30/07/2020
Articulista Invitado

¿Será sostenible en el tiempo el crecimiento de EEUU?

Danilo Díazgranados
Danilo Díazgranados

El optimismo se apodera de la Casa Blanca. Esta vez el turno correspondió a Larry Kudlow, asesor económico del presidente Donald Trump, quien aseveró que el crecimiento económico de Estados Unidos será de 20% aproximadamente, lo que se registrará entre el tercer y cuarto trimestre del presente año.

Al reconocer que existe una situación muy crítica por efectos de la pandemia, la cual se ha extendido vertiginosamente, se refirió a la llamada recuperación en forma de “V”, la cual se caracteriza por un fuerte repunte, luego de una aguda recesión. Por supuesto este proceso no será tan visible en aquellos estados cuya población está fuertemente afectada por el virus.

Para el jueves de la presente semana, está previsto que el gobierno estadounidense publique el informe correspondiente al segundo trimestre de este año, el cual se caracterizó por una clausura casi total de la productividad y el comercio, con motivo de la crisis sanitaria. Sin duda alguna fue el periodo más fuerte de contracción económica.

Ahora bien, ¿cuáles son los argumentos esgrimidos por Kudlow para realizar tales proyecciones? Este asesor ha basado su premisa en los indicadores que destacan el fuerte incremento de las ventas de minoristas en mayo y junio, y la asombrosa recuperación del sector automotriz.

Sin embargo, la Reserva Federal ha mostrado cierta cautela al realizar pronósticos acerca del comportamiento de la economía para lo que queda de año. Proyecta una caída de 6,5% durante ese período, además de que esperan un rebote de 5% en 2021 y un crecimiento de 3,5% para 2022. Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional estimó que, durante el segundo trimestre del presente año, el PIB norteamericano se contrajo 37% sobre una base anualizada.

El inmenso caudal de recursos aprobados por el Congreso de Estados Unidos a finales de marzo, por más de 2,2 billones (220 mil millones de dólares), más otro monto de 500 mil millones de dólares, autorizados a finales de abril, han impactado positivamente en la economía, la cual había entrado en recesión a finales de febrero. Estos recursos fueron destinados, casi en su totalidad, para entregar cheques de desempleo a los estadounidenses, así como el apoyo financiero para la pequeña y mediana empresa, además de beneficios al desempleo de unos 600 dólares semanales.

Lo cierto del caso es que el optimismo sigue inundando a la administración Trump, que, no obstante el importante repunte de la pandemia, confía en que los “positivos” números del comportamiento de la economí, podrían, en gran medida, condicionar la permanencia del partido republicado por cuatro años más.

La pregunta es: ¿esa recuperación será sostenible en el tiempo? Aún estar por verse.

Danilo Díazgranados es especialista en temas económicos, financieros y de emprendimiento.