04/10/2019
Informe Especial

Acarreando gente para el fraude

Amalia Pando
Amalia Pando
El crecimiento de la población electoral es absolutamente sospechoso. Entre el 2016 –cuando se realizó el referendo que le dijo No a la reelección de Evo Morales– hay un crecimiento del 12,5% de incremento del padrón electoral. Ello significa el incremento de 800.000 nuevas personas o nuevos registros.Aún más llamativo el crecimiento de una elección nacional a otra. Entre 2014 y este año el crecimiento es de un millón de personas, ello significa un aumento del 17,7%. Esta cifra es sorprendente porque la población de Bolivia crece al 2,4% y no más del 10%. El crecimiento del padrón electoral en el exterior es aún más llamativo; entre 2014 y este año creció en un 25%.

¿Esto se puede justificar? ¿Será que tantos bolivianos salieron al exterior y se registraron como dijo el Gobierno? El analista Carlos Börth puso la lupa en los registros de circunscripción por circunscripción y encontró que en municipios de Achocalla el crecimiento es exorbitante, con un 43% de incremento del padrón electoral. En Concepción –Santa Cruz– el número de registros creció en un 33%.

¿De dónde salen tantas personas? Tampoco existen municipios en los que el padrón baja. Esta es una alerta de la esencia del fraude electoral.

El gobierno requiere de un 6% para cometer un fraude electoral porque este enorme crecimiento se produce en municipios rurales. Ello es contrario a lo que sucede en el país donde son las ciudades las que registran el incremento de población. Entonces, hay una doble inscripción.

¿Qué necesita Evo Morales para ganar en la primera vuelta? Morales necesita llegar al 41% y distanciarse de Carlos Mesa con una diferencia del 10%. Pero en las encuestas está bordeando el 35% y para cumplir con la norma necesita llegar al 41% con fraude, eso significa crecer un 6%, es decir 400.000 votos fraudulentos.

Lo primero, el oficialismo debe bajar la votación de Mesa. Lo hacen a través de las encuestas. Oscar Ortiz y el coreano Chi deben subir para bajar la votación a Mesa. Pero sólo eso no garantiza el triunfo de Morales y para ello necesitan hacer fraude. Eso quedó en evidencia en Riberalta cuando una vecina y dirigente de los Demócratas demostró que el Sereci estaba registrando votantes para que votaran en un municipio de Pando.

Esto ocurrió en julio, la notaria no fue detenida y se demostró que tiene una relación personal con el gobernador de Pando, que es masista; el TSE se lavó las manos, el Sereci también y terminó en manos de la Fiscalía, donde la denuncia duerme, pese a que fueron hallados infraganti. No sólo en Gonzalo Moreno es el fraude organizado por el alcalde Ariel Limpias, sino en otros municipios.

Estos hechos demostraron cuál va a ser la forma de operar. En comunidades vecinas están moviendo a masistas y los registran en dos municipios para una doble votación. Por ello existe un incremento del padrón electoral.

Cuando vayan a votar estará el registro de esta persona y los que dirigen la votación podrán aceptar la votación y podrán votar de nuevo. Por ejemplo, pueden votar en El Alto y luego en Achocalla y con este mecanismo el partido de gobierno espera tener 400.000 votos para hacerse elegir de manera delictuosa.

Será una lucha porque 10, 20 ó 30 nuevos inscritos querrán votar doblemente. La gente debe estar pendiente en verificar si tienen residuos de tinta en su dedo para evitar la segunda votación. Hay otros mecanismos de fraude como el volteo de resultados que ejecutan los presidentes de mesa y del MAS. Al llenar los resultados del acta suben los votos del MAS y bajan al ganador, es decir se voltea la papeleta.

La notaria que, también será del MAS, puede voltear los resultados, y esa acta es entregada a la Corte Nacional Electoral. También se voltean los datos en la transcripción de los mismos. Tenemos, entonces, un árbitro vendido, parcializado y que sin duda deberá ser procesado.

Uno de los mecanismos para luchar contra el fraude era Jubileo y la UMSA. El TSE no dejó difundir el resultado de la encuesta que es la menos favorable a Evo Morales. La censuraron y eso es lo que pretenden hacer el día de las elecciones.

Tiene que haber una instancia imparcial, que es Jubileo y la UMSA, que haga un conteo rápido y esa misma noche sepamos quién ganó, si Evo Morales o Carlos Mesa; pero si el TSE pretende darle la victoria a Morales producto de un fraude electoral, la población no va a reconocer ese triunfo, será un Presidente de facto como lo es Nicolás Maduro en Venezuela, y habrá movilizaciones para exigir el respeto al voto popular. Además, se pedirá a la comunidad internacional que desconozca al próximo Gobierno.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet