BRUJULA DIGITAL 728x90 est
Economía | 10/05/2021

Transporte pesado impide el traslado de carga de Ferroviaria Andina

Transporte pesado impide el traslado de carga de Ferroviaria Andina
Brújula Digital |10|05|21|

En rechazo a la reactivación del tramo ferroviario Arica-La Paz, el transporte pesado del país decidió no trasladar la carga de acero que llegó de Chile a Oruro en tren, cuyo destino final es Santa Cruz, y tampoco llevar soya cruceña hasta el Oruro, desde donde Ferroviaria Andina debería llevar el producto hasta la localidad fronteriza de Charaña.

Esta decisión fue hecha conocer este lunes por Arturo Borja, presidente de la Cámara Boliviana del Transporte, quien cuestionó la iniciativa pública y privada de reactivar el tren Arica-La Paz, cuando el sector del transporte pesado internacional boliviano atraviesa por una fuerte crisis, producto de la pandemia del coronavirus.

El fin de semana se concretó la primera parte de la prueba técnica con miras a reactivar el tramo ferroviario Arica-La Paz, con la llegada desde Chile a territorio boliviano del convoy de 422 toneladas de bobinas de acero, las mismas que tienen su destino en Santa Cruz. Ahora, la Empresa Ferroviaria Andina S. A. tenía prevista ejecutar la segunda parte de la prueba, consistente en el regreso del convoy con soya cruceña a la frontera.

Borja aseguró que el transporte pesado internacional se unió al nacional para impedir que la carga de acero que llegó a Oruro pueda ser llevada a Santa Cruz. Para ello, indicó, hay controles entre los mismos choferes para impedir el traslado de la carga.

Señaló que lo mismo pasa en los departamentos de Cochabamba y Oruro, donde también hay control para que los camiones no lleven soya para cargarlo en el tren.

Borja informó a radio Panamericana que esta iniciativa de reactivación había sido planificada desde hace más de un año y medio, “entre cuatro paredes”, sin el conocimiento del transporte pesado, sector que se enteró de este plan recién en abril. Por ese motivo, acotó, el 1 de mayo se declaró en estado de emergencia y lo hizo conocer a todas las instancias competentes del Órgano Ejecutivo.

Borja observó esta iniciativa desde al menos dos aspectos. Primero, indicó que ejecutivos de Ferroviaria Andina dijeron que el tren iba a traer desde Arica la “carga excedente” que había en ese puerto. Al respecto, aseguró que no hay ningún excedente, debido a que del 100% de camiones que retornan de Chile, sólo el 23% trae carga, mientras que el 77% restante lo hace sin carga; o sea, regresa vacío.

En este caso, explicó que los transportistas deben esperar entre dos a tres semanas en Arica para obtener carga para trasportarla hasta territorio boliviano, mientras que la mayoría prefiere retornar a Bolivia sin carga, por la demora.

El otro aspecto cuestionado por Borja es el “favoritismo” aduanero para la carga por tren, debido a que ésta llegó al país el viernes a las 18.00 y las autoridades de la Aduana de Bolivia dieron curso al trámite en forma inmediata.

En contraste, declaró Borja, un chofer cuando llega a las 17.00 al país, se encuentra con la Aduana cerrada y debe esperar hasta el día siguiente para iniciar un trámite que dura de dos a tres días. Con esas diferencias, el representante del transporte pesado internacional rechazó la reactivación del tren Arica-La Paz.

Para esta semana, el transporte pesado nacional e internacional tiene previsto sostener un ampliado para definir una posición conjunta respecto a la reactivación del transporte por tren.

Mientras tanto, en la ciudad de La Paz el sector del transporte pesado internacional protagonizó una nueva jornada de bloqueo de calles en el centro, en rechazo a la reactivación del traslado de carga en tren.

BD/JJC



Arte Expresis BD