Mundo | 01/11/2018

Masivo corte de agua semiparaliza a la capital mexicana

Masivo corte de agua semiparaliza a la capital mexicana
Ricardo Hernández Mendoza
Especial para Brújula Digital

Ciudad de México, 1 de noviembre.- Un inédito corte de tres días en el suministro total de agua potable semiparalizó desde este miércoles a la capital mexicana, que enfrenta una crisis del vital líquido, y que obligó a suspender clases escolares en todos los niveles y a mantener cerrados muchos comercios y dependencias públicas.

El obsoleto sistema de suministro de agua a la Ciudad de México desde la cuenca del río Cutzamala, unos 75 kilómetros al occidente de la capital, dejó sin una gota de agua a casi cuatro millones de habitantes al requerir obras de mantenimiento, las primeras de gran magnitud en 36 años de existencia del sistema de bombeo.

Con una inversión de 25 millones de dólares, los trabajos añadirán una segunda tubería en la planta de Los Berros para canalizar el agua hacia Ciudad para que en el futuro cuando se hagan reparaciones en una línea, la otra pueda seguir funcionando sin necesidad de dejar sin agua a la urbe más poblada del país.

“Nunca en la historia reciente se había efectuado una suspensión total del suministro de agua por 96 horas”, declaró Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX).

El corte masivo de agua también afectó al vecino Estado de México –el más poblado del país- donde se vivieron escenas de pánico y compras masivas de recipientes para almacenar el vital líquido, al grado que fue necesario que la policía custodiara los camiones cisterna destinados a abastecer agua a hospitales y oficinas públicas.

“Y eso es una señal de alerta. El sistema es antiguo”, reconoció el director general de Cuencas de Agua del Valle de México, Antonio Juárez.

De acuerdo con el funcionario se utilizan 2.800 millones de kilowatts por hora a un coste de más de 80 millones de dólares al año, únicamente para el bombeo del líquido a la ciudad.

Desde las primeras horas del miércoles la capital mexicana comenzó a “morir de sed” y amaneció semiparalizada por la suspensión de clases de 1.3 millones de alumnos de educación básica y más de 350 mil de nivel universitario.

Ante la falta de agua, la Secretaría de Educación Pública (SEP) suspendió clases en todas los preescolares, primarias, secundarias, escuelas de educación especial y bachilleratos públicos el miércoles 31 de octubre y el jueves 1 de noviembre.

El viernes 2 de noviembre está marcado como día inhábil en el calendario escolar oficial 2018 -2019.

A la medida se sumó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más grande del país, y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que en conjunto suman unos 500 mil estudiantes.

Muchos centros comerciales y comercios minoristas mantuvieron cerradas sus puertas por temor a una crisis sanitaria por falta de agua.

El transporte público circuló a media máquina y la mayoría de las oficinas públicas solo laboraron unas horas alargando el megapuente de Día de Muertos, que se prolongará hasta el lunes próximo.

“El tema principal es que en México tenemos sobrepoblación, por lo que no nos damos abasto. Entonces todas las ciudades que tienen características similares son un foco rojo, como ya ha ocurrido en otros países como Bolivia, Venezuela y ahora en Sudáfrica”, alertó Claudet Rojas, directora general de Super Green Solutions en México, una firma que da asesoría sobre el cuidado del agua.

De acuerdo con lo previsto por el Consejo Nacional de Población (Conapo) hacia el año 2030 la población del país aumentará en 20.4 millones de habitantes, que se sumarán a los 120 millones de habitantes actuales, para los cuales cada vez habrá menos disposición de agua.



Encuesta

¿Usted apoyaría una alianza entre Demócratas deRubén Costas y el candidato Carlos Mesa?

VOTAR