Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
Banner-Bolivia
Banner-Bolivia
17/03/2021
Vuelta

Luz, cámara... GOLPE

Hernán Terrazas E.
Hernán Terrazas E.
Brújula Digital 17|03|21|

En otros tiempos la consigna de las organizaciones de izquierda era crear uno, dos y hasta tres Vietnam. En la mayoría los casos ese intento no prosperó e incluso Vietnam transitó rápidamente del comunismo al capitalismo hasta experimentar un boom de desarrollo en los primeros años de la década de los noventas.

Pero hoy la estrategia es otra. Al menos en el caso de Bolivia, lo que se advierte es la intención de crear una, dos y hasta tres realidades que suplan a la verdadera. Como la historia “real” incomoda o no es útil al interés político, entonces hay que inventar una que se acomode a las necesidades del momento y que sirva para convertir a personajes de la vida real en protagonistas de una escabrosa ficción.

El golpe de Estado de noviembre de 2019 es una invención perversa concebida precisamente para crear una realidad paralela y proyectarla en la pantalla de la historia de manera que, por una suerte de pereza o inercia colectiva, el conjunto de la sociedad la acepte como verdadera. Es una especie de “black mirror” de la política, un escenario engañoso y gelatinoso donde lo real queda como un lejano telón de fondo del mito creado para suplantarlo.

A un hombre que huye de sus propios fantasmas luego de cometer un delito – el fraude electoral – se lo transforma en un perseguido de la represión política, en una víctima; a un cobarde en un valiente.  Se aprovecha su condición de “indígena” para mostrarlo en zonas rurales, haciendo un alto en la huida protegido apenas por una tienda de campaña improvisada con trapos. Es el ‘héroe trágico´, el Sucre falso que desanda el camino de una supuesta libertad, un  triste Che Guevara de artificio.

La escena continúa en la escalerilla del avión de la fuga/exilio – verdad versus ficción -. El destino: México, país símbolo de solidaridad en otras épocas, cuando el exilio era una verdad dolorosa y una cuestión de vida o muerte, no una miniserie de Telesur, producida por  los guionistas del grupo de Puebla. Del resto, se encargó también cierta prensa que figura en los créditos.

El México de Andrés Manuel López Obrador, la Argentina de Alberto Fernández, los co-protagonistas de la farsa/tragedia -otra vez verdad versus ficción – a quienes les conviene ser parte de la trama del refugio, de la protección al camarada en aparente desgracia, al indígena “libertario”, que tan bien se presta para la redacción de los libretos populistas.

En otro de los planos de la trama, los actores de “reparto” sin cuya presencia todo carecería de verosimilitud. Si hay golpe, no puede haber sucesión. Por tanto, los guionistas deben re-crear  ese proceso, darle un giro.

“Aquí nadie renunció por su voluntad señores, todos fueron presionados, con una pistola militar en la cabeza”, hasta llegar a ella: con ustedes… “la golpista” y sus secuaces, los temibles “pititas”. “No me vengan a hablar de una insurrección popular en rechazo del fraude electoral. Lo que hubo es un golpe y esa gente que salió a las calles no es más que el brazo civil de otra aventura militar más en este pobre país castigado por un pasado de golpes contra gobiernos populares”. El cuento completo, con todo y sus antecedentes históricos veraces.

No importa que la invención de la realidad sacrifique a los actores propios, que la mismísima elección de un nuevo presidente sea una consecuencia más de una cadena de aparentes ilegalidades.

La deformación de la historia está primero que cualquier otro interés, porque hay que cobrar venganza, porque sin mito no hay villanos, ni culpables, porque los fiscales y jueces no pueden ser más que bufones que gesticulan desde estrados de barro con sus martillos acusadores.

El guion no puede estirarse indefinidamente. El telón debe caer en algún momento. La gente comienza a inquietarse en sus butacas y, tarde o temprano, busca la salida, el “exit” a izquierda o derecha que la lleve de regreso a la historia real.

Y entonces, la multitud indignada vuelve a reunirse, los protagonistas de carne y hueso reaparecen. El villano que quiso ser el héroe de la ficción, queda al descubierto y sin disfraz. Ya expuesto, vuelve a huir, esta vez de un avión común donde la gente le recuerda porqué antes lo obligó a irse.

Luz, cámara…Golpe. La cinta envejece, la trama pierde veracidad, se desmorona la escenografía, montón de escombros que no resisten el viento de la verdad. No hay dos, ni tres Vietnam. Tampoco otra realidad.

Hernán Terrazas es periodista.



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
Banner-Bolivia-cuadrado
Banner-Bolivia-cuadrado
variacion-1
variacion-1