BRUJULA DIGITAL 728x90 est
Política | 07/04/2021

Iturri, te salió el tiro por la culata. No podrás con la verdad

Iturri, te salió el tiro por la culata. No podrás con la verdad

Zulema Alanes/Cabildeo Digital |07|04|21|

Campaña de desprestigio

La campaña de desprestigio contra un grupo de periodistas terminó en una oleada de reacciones de respaldo a su trayectoria y en un repudio al Movimiento Al Socialismo (MAS) señalado como el responsable de difundir información falsa para inventar vínculos de la prensa independiente con el gobierno de Jeanine Añez. 

ATB y la agencia estatal de noticias ABI iniciaron la arremetida. Luego siguió la campaña de mensajes anónimos, al típico estilo de los guerreros digitales, que circuló profusamente por las redes sociales fotos y nombres de los periodistas acusados, sin pruebas, de haberse beneficiado con contratos bajo reserva durante el gobierno transitorio.

Les salió el tiro por la culata.  La campaña de desprestigio fue respondida enérgicamente por las y los periodistas aludidos y derivó en cientos de mensajes de adhesión y reconocimiento a su trayectoria, y referencias a la asfixia económica de los medios independientes y el favorecimiento de medios “paraestatales” con millonarios contratos condicionados durante el régimen de Evo Morales.

ATB y ABI, la punta de lanza del desprestigio

Todo empezó con una acción coordinada entre la red ATB y la Agencia ABI que difundieron un contrato de consultoría suscrito entre el Ministerio de la Presidencia y la periodista Nancy Vacaflor. El medio televisivo llegó al punto de asegurar que la periodista “vendió su conciencia” al gobierno de Jeanine Añez por un contrato de 30.000 bolivianos

Un día después, los “guerreros digitales” inundaron las redes sociales con mensajes, incluidos fotos y nombres de periodistas, que aseguraban “recibieron ‘contratos especiales’ durante el gobierno de Añez”.

La asociación entre ABI, un medio estatal, y ATB, una red privada, puso en cuestión la veracidad de lo difundido debido a la sospechosa coincidencia de los argumentos y contenidos y, muy pronto surgió el nombre de Jimmy Iturri como “el cerebro” detrás de la diatriba.

Iturri y Gabriela

No es la primera vez que Iturri difunde información por encargo. En 2017, como director de contenidos de ATB, difundió una entrevista a Gabriela Zapata, expareja de Evo Morales, que presentó como “exclusiva” y que luego se reveló que fue realizada por un periodista y camarógrafo de la estatal Bolivia TV. Ante la lluvia de críticas, Iturri dijo que compró “la entrevista” pero se negó a revelar quiénes le habían “vendido” el material amparándose en una “cláusula de confidencialidad” de la supuesta transacción.

“Jimmy, el consultor”

Bajo el título de “Jimmy, el consultor”, en su columna de la H Parlante, el periodista Rafael Archondo, apunta en la misma dirección. Asegura que “Con el retorno del MAS al gobierno, Iturri está de vuelta en las pantallas, reinstalado como duelo de ATB. Desde allí ha lanzado una campaña para acabar con sus rivales periodísticos. SU primera descarga fue contra Nancy Vacaflor, ex directora informativa de la Agencia de Noticias Fides (ANF), a quien ATB acusó de haber vendido su conciencia al gobierno de Añez. La prueba de ello no existe. Sin embargo, ATB exhibe un contrato de consultoría de principios del 2020, por el que Vacaflor cobró un solo salario por realizar una investigación para el Ministerio de la Presidencia, en ese entonces, a cargo de Yerko Núñez”.

Detalla la trayectoria de Iturri, desde sus inicios como militante trotskista hasta encumbrarse como propietario de la red televisiva, con dineros cuyo origen nunca explicó, y refiere que “Cuando Evo renunciaba a la presidencia en 2019, Iturri ya era el dueño de ATB. Se convertía en el primer empresario azul, del que se tiene certeza. Evo fue recibido en Buenos Aires por un equipo de comunicadores desterrados: Iván Canelas, gobernador renunciante de Cochabamba, la ex ministra Amanda Dávila, el hijo de Canelas, la ex viceministra Espinosa y también Iturri. En los meses del Murillato, Iturri escribió columnas en el diario K: Página 12 y coordinó la imagen pública de Morales. Fue asiduo visitante en la casa del ex presidente, hasta donde incluso llegaba para lavar su ropa”. 

Cuestiona la campaña contra Nancy Vacaflor por haber suscrito una consultoría y reclama que “Si ATB fuera rigurosa, hubiera señalado que Jaime Iturri, su propietario/director de contenidos, realizó una consultoría entre 2012 y 2013 para la cancillería. La evidencia es el libro "Quinua: una Respuesta al Hambre y al Cambio climático" (Estado Plurinacional de Bolivia, 2013). El prólogo del volumen fue escrito por Evo Morales Ayma”. 

