PNG Arte brujula digital - SudA
PNG Arte brujula digital - SudA
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
Política | 22/05/2022

Waldo Albarracín: "Perdí el sentido de la vida y estuve a punto de tomar decisiones extremas"

Waldo Albarracín: "Perdí el sentido de la vida y estuve a punto de tomar decisiones extremas"

Zulema Alanes/Cabildeo Digital |22|05|22|

Dedicó toda su vida adulta a luchar por la democracia y reclamar por la vigencia de los derechos humanos y, hoy, Waldo Albarracín, aseguró que teme que todo por lo que luchó se puede ir por la borda.

En entrevista con Cabildeo Digital, admitió que la persecución política lo orilló a situaciones límite, pero también dijo que se rehace con la fuerza de la solidaridad de su familia y de la gente, y que se prepara para retomar sus causas por la justicia, los derechos humanos y la democracia.

Habló del proceso que el gobierno auspicia en su contra por el supuesto delito de abandono de mujer embarazada, del impacto que provocó en su vida la quema de su vivienda y de cómo se rehace de entre las cenizas que dejó ese atentado.  Contó sus miedos y reconoció que cometió errores. Y abogó por la libertad de los presos políticos.

¿Enfrenta un proceso penal, cree que se hará justicia?

El proceso visible es la demanda que promovieron a través de una persona por abandono de mujer embarazada.  Intentaron interponer una demanda por violencia psicológica, pero luego se percataron que no tenían como sustentar ese proceso que en términos legales es más grave que el otro y el fiscal tuvo que rechazarlo y optaron por el de abandono de mujer embarazada. Me di cuenta que la única manera de probar que se trataba de un caso armado de persecución política era con un examen de ADN, por eso insistí en realizar esa prueba en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) que el 11 de marzo determinó que no soy el padre de la niña.

Inmediatamente conocido el resultado, correspondía que la fiscal dicte la resolución de rechazo de la querella y no lo hizo, se atiene al plazo de seis meses que debe correr, después de la imputación penal, para acusar o cerrar el caso.  Llama la atención que después de conocer el resultado de la prueba de ADN que se realizó ante la institución que depende de la misma Fiscalía, la otra parte haya solicitado otra prueba ante el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Policía (IITCUP).   No tengo nada que ocultar, pero ojalá no manipulen, sería grave que se quiera distorsionar el resultado de la prueba científica realizada por el IDIF.  Se puede esperar todo, si a estas alturas no han cerrado el caso. Es difícil dar un criterio definitivo con el gobierno.  Este es el juicio visible, lo invisible está debajo de su mesa.  Los propios operadores del gobierno me advirtieron que armaron cuatro demandas en mi contra, por el supuesto “golpe de Estado”, que están en una gaveta, seguro que listas para activarlas en cualquier momento.  

¿Hay persecución judicial por parte del gobierno?

Por supuesto, pero para que la ciudadanía no se base sólo en mi opinión opté porque se haga una evaluación a nivel de otras instancias.  Amnistía Internacional ha intervenido y ha verificado amenazas de muerte, hostigamiento y ha dicho que con esta última prueba de ADN debía cerrarse la demanda penal en mi contra. Ya es un caso internacional, no es solo mi opinión que puede pecar de subjetiva por un exceso de temor y cualquier otro aspecto.

La persecución judicial me ha obligado a ponerme a buen recaudo.  He asumido mi defensa con la convicción de que no tenía nada que ocultar, pero la fiscal emitió la imputación penal sin ningún indicio de culpabilidad, antes de la prueba de ADN, y el juez me dio detención domiciliaria sin tomar en cuenta mis pruebas.  Es la situación de indefensión la que me ha orillado a ponerme a buen recaudo, porque está claro que tratan de ponerme tras las rejas a como dé lugar, para que corra la misma suerte que Jeanine Añez y los miembros de la Juventud Cochala de Cochabamba.

Hay personas injustamente presas, los operadores del gobierno han hecho de la venganza política un oficio, son “odiólogos”.  No hay una sola señal que permita pensar que es posible generar espacios de reconciliación, como en algún momento dijo el vicepresidente.  Es el motivo por el que me mantengo a buen recaudo, puedo tener 50 abogados, pero no funciona la parte legal si el fiscal y los jueces se someten a la decisión política del gobierno. 

Es una paradoja que la acción e investigación penal sobre la quema de mi casa en Cotacota, esté a cargo de la misma fiscal y el mismo juez, pero no haya imputados ni detenidos, que la investigación no avance y todo esté congelado.  En este caso específico, el Informe Final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que ese incendio fue deliberado y planificado, recomienda al Estado que se investigue y habla de resarcimiento, pero el gobierno ha hecho caso omiso de ese informe.  Ni siquiera a la comunidad internacional le hacen caso, entonces obviamente sobran razones para asumir que no tengo ninguna posibilidad de que mis derechos estén resguardados.

¿Qué sintió al ver su casa en llamas?

