Adaptación-1000x155 (1)
Adaptación-1000x155 (1)
Bruějula Digital 1000px x 155px
Bruějula Digital 1000px x 155px
Economía | 09/05/2024

|OPINIÓN|Los pagos por QR, modernidad e inclusión financiera|Fernando Durán|

|OPINIÓN|Los pagos por QR, modernidad e inclusión financiera|Fernando Durán|

El uso del código QR se ha incrementado notablemente en los últimos años a nivel mundial.

Brújula Digital|09|05|24|

Fernando Durán Valenzuela

Hoy en día es común recibir o enviar un “código QR” (del inglés Quick Response code) a los chats o grupos de WhatsApp para realizar pagos o cobros de dinero; asimismo, lo es tener aplicaciones de banca por internet instaladas en los teléfonos celulares para efectuar transacciones financieras mediante QR.

El uso de este código se ha incrementado notablemente en los últimos años a nivel mundial. Inicialmente, su objetivo de creación fue para mejorar el control de inventarios industriales, luego, fue utilizado para la realización de transacciones financieras a través del uso de nuevas tecnologías relacionadas al pago de servicios.

En América Latina, Bolivia fue el primer país en utilizar el QR como forma de pago moderno. Su implementación en nuestro país se remonta a mayo de 2019.

Su origen

El código QR fue creado con fines industriales en Japón en el año 1994 por el ingeniero japonés Masahiro Hara (técnico de la compañía japonesa “Denso Wave”, principal autopartista de dicho país) y se lo usaba para hacer el control de inventarios y el seguimiento de fabricación de vehículos a lo largo de su proceso.

En lo que respecta a las transacciones financieras, el uso de QR apareció primero en China en 2014, mediante la implementación del sistema “self-service, con lectores QR”. A partir de entonces, los sistemas de pago con código QR se extendieron por todo el mundo.

Su expansión se debió también a que los pagos con QR son fáciles e inmediatos de realizar, siendo necesario sólo un celular, con acceso a internet y no así un punto de venta especializado o hardware para empezar a procesar transacciones digitales. Por otra parte, por la facilidad de acceso de las aplicaciones de pago o cobro por QR ofrecidas por las Entidades de Intermediación Financieras (EIF), como parte de la llamada banca por internet.

Su funcionamiento

Los QR son un tipo de códigos de dos dimensiones utilizados para almacenar información o acceder directamente a ella.

Su principal característica es que cuenta con un patrón de cuadros blancos y negros dentro de un “recuadro”, el cual permite que los dispositivos, como los smartphones, puedan leerlos y convertirlos en información útil, en tiempo real; asimismo, la información es direccionada de forma inmediata, según corresponda, a una aplicación en Internet, un mapa de localización, correo electrónico, página web o perfil en una red social.

Existen códigos QR estáticos y dinámicos. La característica de los estáticos es que el URL del sitio web de destino se incrusta en el propio código QR sin posibilidad de edición (ejemplo: pago de productos con precios fijos en supermercados). En contraposición, los QR dinámicos son aquellos que “se pueden editar” de acuerdo a la necesidad del vendedor o comprador.

Bolivia, pionera en América Latina con el uso de QR para la realización de transacciones financieras

En América Latina, Bolivia fue el primer país en utilizar el QR como forma de pago moderno. Su implementación se remonta a mayo de 2019 como resultado del trabajo conjunto entre el Banco Central de Bolivia (BCB), la Administradora de Cámaras de Compensación y Liquidación SA (ACCL), la Asociación de Bancos de Bolivia (ASOBAN) y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

Desde entonces, los montos de transacción a través de la utilización de códigos QR crecieron de manera exponencial. Al respecto, en la gestión 2019, el monto de transacciones efectuadas a través de este medio de pago llegó a un millón de dólares; en 2020, a 36 millones; en 2021 a 459 millones; en 2022 a 2.757 millones y en 2023, a 9.201 millones de dólares.

Si la tendencia continúa así, para finales de 2024, el monto de transacciones podría superar, sin mayores dificultades, los 15.000 millones de dólares.

Cabe señalar que el incremento del monto de transacciones por QR también se debió a una mayor cobertura en el servicio de pago por este medio por parte de las EIF, considerando que en sus inicios (2019) este tipo de pago era ofrecido por 16 entidades y a diciembre de 2023, por 39.

Cuidados en su uso

Si bien la realización de pagos a través de códigos QR traen consigo muchas ventajas a vendedores y compradores, es necesario considerar algunas recomendaciones importantes.

•  Para efectuar pagos, la lectura del QR de depósito de dinero debe ser realizada siempre desde la “aplicación móvil” de su EIF de preferencia; no desde la cámara del celular, a objeto de evitar que la “lectura efectuada” lo direccione a sitios web peligrosos y/o de posibles estafas.

•  Asegúrese que el destinatario de la transacción final y el monto “pactado” sean los correctos.

•  Una vez efectuado el pago, envíe al destinatario una fotografía de la transacción realizada. Le podría servir, más adelante, como respaldo (ante cualquier observación).

•  Revise en sus extractos de cuenta bancaria los pagos efectuados por QR y considere en su revisión la fecha y hora de las transacciones efectuadas.

•  Asimismo, cuide sus claves de acceso y números PIN de sus diferentes cuentas.

En conclusión, el uso de pagos por QR ha fomentado la inclusión financiera, ha acelerado el comercio y fomentado la competitividad en los mercados; su acceso, de bajo costo y sin necesidad de contacto físico, ha coadyuvado al incremento de las transacciones interbancarias, lo cual, ha sido bueno para el sistema financiero en su conjunto.

Fernando Durán es economista.



FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


Banner BD 160724
Banner BD 160724
bk-cuadrado
bk-cuadrado