5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
5_Brújula_Digital_1000x115px_avanzamujer ok
Política | 30/11/2023

|OPINIÓN| Bolivia, oposiciones y candidatos |Andrea Barrientos|

|OPINIÓN| Bolivia, oposiciones y candidatos |Andrea Barrientos|

El presidente Luis Arce y Evo Morales /Foto/APG

Brújula Digital |30|11|23|

Bolivia arrastra una aguda crisis democrática, institucional y económica. La actual multicrisis demanda reflexiones profundas, seriedad y, sobre todo, propuestas claras para el país. El MAS ha adelantado los tiempos electorales con una pelea, ya sea orquestada o no, que mantiene vigentes a Evo Morales y Luis Arce Catacora. Aunque en las últimas semanas se han lanzado algunas candidaturas prematuras, ¿cuál es la necesidad de apresurarse? ¿No requiere el país un equipo que responda a las profundas contradicciones de la patria?

El MAS nos ha acostumbrado al inmediatismo y a la ausencia de discusión democrática que permita consensos y disensos para construir un país que clama por reconciliación. Es evidente para cualquiera que el modelo del MAS ha caducado y que no han sido capaces de satisfacer las necesidades del país. Son todo aquello que juraron que nunca serían, y peor aún, mucho peor. Debemos tener claridad: el MAS es un proyecto autocrático y corrupto, ya sea bajo Evo, Lucho, o cualquier otro, busca el poder para elites que se enriquecen a costa del Estado, a costa de los bolivianos.

La falta de debate y propuestas ha permeado tan profundamente en la sociedad que las oposiciones se han reducido a fenómenos electoralistas, con poca visión de país. Nos enfrentamos a efectos efímeros y a pseudo salvadores que creen que la gente votará solo para sacar al MAS. No funciona así. Resulta frustrante evidenciar que las oposiciones no están creando un proyecto común o un frente amplio. Sin embargo, al mismo tiempo, es esperanzador que la realidad nos obligue a reconocer la urgencia de construir una propuesta nacional.

La propuesta nacional no consiste en negar el trabajo de las oposiciones, menos desde la comodidad de los pactos con el gobierno. Más bien, implica entender lugares, reconocer que el gobierno del 2025-2030 será de transición en un escenario de aguda crisis económica y democrática. Las oposiciones no deberíamos estar pensando en cuántos candidatos hay, sino en cómo vamos a construir el país en el que queremos vivir. A diferencia de la elección de 2019, en el 2025 la estabilidad económica estará en juego y las propuestas deben dirigirse hacia una economía más amplia, fomentando la empresa privada y reconociendo que las economías verdes, naranjas y digitales son ventanas de oportunidad cruciales para generar empleo de calidad y reducir el Estado. Algunos se centran en lo trivial, pero debemos tener la posibilidad de generar discusiones sobre lo importante y avanzar en la construcción sería de una propuesta para el país.

Como oposición, aún estamos a tiempo de pensar en un horizonte político distinto para ser una posibilidad histórica, cuyos desafíos se centrarán en una recuperación plena de la democracia y en reflexionar sobre las alternativas para salir de la crisis multidimensional, pero también, para darle una esperanza real al pueblo boliviano y no discursos vacíos como se lo ha hecho en estos 17 años.

Andrea Barrientos es senadora nacional



FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado