25/06/2020
Articulista Invitada

"Vuélvase mañana": Según la CNS, la pandemia puede esperar

Beatriz Cahuasa
Beatriz Cahuasa

“Vuélvase mañana, desde la una de la madrugada se hace fila”, es la respuesta que recibí tras ocho horas de espera, con el riesgo de contagio. Hay hacinamiento de personas desesperadas por afiliarse o afiliar a un familiar en tiempos de coronavirus. Esa realidad se vive en el único punto establecido por la Caja Nacional de Salud (CNS) –en La Paz y El Alto– para realizar el trámite.

En junio de 2019, la institución encargada de la gestión, aplicación y ejecución del régimen de Seguridad Social a Corto Plazo (enfermedad, maternidad y riesgos profesionales) registró 2.818 afiliaciones y en lo que va de junio de 2020 la cifra es cinco veces mayor, con 13.955 trámites.

Para el Dr. Tulio Tórrez, jefe de afiliación Regional La Paz de la CNS, la gran concentración de personas en la institución responde a la necesidad desesperada de obtener el seguro de atención médica ante la eventualidad de necesitar atención ante la pandemia que con mayor fuerza se propaga en Bolivia y despierta el temor en la población.

"¡Respeten la fila coladores!", se escucha constantemente entre quienes se desesperan por las horas interminables de fila en medio del intenso frío en la sombra y el sol que quema en época de invierno en la altitud paceña. A ello se suma quienes hacen cola sufren el tráfico intenso de vehículos y personas y a los comerciantes ambulantes de alimentos, barbijos y atomizadores con, dizque, “alcohol puro”. La cola se extiende por varias cuadras.

"Señor, ¿sabe usted que no puede tener contacto con la gente?”, pregunta una persona al funcionario que toma de la mano a todos los interesados para escribirles en la palma el número en el que serán atendidos “para evitar que ingrese alguien que no madrugó”.

Ante los gritos de los ciudadanos tras varias horas en el lugar, los funcionarios exigían que todos recibirán “con agradecimiento” el registro, sin importar que podríamos ser contagiados.

“Se manejan alrededor de 700 personas por día (..) no es parte de las funciones del servidor público salir a ordenarlos. Yo quisiera aprovechar el medio de comunicación para pedir a la población que sea consciente, que guarden distancia, es difícil salir y pedir...” dice Torrez en una entrevista.

El llanto desesperado de un recién nacido motivó a su madre a darle pecho para saciar el hambre de la wawa. Lo hace mientras degustaba de unos snacks populares que Dora vende sin ninguna medida de bioseguridad.

Se escucha toser intensamente a alguien que tenía el rostro completamente cubierto y el tumulto empezó a dispersarse, llegaba con un documento del SEDES. Sigilosamente lo mandan a la acera del frente, también agolpada de personas. Personal identificado de la institución se acerca para tomar sus papeles mientras espera. El lugar está empapelado de las listas de requisitos necesarios para contar con los servicios.

La CNS, que dice ser “líder nacional en la provisión de servicios integrales de salud, con oportunidad, calidad y calidez”, tras cuatro meses de la declaración de emergencia de salud en el país por el coronavirus, finalmente anuncia que descentralizará los servicios de afiliación para El Alto con la apertura de una oficina de registro “adecuadamente espaciada” en el Hospital Santiago II. También promete que se harán citas en línea y afiliación masiva por institución o empresa, todo para los próximos días.

Mi odisea por hacer el trámite tendrá que esperar al cumplimiento de esos anuncios para evitar un posible contagio. Muchos recién valoramos la importancia de contar con un seguro de atención médica cuando las noticias nos muestren imágenes de colapso del sistema de salud.

Beatriz Cahuasa es periodista y ciudadana en espera de afiliarse a la CNS.