Además de sentir impotencia y dolor, sensación de culpa por mi familia, porque mi esposa, mis hijos y mis nietos no tenían por qué cargar con las consecuencias de mi lucha contra las dictaduras, por la democracia, contra los neoliberales y contra el gobierno autoritario de Evo Morales, exigiendo el referéndum, contra el fraude.   En el gobierno del Goni me secuestraron por el caso de Amayapampa y Capasirca, el año 97, fui amenazado de muerte, pero cuando me quemaron la casa y me dejaron en la calle, mi familia pagó las consecuencias.

Tuve que retirarme de la universidad y cobrar mi indemnización y hasta eso utilizaron para atacarme, son sañudos, no han parado de insultar y amenazar a través de las redes sociales. Sólo cuando salí del país hubo algo de calma para mi familia. Me llama la atención el grado de insensibilidad del gobierno, es una escuela del odio y son inhumanos con quienes consideran sus enemigos. 

¿Recuperó algo de entre los escombros?

Se quemó todo, absolutamente todo.  Tenía recuerdos de mis cuatro hijos, desde que nacieron y eso lo he perdido.  Se ha perdido todo, todo lo que construimos con esfuerzo y trabajo, años de sacrificio.  Ver lo que se ha quemado es muy doloroso, difícil de medir todo eso, podríamos decir porque es parte de tu vida lo que se ha quemado y eso es irreparable.

¡Querían quemarnos vivos! No se percataron que salimos un poco antes, nos buscaban, y le metieron con más saña en el piso de arriba, donde suponían que nos escondíamos.  Por eso el GIEI concluyó que fue un caso planificado y provocado deliberadamente, se tiene que saber quién ordenó el ataque y quiénes realizaron el operativo, pero todos están protegidos por el Ministerio Público, es tan fuerte el interés político que sobrepasa lo humanitario.

He vivido cada minuto de esta tragedia personal y familia, me generó un proceso depresivo muy fuerte.  Me sentí en una situación de indefensión total y perdí el sentido de la vida, no tenía como defenderme, solo fue el amor a mi familia lo que me impidió tomar decisiones extremas. Me he cobijado mucho en Dios y le he pedido que me haga justicia, frente a mis adversarios, nunca uso la palabra enemigos, le he perdido que los perdone –a periodistas, jueces, fiscales y operadores del gobierno– he tocado fondo pero me esforcé por reaccionar pero me tomó tiempo porque los ataques de los guerreros digitales eran sistemáticos, me dieron con todo, a la usanza de los nazis que predicaban: “miente, miente, que algo queda”.

Sentí también mucha solidaridad.  Fue muy fuerte el ataque para generar una opinión pública adversa hacia mí, pero no lograron socavar el apoyo de los amigos y de la gente que me evaluó según mi comportamiento y mi compromiso.  Mi esposa, mis hijos, hermanas y la solidaridad de la gente me ayudó a superar ese agudo proceso depresivo. No sé si he superado completamente el trauma, pero es cuestión de tiempo.

Dolió más que los ataques vengan de quienes se autocalifican de izquierda, la derecha no fue tan sañuda conmigo, el MAS fue el más perverso, irracional e inhumano, por su obsesión de poder ellos ven como enemigo a cualquiera que se interponga en el camino. No me perdonan una Defensoría independiente y no me perdonan que desde la U fuera crítico en función de la defensa de los derechos humanos y del interés nacional.  Nunca he utilizado las instituciones para fines políticos, pero los del MAS no lo entienden, ellos consideran que “estás conmigo o estás contra mí”, no te permiten ser independiente, tienes que subordinarte, les ha dolido la lucha por el referéndum, la denuncia contra el fraude, desde la U hemos aportado pruebas concretas a la OEA, hemos llevado material que probaba el fraude, eso no lo perdonan… 

¿Lo escarmentaron, abandonará sus causas?

Sería una inconsecuencia dejar de ser consecuente contigo mismo, con la ciudadanía, con los derechos humanos y con la democracia. No puedo decir que fui impecable, cometí errores y tengo la obligación de hacer autocrítica y mejorar, pero nunca dejaré de ser solidario y de luchar por la justicia y los derechos de las personas.  Dejar todo eso simplemente por miedo a la conducta “fascistoide” del gobierno sería inconsecuente.

¿En qué se equivocó?

Me equivoqué en no tomar mis recaudos, mucha gente me dijo que me cuide, fui negligente conmigo mismo.  El tipo que me rompió la cabeza el 21 de octubre de 2019, seguro estuvo siguiéndome todo el día y no me di cuenta, tenía que haber estado alerta. No tomé recaudos, y no protegí a mi familia.

¿Qué le diría al gobierno?

Que tiene la oportunidad histórica de hacer algo distinto, de no obsesionarse con generar un régimen totalitario que no les beneficia a ellos ni a la democracia, al contrario, les desacredita… que sea más tolerante y democrático, que promueva la liberación de los presos políticos, que deje de reprimir y de utilizar a jueces y fiscales para criminalizar la política.  Y mi mensaje para la ciudadanía es que no pierda la fe, que la democracia es más grande que la miseria política y que ese pueblo que ha luchado contra las dictaduras que tiene gobiernos que llegaron por las urnas y son similares a las dictaduras se tienen que acabar.

BD





GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
Cuadrado EPPlus 300x300
Cuadrado EPPlus 300x300