SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
08/10/2023
Raíces y antenas

Liberemos la esperanza de la cárcel del populismo

Gonzalo Chávez
Gonzalo Chávez

La coyuntura está al rojo vivo. Junto al deterioro económico del país, asistimos, a pasos agigantados, a la decadencia moral y política del proyecto político que viene gobernando Bolivia hace casi 18 años. En los últimos meses vemos como las nuevas elites políticas y económicas y sus liderazgos se han enfrascado en una sórdida pelea por el poder. Pero a pesar de los afilados dardos que se lanzan y los improperios que se disparan, no dejan de llamarse “hermanos” y “compañeros”.

Aquellos que se consideraban “la reserva moral de la humanidad”, aquellos que se creían la semilla del hombre y la mujer nuevos, aquellos predestinados a hacer la revolución, aquellos fundadores del Estado Plurinacional, ahora no se bajan de “traidores”, “narcotraficantes”, “corruptos”, “oportunistas”, “abusivos”, “autoritarios”, “neoliberales” y otros epítetos y piropos, que un domingo de sol como el de hoy no me permiten reproducir sin abochornar el día. El espectáculo chabacano de dimes y diretes los retrata de cuerpo entero. Es el eterno retorno al caudillismo, a la manipulación de las emociones y la cooptación de ciertos grupos de la sociedad. Es el viejo populismo desplegando sus alas, creando enemigos internos y externos.

En cuanto eso sucede, el país languidece: no hay dólares, gas, agua, salud, democracia, empleo de calidad, acceso al mar, seguridad, justicia, en suma, no hay futuro.

Entre tanto, la mayoría de la población boliviana asiste atónita, asqueada e impotente a la tragicomedia de la disputa del poder. Los poderosos muestran que están dispuestos a todo: mentir, usar y abusar del sistema de justicia, intrigar a mansalva, manipular datos, atacar a periodistas, desprestigiar a sus exhermanos, perseguir a sus enemigos, calumniar sin pudor al oponente, por supuesto todo a nombre del pueblo que pretenden representar. Frente al juego de tronos criollo, la gente, especialmente la más joven, no le queda más remedio que decir: “huácala”, en medio de arcadas biliosas.

El espectáculo que brinda el populismo nacional se asemeja a un culebrón mexicano en el que una pareja absolutamente tóxica y enferma de poder decide separarse y ventilar sus miserias y odios más profundos. Como no podía faltar, en este teatro de los errores y horrores, están diferentes corifeos, académicos chantas, fanáticos de poca monta, mercenarios digitales, los maestros del sofisma y comisarios políticos disfrazados de periodistas que subliman la mala leche, la maldad, la intriga, la canallada y la presentan como acciones tácticas a ser admiradas, como pruebas de un maquiavelismo local, que hay que admirar. Las vulgares gambetas del poder se convierten en acciones estratégicas envolventes de los nuevos genios de la política. Los intelectuales orgánicos del régimen, desde fuera y dentro del poder, arropan la arrogancia, amenizan las diatribas y las hacen ver como acciones inteligentes. “Nada por aquí, nada por allá. Por favor, no me pise la viborita. ¿No ve que es de plástico?”. Reaparecen los encantadores de feria.

La pantomima del poder en la republiqueta del Chapare adquiere rasgos de burlesco costumbrista, de donde se alimenta la metafísica popular: la autoexpulsión de los desviados. La mamocracia autofesteja. La canallocracia autogoza con la viveza criolla. Los hermanos y compañeros se autogasifican. Desde la comarca del azul intenso y azul descolorido la sociedad es vista como un gran racimo de mamaderas. A disfrutar dicen los mamones.

En estos días de furia se ultraja a mansalva conceptos tan nobles como “hermano” o “compañero” que, entre la gente de bien, significa amor, fraternidad, solidaridad, lealtad, camaradería. Ahora, en el lodo del poder, son solo muletillas para denostar al cómplice, denunciar al examiguete de la piñata de Estado. Abel y Caín son dos guagüitas de pecho frente a los lobos de la revolución.

Desde las graderías del pragmatismo aparece viene el relato de que la política en Bolivia siempre fue así. Nada nuevo bajo el Sol. Frente a este panorama, prefiero pecar de ingenuo que de cínico y lo digo, con toda claridad: la mayoría de los bolivianos no somos así. Esta es la nueva mamocracia. La mayoría es gente que trabaja duro, cuida de los hijos, estudia, produce, construye y cuando llama “hermano” a otro ciudadano, lo siente en el fondo de su corazón.

En suma, en el lado de decencia, la ética y la democracia, la mayoría de las personas miran con miedo y estupor el final que tendrá este carnaval adelantado. “Mi cabildo es mejor que tu congreso”. “Yo soy el único caudillo, tu eres cajero neoliberal”.

Es muy difícil tener esperanza en el futuro del país cuando uno asiste al espectáculo de los egos de los salvadores, el destile a raudales del veneno de las acusaciones y contraacusaciones y las acciones prepotentes de una lado y otro. El populismo ha encarcelado la esperanza.

Salir de este encierro requiere un gran esfuerzo colectivo para ver más allá de las bajas pasiones y la desencarnada lucha por el poder, requiere decir un basta al manoseo impúdico de la gente humilde, implica 1) liberar a la política de los angurrientos del poder; 2) recuperar la acción colectiva en su dimensión de diálogo y ética; 3) impulsar la confrontación democrática de posiciones y 4) abrir la posibilidad de pactos, que nos hagan sentir, que es posible tener futuro

La recuperación de la ética es un paso fundamental para el cambio del modelo económico y político. Se debe recuperar la acción colectiva no para destruir al otro o autobloquearse, no para imponer una idea, no para eliminar al contrincante, sino para construir una misión país desde la base de la sociedad. La familia, la ciudadanía, las empresas, las instituciones, las agrupaciones ciudadanas, los movimientos sindicales deben ser liberados de la lógica populista, que organiza la política desde las prebendas políticas y económicas.

Que a pesar de todo, a pesar de ustedes, como dice la música de Chico Buarque “Amanha vai ser outro día” (mañana va ser otro día). Sera el día de perder el miedo a ser libre y feliz y recuperar la esperanza y la política como instrumento de la fraternidad y no del odio. 



GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado