Mundo | 09/10/2019

En Ecuador rige toque queda nocturno parcial y la ONU e Iglesia quieren mediar en crisis social

En Ecuador rige toque queda nocturno parcial y la ONU e Iglesia quieren  mediar en crisis social

Indígenas tiene previsto convulsionar el miércoles en Quito contra el alza de carburantes. Foto: El Comercio

Agencias|09|10|19|

Ecuador está movilizado hace una semana desde que el gobierno de Lenín Moreno eliminó los subsidios a los hidrocarburos y aumentó hasta 123% el precio de los combustibles. El martes, Moreno decretó toque de queda parcial, entre las 20:00 y las 05:00, en zonas estratégicas. Ante el ambiente convulsionado, la ONU y la Iglesia Católica se ofrecieron para mediar en el conflicto.

El estado de excepción se dio luego de que manifestantes asaltaran el Parlamento, en vísperas de una gran movilización indígena en Quito, de donde Moreno trasladó eventualmente la administración del Ejecutivo a la población costeña de Guayaquil.

“Estamos en ese marco aceptando la mediación de Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal (Ecuatoriana), que están trabajando ya en este momento en esos acercamientos”, con dirigentes de los manifestantes, informó el martes la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo.

Moreno oficializó el traslado de la sede de Gobierno a Guayaquil, a través del Decreto 888; en el documento, el Gobierno también establece una limitación del derecho a la libertad de tránsito y movilidad en todo el territorio nacional en zonas estratégicas, entre las 20:00 y las 05:00, de lunes a domingo.

Precisa que esta restricción se aplicará en las áreas aledañas a edificaciones e instalaciones estratégicas tales como edificios donde funcionan las sedes de las Funciones del Estado y otras que defina el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, mientras dure el estado de excepción, según las necesidades establecidas por el Ministerio de Gobierno y la Policía Nacional, para mantener el orden público interno, pudiendo, de ser el caso, establecerse salvoconductos y similares.

Romo dijo que el Gobierno se muestra abierto al diálogo mientras que la dirigencia de los indígenas aceptaría hacerlo solo tras la movilización del miércoles. “Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal han trabajado todo el día para lograr unos primeros acercamientos de las posturas del gobierno y de las organizaciones indígenas”, dijo Romo.

“Estamos comprometidos con un proceso de diálogo con aquellos con quienes existen diferencias de criterio, diferencias políticas, haciendo siempre un llamado a ser respetuosos de la paz”, añadió.

Custodia del Parlamento

Las fuerzas de seguridad desalojaron a las personas que ingresaron, por breve lapso, al edificio desocupado de diputados en la militarizada capital ecuatoriana. Los parlamentarios habían suspendido más temprano sus actividades.

Militares y policías repelieron con gases lacrimógenos a los manifestantes que con la cara cubierta intentaron, por segundo día, ocupar la sede del Congreso unicameral. Sobre la vía ardían árboles caídos y las humaredas eran visibles a distancia.

El contralor subrogante del Estado, Pablo Celi, subrayó la necesidad de diferenciar entre “el reclamo pacífico, legítimo y garantizado por el mandato constitucional y el orden legal, de las acciones conspirativas que pretenden instaurar un ambiente de caos en el país”.

Las protestas que estallaron hace una semana por el fin de los subsidios y la consecuente alza de combustibles -pactado con el FMI- desataron más caos y golpean sensiblemente la producción petrolera debido a la toma violenta de pozos en la Amazonía.

Como consecuencia de los hechos de violencia, Moreno abandonó el lunes de manera inesperada la sede presidencial, el Palacio de Carondelet, en el casco histórico de Quito, para viajar a Guayaquil, donde ha establecido el gobierno de manera provisional a la luz de la situación de seguridad que se vive en el país.