Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
04/09/2021
Articulista Invitado

La “verdad” del poder y el rol de la prensa

Hernán Cabrera
Hernán Cabrera

El 20 de marzo de 2003, la CNN tuvo el privilegio de transmitir en vivo y directo el lanzamiento de los misiles desde un crucero estadounidense, rumbo a las bases militares de Irak. “Nuevo Amanecer”, fue el operativo realizado bajo el argumento de aniquilar las armas de destrucción masiva que estaban en poder de Saddam Hussein.

La CNN alzó vuelo y se constituyó en el órgano del poder. En el vocero oficial del gobierno de George Bush.  Tenía las exclusividades de las declaraciones, de los operativos paralelos, de los muertos y heridos.

De esta guerra-invasión contra Irak, lo dijeron en su momento y se ratificó luego, que la “primera víctima fue la verdad”. Porque la verdad duele y nunca los gobiernos de EEUU pudieron comprobar la mentira que le vendieron a sus aliados. Por ello, los medios de comunicación se alinearon contra esa mentira y contra esa verdad. Pero la CNN creció y se hizo poderosa a nivel mundial. Nunca hubo arsenales o fábricas de armas de destrucción masiva.

La verdad de Bush fue un gran engaño y una masacre.

Y siempre la verdad de los hechos es una de las principales afectadas en todo conflicto bélico, guerra civil, revueltas sociales, etc. En Bolivia se está dando esta batalla implacable, en la que los medios de comunicación y el poder son los protagonistas.

Periodismo vs relaciones públicas para el poder. Prensa vs vocería política. Periodistas vs comunicadores portavoces gubernamentales. Noticias vs manipulaciones. Hechos vs narrativas fantasiosas. Medios paraestatales vs medios privados.

Podemos acudir a varios autores, a insignes periodistas citándoles para sostener aun más los argumentos de este artículo, pero creo que la realidad es más poderosa que las teorizaciones o los buenos deseos de quienes hicieron del periodismo un instrumento de vida y de lucha contra el poder, y siempre reflejaron las historias, los dramas y las injusticias del ser humano.

En Bolivia, los medios de prensa están partidos en dos grandes mitades, porque el poder entendió y asumió la enorme importancia de la información, porque además de que es poder, es vida, se hizo imprescindible en nuestras vidas y en nuestras acciones, y por ello desplegó una estrategia para fortalecer los medios del Estado y cooptar otros medios privados, harto conocido a estas alturas del 2021.

Precisamente, cuando se logró instalar en el imaginario colectivo las dos narrativas: golpe de Estado y fraude electoral, un grupo de periodistas, sin investigar y solo obedeciendo dictados del poder, dan por hecho el golpe de Estado, ni siquiera dicen el supuesto golpe. Es así que en sus páginas, en sus espacios de Tv o de radio, se dedican a confundir y mezclar la información con la opinión. Asumen posición, están en su derecho de hacerlo, pero dejan de ser periodistas. Se convierten en voceros de los caprichos del poder de turno. “Este oficio no es para cínicos”, decía Kapuscinski.

Incluso, los ministros del poder, atacan, se molestan y acusan a los otros medios y periodistas de mentir, de no decir la verdad, de estar trabajando con la oposición, es como si hubiera los medios que dicen la verdad (los que están con el poder) y los medios de prensa que vienen mintiendo (los que tratan de hacer su trabajo de forma objetiva).

“Tomamos las palabras de la ANP; Página Siete, EL DEBER y Los Tiempos tienen que hacer un ejercicio independiente con todas las garantías de libertad de expresión, pero también de manera responsable”, señaló Lima, el ministro de Justicia. Luego estuvo el procurador general, el canciller bajo la misma tónica: ahora los que mienten o los que hacen oposición son algunos medios de comunicación. Es la otra batalla contra la verdad.

La verdad se ha constituido en la principal víctima de los hechos de octubre, noviembre de 2019, la misma que tiene sus elementos contundentes, es decir los hechos fueron de esa magnitud, tal como lo relataron los periodistas y lo registró la historia.

El poder se encargó de armar otra narrativa, a la que los periodistas de ese poder, le vienen dando alas y reforzando.

Además, a lo largo de la historia de la humanidad, nunca se impuso o triunfaron las injusticias, las mentiras, el engaño.

La verdad siempre encuentra un resquicio para alumbrar. 

Hernán Cabrera es periodista y Lic. en Filosofía



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
23_brujula-ea-toyo
23_brujula-ea-toyo
variacion-1
variacion-1