Economía | 15/10/2020

Bolivia es el tercer país de la región con una caída estrepitosa del PIB de -11.11%

Bolivia es el tercer país de la región con una caída estrepitosa del PIB de -11.11%

Fuente: INE

Brújula Digital |15|10|20|

Al segundo trimestre de 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación acumulada de -11,11%, debido a los efectos relacionados a la emergencia sanitaria la COVID-19, que ubicó al país como el tercero en la región con una caída estrepitosa.

Sin embargo, dice un reporte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Índice Global de Actividad Económica (IGAE) a julio de 2020 muestra fuertes indicios de recuperación en la economía, en línea con lo proyectado por instituciones nacionales e internacionales para el PIB de esta gestión.

Explica que esta caída en la actividad económica es parte de un fenómeno global, dado que todas las economías del mundo sufrieron efectos negativos en sus niveles de producción por la pandemia.

Perú fue la economía que registra la mayor caída acumulada en la región, presentando una tasa negativa de 17,27%, seguido por Argentina (-12,55%), Bolivia (-11,11%), Colombia (-7,43%), Chile (-7,08%), Uruguay (-5,99%) y Brasil (-5,90%). Cabe destacar que los países que decrecieron a una tasa menor, presentaron cuarentenas menos rígidas que la aplicada en el país.

El reporte del INE señala que las necesarias medidas de confinamiento adoptadas para hacer frente al coronavirus y resguardar la salud de la población afectaron el normal desenvolvimiento de las actividades económicas, que tuvieron que paralizar o disminuir sus capacidades productivas.

De esta forma, continúa del documento del INE, actividades como la construcción y la minería se vieron particularmente afectadas. Por el contrario, los servicios de comunicación registraron un crecimiento debido al incremento en el uso de Internet doméstico con fines laborales y educativos.

Sin embargo, el IGAE —indicador que explica el comportamiento de la producción en el corto plazo— muestra indicios de la recuperación de la economía. En su variación acumulada, el IGAE muestra ya un cambio de tendencia luego de su nivel más bajo de -11,11% en junio (en línea con los datos del PIB al segundo trimestre del año) y alcanza un -10,48% en el mes de julio.

Por su parte, la variación del IGAE a similar período muestra una importante recuperación a partir de mayo, pasando de su punto más bajo en abril (-26,59%) a una tasa negativa de 6,75% en el mes de julio.

Esta es una recuperación que va en línea con la proyección del PIB para 2020 realizada por el Banco Central de Bolivia de -6,2% (en un rango entre -7,9% y -5,1%), así como por CEPAL (-5,2%) y el Banco Mundial (-7,3%). En este último caso, la cifra proyectada es mucho más optimista que la estimada para países como Argentina (-12,3%), Perú (-12,0%) y México (-10.0%), y cercana a la de otros países como Colombia (-7,2%) y Chile (-6,3%).

El reporte del INE señala que es importante mencionar que la crisis sanitaria y las consecuentes medidas de confinamiento, han impuesto desafíos importantes para la recolección de datos estadísticos. En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha realizado todos los esfuerzos para contrarrestar este impacto y mantener la calidad de los datos presentados.

En el primer trimestre de 2019, el PIB se había expandido 3,44%, en el segundo bajó a 3,13%, en el tercero 2,86% y el último cerró en 2,22%, tras la crisis política y social vivida en el país a finales de la gestión anterior.

El PIB registró un crecimiento de 2,22% en 2019 respecto al 2018. Las actividades económicas que aminoraron el crecimiento general del PIB 2019 fueron: Petróleo crudo y gas natural con una incidencia negativa de 0,53% en el crecimiento del PIB, consecuentemente una variación anual negativa de 10,31%. En el mismo sentido, minerales metálicos y no metálicos registró un aporte negativo de 0,1% y una variación anual negativa de 2,04%.