Mundo | 02/04/2020

EEUU: 6,6 millones de personas pierden su trabajo en una semana, la cifra más alta de la historia

EEUU: 6,6 millones de personas pierden su trabajo en una semana, la cifra más alta de la historia

Washington DC |2|4|20|

Mario Cañipa Vargas, especial para Brújula Digital

El Departamento del Trabajo de Estados Unidos ha informado hoy que 6,6 millones de personas han presentado solicitudes para recibir el subsidio de desempleo durante la última semana, en una dramática señal de la dureza con la que la crisis del coronavirus golpea a este país, cuyas cifras de contagios y muertes, además, alcanzan picos muy superiores a los que los expertos esperaban.

Esta cifra es inéditamente grande. Hace 10 años, en lo peor de la crisis inmobiliaria, perdieron su empleo 600.000 personas. El pico más alto de desempleo se registró en octubre de 1982 con un total de 695.000 solicitudes.

En su habitual informe de los jueves, esa repartición detalla que prácticamente todos los solicitantes citaron al COVID-19 como causa de su problema, multiplicado en la mayoría de las regiones estadunidenses a partir del masivo cierre de negocios pequeños, medianos e incluso grandes, principalmente en las áreas de alimentos, alojamiento, entretenimiento y transporte.

“La segunda semana de marzo se presentaron 282.000 nuevos pedidos de ayuda. Una semana después esa cifra se multiplicó por 10, nos sentimos devastados. Ahora, francamente, sólo se puede decir que la economía necesita de una fuerte decisión para no desplomarse”, advirtió un experto del Fondo Monetario Internacional poco después de recibir la noticia.

Una semana antes, el Departamento del Trabajo informó sobre la presentación de 3,3 millones de nuevas solicitudes del beneficio de desempleo, lo que fue considerado en ese momento como un alarmante récord que dejó atrás las cifras más altas alcanzadas en este país en muchas décadas.

“Lo que no sucedía en semanas ni en meses ha sucedido en una semana. 6,6 millones de solicitudes es una tragedia”, agregó, mientras los medios locales estiman que los trámites para recibir la ayuda por desempleo presentados en las últimas dos semanas suman ya unos 10 millones en todo el país y prevén que Estados Unidos podría perder unos 20 millones de empleos hasta fin de mes.

A principios de marzo, cuando las cifras de contagios y muertes por el COVID-19 aún se contaban por decenas en Estados Unidos, los analistas económicos pronosticaron que se llegarían a presentar alrededor de 1,5 millones de solicitudes de ayuda por desempleo durante toda la crisis. Hoy, los mismos analistas consideran que la tasa de desempleo podría llegar al 15% en abril.

Todo esto sucede aquí, mientras la nueva actualización de la Universidad Johns Hopkins sobre la propagación del coronavirus en el mundo establece que Estados Unidos ha alcanzado ya la escalofriante cifra de 216.768 personas contagiadas con ese mal, el doble que hace cuatro días, y ha registrado la muerte de 5.148 personas por la misma causa.

El reporte del Departamento del Tesoro y la actualización de la Johns Hopkins han servido para que los periodistas y los expertos que éstos consultan, especialmente en la televisión y la radio, empiecen a hablar con más fuerza sobre el advenimiento de una fuerte recesión en Estados Unidos, tan sólo comparable con a la sufrida en la crisis del 29.