15/11/2018
Informe Especial

Lo que no investigó el MAS en el caso Lava Jato

Amalia Pando
Amalia Pando
La carretera Roboré-El Carmen es la ruta que está marcando una gran polémica entre Evo Morales y Carlos Mesa; y sirve de pretexto para acusar y posiblemente inhabilitar a Mesa como candidato de oposición.
Ese tramo fue contratado por Carlos Mesa; luego Rodríguez Veltzé modificó los contratos y Evo Morales ejecutó las obras. Se hablan de sobornos que fueron desembolsados en 2008, en el Gobierno de Morales.

Resulta que en los contratos firmados por Mesa y Veltzé con la empresa Camargo Correa debía realizar el pavimento de 140 kilómetros que incluían los puentes. Pero resulta que, en la gestión de Morales, que ejecuta la construcción, la Camargo Correa aparece –sin un decreto– libre de esa responsabilidad. Es decir, que no construye los puentes y se le paga de manera oculta porque la prensa no se dio cuenta del detalle.

Los 15 puentes fueron adjudicados a una empresa italiana que también se hizo cargo de la construcción de un tramo llamado El Quinto-San José. Esos puentes debían haberlos hecho la Camargo Correa y seguro hubo un acuerdo bajo cuerda para que esta empresa no hiciera los puentes. Eso significa que el Gobierno le regaló 15 millones de dólares.

Eso es daño económico al Estado, amerita una investigación que no deberá estar a cargo de Susana Rivero cuya única misión es encubrir las acciones del Gobierno.

El financiador inicial de la obra era el Banco de Fomento a las Exportaciones del Brasil con Lula Da Silva de Presidente y tenía la prioridad de que empresas brasileñas se adjudiquen contratos en el exterior. Al primer tramo se lo adjudicó por 119 millones de dólares y el segundo, por 93,6 millones de dólares. El único problema es que pedían que Bolivia financiara el 20% restante y como el país no tenía dinero, el contrato se suspendió. Se acabó la gestión de Mesa sin que se llevara adelante nada.

Llegó el Gobierno de Rodríguez Veltzé y cambió el financiador; hizo lobby con la CAF, que estaba predispuesta a colaborar. La CAF financiaría el 20%. Los puentes estaban incluidos, pero se suprimió el trabajo de supervisión, que cobra el 5% del contrato, y le quita a la empresa la obligación previa del mantenimiento de la carretera por cinco años y un seguro de riesgo.

El Gobierno de Rodríguez Veltzé hizo esto porque la CAF le otorgó el crédito y tuvo que ajustar las cifras para que ese monto alcanzara. Eso significa una diferencia, sumada, de 42,6 millones de dólares, que es el 20% del costo total de la carretera. Aparentemente el Gobierno ahorró ese monto.

Susana Rivero sale a decir que había un sobreprecio de la obra. Esta es una acusación de mala fe y ella lo sabe, está en el cuarto decreto de Rodríguez Veltzé, el que hace los ajustes, se baja el monto y queda la empresa exonerada de cumplir el mantenimiento de cinco años, la supervisión y un seguro de riesgo. Las empresas dejaron de tener tres responsabilidades financieras.

Fue en el Gobierno de Evo Morales que la carretera comenzó a ejecutarse. El MAS no mostró objeción a los contratos de tal modo que a construcción comenzó y el primer desembolso se dio en 2006 y en 2008.Luego, según los documentos de la Policía Federal del Brasil, los desembolsos de las coimas se pagaron en 2008. Comunicados internos de la Camargo Correa detalla que sobornó a algunos parlamentarios.

Eso es fácil de comprobar, ya que se pagaron a través de un banco en Nueva York, que hizo transferencias al BNB de Bolivia. Se podría saber quiénes recibieron esos pagos; los dueños de la Camargo Correa estuvieron presos y están dispuestos a hablar, pero Susana Rivero no mandó una comisión a investigar. No les preguntó a quiénes del MAS se pagaron las coimas. Lo único que les importa es que Mesa firmó los contratos (que luego ni siquiera se ejecutaron).

El MAS inicia la ejecución de la obra y desaparece la responsabilidad de hacer los puentes. La pregunta es: ¿a cambio de qué? Y en ese entonces Evo Morales se relacionaba con Lula Da Silva.

Tomado del programa Cabildeo, 14|11|18

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet.