Sociedad | 02/10/2019

Padre confiesa que mató a su hija en Argentina y la enterró en el jardín

Padre confiesa que mató a su hija en Argentina y la enterró en el jardín

Ariana Palacios vivía en Hurlingham, Argentina. Foto: Clarín

Brújula Digital|02|10|19|

Un padre de familia de nacionalidad boliviana confesó a las autoridades judiciales argentinas que mató a su hija en agosto pasado, en Argentina, después de una supuesta discusión acalorada y luego la enterró en el jardín de su vivienda.

El hecho ocurrió en Hurlingham, Argentina. Ariana Palacios, que tenía 30 años, y el 28 de agosto perdió contacto con sus amigos y familiares a través de las redes sociales donde era muy activa, pues dejó de comunicarse con su entorno (amigos, colegas de trabajo y su novio) y denunciaron su desaparición ante las autoridades policiales.

Los médicos forenses de la Policía Científica de Morón, que realizaron el estudio, informaron al fiscal del caso, Walter Leguisamo, que la muchacha presentaba tres heridas punzocortantes en el sector izquierdo del cuello, donde además el asesino dejó clavada el arma homicida, una cuchilla de 20 centímetros de hoja.

Según los resultados preliminares de la autopsia, la causa de muerte fue esa puñalada que le cortó la arteria carótida y afectó también la laringe, mientras que las otras dos cuchilladas no fueron profundas, según reporte de medios argentinos.

El crimen de Ariana, madre de una niña de seis años, se esclareció el lunes al encontrar su cuerpo sepultado  en el jardín de su casa. Su padre, Willy Palacios de 64 años, de nacionalidad boliviana, empleado de una funeraria porteña y único detenido.

De acuerdo con los reportes publicados en las páginas web de los periódicos argentinos, las amigas y su novio, Adrián, desconfiaban de la actitud del padre de la joven, ya que cambió en varias oportunidades su versión sobre la ausencia de Ariana.

Adrián contó al canal argentino Crónica TV que quedó sorprendido cuando el ahora imputado, su suegro, le dijo que Ariana había decidido terminar su relación con él y “cambiar de aire, de trabajo” y que “iba a estar bien”.

El feminicida había confesado lo sucedido a su hijo, quien después denunció a la policía argentina que su padre le reveló que el 28 de agosto mató a su hermana. Los investigadores, con apoyo de un perro rastreador, fueron hasta la vivienda y a pocos metros del ingreso principal, en medio de unas plantas, desenterraron el cuerpo de Ariana, que aún tenía en el cuello el cuchillo con el que su padre le había quitado la vida.

El fiscal Walter Leguizamo fue el encargado de llevar adelante todas las diligencias del caso, por lo que ordenó la detención de Willy Palacios y no se descarta ampliar las pesquisas a otros cómplices.

Fuentes: Clarín y Crónica TV