Recuerda que “En ese tiempo, a diferencia de Nancy Vacaflor, Iturri ejercía como director de contenidos de ATB. Ni él ni Nancy cometieron un delito, aunque él duplicó sus labores y contravino la ética convencional del periodismo, que prohíbe percibir salario de tus fuentes. Por tanto, Jimmy, el consultor, está impedido de quejarse sobre ciertas conductas asumidas por él mismo durante el largo gobierno de Evo Morales”.

Falta saber cuánto cobró Iturri por su consultoría sobre la quinua. El mexicano de Neurona, vinculado a los españoles de PODEMOS, cobró 1,8 millones de dólares, según confirmó el BCB. Y el “documental” encargado por JR Quintana sobre el “Cartel de la mentira” le costó al TGN 50 mil dólares. 

“Periodista sicarios” y contratos millonarios

La respuesta a la campaña de desprestigio no se dejó esperar. Nancy Vacaflor respondió de inmediato y aseguró que “El objetivo de los ‘periodista sicarios’ es defenestrar mi imagen y buscar acallarme por mi posición crítica” y, luego de aclarar las condiciones del contrato de consultoría que firmó durante el gobierno de Añez, dejó en claro que “No vendo ni venderé mi conciencia ni por 30.000 bolivianos ni por 107 millones de bolivianos que los ejecutivos de ATB recibieron del gobierno de Evo Morales, en sólo tres años (2017-2019)”.

En efecto, ATB es el canal de televisión privado que más recursos recibió del Estado por contratos para promover la imagen de Evo Morales y su gestión de gobierno.

El gobierno del MAS pagó a ATB un total de 107 millones de bolivianos por pautas publicitarias en las gestiones 2017, 2018 y 2019.  Fue el medio más favorecido luego del canal estatal Bolivia TV que recibió 111,2 millones de bolivianos.

En mayo de 2020, la entonces ministra de Comunicación, Isabel Fernández, reveló que, en nueve años de gobierno de Morales, entre 2011 y 2019, el gasto destinado a publicidad ascendió a 1.718 millones de bolivianos.

La publicidad en televisión representó el mayor gasto durante ese periodo. Bolivia TV, ATB, PAT, Red Uno, Bolivisión, Abya Yala, RTP, Cadena A y Gigavisión fueron los nueve canales que en los tres últimos años del gobierno de Evo Morales recibieron 611,2 millones de bolivianos por publicidad. 

Nada que ocultar, mucho que denunciar

Las reacciones de las y los periodistas aludidos, fue inmediata y contundente. Escribieron mensajes en sus redes sociales y dejaron en claro que no hay nada que ocultar porque nunca firmaron contratos con el gobierno transitorio y atribuyeron “la guerra sucia” a los “sicarios digitales del MAS”.

El periodista Andrés Gómez alertó que “Unos ‘hermanos’ azul viscosos están diciendo que el gobierno constitucional transitorio me dio ‘contratos especiales’. ¡Qué raro! Hasta ahora no me llegó un centavo; ¿o el dinero se habrá quedado en algún bolsillo masista y está siendo usado para la mentira llamada golpe?”.

Mery Vaca, subdirectora de Página Siete, escribió que “Los sicarios digitales del MAS, que están pagados con nuestros impuestos, dicen que hemos recibido contratos del gobierno transitorio, en una desesperada guerra sucia que busca denostar a los periodistas independientes. En mi caso, no recibí ningún contrato y, por tanto, tampoco recibí ni un centavo”.

La periodista y exdirectora de noticias de ATB, Thania Sandoval, denunció que “Los cobardes acusan y se ocultan en el anonimato, pretenden sembrar dudas, sin mostrar pruebas, Debes saber que la credibilidad es un bien intangible que se construye en años y que no se desmorona con campañas de desprestigios de un puñado de incógnitos dedicados a diseñar bajezas. En todos mis años de ejercicio periodístico no había visto tanta desfachatez”.

“Esto es totalmente falso, yo no he recibido ni un peso de ningún gobierno. El MAS está en campaña desesperada por cambiar la historia, quiere que creamos que Evo Morales fugó del país por un ‘golpe de Estado’, pero lo hizo en realidad ante el miedo que le produjo la protesta popular. Para que su falsa teoría se concrete, debe lanzarse contra varios sectores, entre ellos los periodistas. Esta es una vileza más de un partido que ha lanzado ya demasiadas de ellas. En menos cinco meses de gestión, el gobierno del presidente Luis Arce ha caído incluso más bajo que ya bajo gobierno de Morales”, aseguró Raúl Peñaranda, director de Brújula Digital.

Juan Carlos Arana, de Post Data, manifestó que “la infamia no tiene límites a quienes gastaron millones en medios afines, hoy hablan de favorecimientos sin ningún documento o fuente, una más de la infamia a la que nos tiene acostumbrados”.

A las reacciones, se sumó la condena de las organizaciones de prensa –ANP, ANPB y APLP– rechazaron la campaña de desprestigio y denunciaron que al amparo del anonimato y con información falsa se intenta “silenciar las voces de periodistas”.





Arte Expresis BD