BRUJULA DIGITAL 728x90 est
Cultura | 24/04/2021

Nomadland, joya del cine independiente

Nomadland, joya del cine independiente

Brújula Digital |24|04|21|

Luis Antonio Serrano

Volví al cine después de largo tiempo, buscando una película que me permitiera celebrar el rencuentro con la pantalla grande. Elegí bien a Nomadland, un verdadero poema en lenguaje audiovisual.

De nuevo sentado en una de las primeras filas de una sala casi vacía, mi visión cubre cómoda el espacio completo de la proyección. Y el filme inicia con la referencia al cierre de una fábrica por sus bajas ventas el año 2008 en Nevada, Estados Unidos. Será esa situación la que impulse a Fern a convertir su Furgoneta en una casa rodante y sumarse a un grupo de nómadas, en su mayoría sexagenarios como ella, o mayores.

Nomadland es casi tan simple como contar un fragmento de la vida de una persona común, Fern; pero hay mucho arte en medio para que no sólo sea una joya del cine independiente, además de una historia muy estadounidense, sino una película digna de los premios que viene cosechando e ideal para el goce de cualquier cinéfilo alrededor del mundo.

¿Qué la destaca, pues? Primero, la soberbia actuación de Frances McDormand en el rol estelar de la viuda Fern, que busca un nuevo sentido a su vida. ¡Vaya personaje tan bien construido! Es un ser humano de personalidad completa, que es seria como divertida, y que sufre y se libera. Una mujer de más de 60 años con deseos de vivir y de poder superar las dificultades que ser nómada implica.

Segundo, junto a la de McDormand las demás actuaciones rayan en similar nivel, incluso las de los “actores naturales” que se interpretan a sí mismos y que aportan con una importante cuota de realismo al filme.

Tercero, justamente ese guiño que la joven directora Chloé Zhao (gran candidata al Oscar a mejor dirección) hace a las técnicas del documental, logra que quede claro que ésta no es una historia que conduce a un desenlace. Sólo cuenta un momento, tan breve como extenso, en la vida de Fern y de quienes están en marcha, igual que ella.

Cuarto, es un filme sobre el temido último tramo de la vida. En países como Estados Unidos es una alternativa vivir en comunidad y huir así de la soledad.

Quinto, la espléndida fotografía de esta película, que retrata también el espíritu de los personajes y no sólo los de parajes solitarios. También están aquellas tomas cuando el sol está en el horizonte y la cámara sigue la acción a contraluz al interior del campamento de las casas rodantes.

Y sexto, también la música hace parte armoniosa del conjunto de la obra, hay interpretaciones magníficas de temas blues o country, pero me quedo con los solos de piano que refuerzan las tonalidades sobre las que se ha construido la película.

Estos filmes no están muchos días vigentes en cartelera, por eso es menester verlas a tiempo. Si se sumaran nuevos espectadores por filmes de calidad, podría crecer el interés de los distribuidores por programar cine alternativo.





Arte Expresis BD