medios a las que no se les permite operar en Afganistán.

“Nadie está ahí para defender a esos periodistas porque los talibanes consideran que estos medios son ilegales y, como en cualquier otro país, trabajar para una organización prohibida conlleva responsabilidades legales”, dijo Shamal.

Cuando los talibanes anunciaron el cierre de los salones de belleza para mujeres en julio, no hubo debate público ni cobertura mediática crítica al respecto.

“Nos vemos obligados a cumplir sus órdenes misóginas sabiendo muy bien que van contra nosotros”, afirmó Yagana Niekhandish, una periodista de la provincia de Herat.

“Si me niego a cumplir, la agencia de inteligencia talibán me encarcelará toda la noche”, dijo.

La agencia de inteligencia de los talibanes ha sido acusada de detener y, en algunos casos, torturar a unos 50 periodistas durante los dos últimos años, según han informado grupos de prensa libres.

En las zonas rurales, la represión de las voces de las mujeres es aún más grave: los talibanes locales y los líderes religiosos prohíben a las mujeres participar en transmisiones de radio, silenciándolas efectivamente de las conversaciones públicas.

Los grupos de derechos humanos dicen que las políticas antimujeres de los talibanes tienen como objetivo borrar a las mujeres de todas las esferas públicas, pero los funcionarios talibanes sostienen que están comprometidos con los derechos de las mujeres, siempre y cuando estén dentro de los límites de la sharía islámica y las tradiciones locales.

A medida que las mujeres afganas desaparecen de la vida pública, el acceso a información creíble sobre sus condiciones de vida, desde la salud hasta los ingresos y la educación, se vuelve cada vez más difícil.

Los talibanes han disuelto las dos instituciones estatales (el Ministerio de Asuntos de la Mujer y la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán) que supervisaban e informaban sobre las cuestiones de las mujeres y proponían políticas para empoderarlas.

“Supongo que todo el mundo sabe lo que está pasando en Afganistán, es un feminicidio oficial”, dijo Zarghona. “Lo que más me duele es que no puedo denunciarlo al mundo”.

BD/AGT



FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado