Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
Sostenibilidad| 24/10/2021

El kit para emprender y tener éxito en Bolivia

El kit para emprender y tener éxito en Bolivia

Visión Sostenible |24|10|21|

Aliados, compromiso y un buen modelo de negocio son las recomendaciones que hacen un experto y un emprendedor para promover los pequeños negocios. 

Andoni Collao tenía 16 años cuando dio el gran salto al mundo del emprendimiento junto a su socio con la iniciativa Jelly Shot, gelatinas combinadas con Vodka. Llegó a vender entre 10.000 y 15.000 jelly shots al mes, lo cual les aportaba ingresos netos de 21.000 a 28.000 bolivianos. Manejaban un margen de ganancia del 65% del precio del producto y usualmente lograban 9.800 bolivianos de ganancias netas.

Después de algunos meses, Andoni se quedó sin socio y tuvo que buscar la forma de encarar solo los nuevos retos de la empresa, desde conseguir el capital para la compra de una máquina selladora hasta la organización total del negocio. Finalmente, se vio obligado a vender su empresa.

Andoni menciona que “el emprendedor boliviano siempre está en búsqueda de apoyo en capital porque hay pocas oportunidades de inversión. No es lo mismo conseguir capitales en México, Colombia o Perú que en Bolivia. Hay muy poca oferta y muchos emprendedores se quejan del capital, sobre todo cuando estás buscando estabilidad y crecimiento”.

El financiamiento aún es un aspecto no favorable del ecosistema emprendedor en Bolivia. Por ello, el experto en innovación y emprendimiento sugiere que para tener éxito es imprescindible “conseguir muy buenos aliados estratégicos o socios para que el camino se simplifique y que el negocio escale más rápido”.

En un principio, los emprendedores lamentaban que el financiamiento a emprendimientos privados solía provenir de los bancos, ya que uno de los problemas al respecto era la cantidad de requisitos que exigían. No obstante, en los recientes años, muchos bancos han volteado la mirada a las microfinanzas, conscientes de las altas tasas de emprendimiento en Bolivia.

Collao también menciona la importancia del talento humano y el error de no apoyar o potenciar el crecimiento intelectual para los negocios. Hace falta centrar esfuerzos en la formación profesional de personas. Este no es un tema a discusión y pone en evidencia más necesidades en el ámbito educativo.

“El emprendedor debe desarrollar una visión estratégica, tener un plan de negocios y emprender por oportunidad para que un emprendimiento sea estable, crezca y no cierre en los primeros años. Un gran problema es que muchos emprendedores no se capacitan y emprenden por necesidad”, revela el experto Jorge Velasco.

Añade que por esa razón los emprendedores “deben tener muy bien definido el modelo de negocio, aunque es posible que haya ajustes cuando se valide en el mercado. En Bolivia se debe poner muchas horas de esfuerzo antes de emprender y hablar con muchos expertos y mentores del medio que tengan experiencia en el rubro”.

Collao lanza un tópico: “Es importante aprender a jugar con la coyuntura y las actuales demandas del mercado”. Explica que, por ejemplo, “cuando Pedidos Ya estaba empezando a posicionarse en el mercado boliviano, surgió el emprendimiento nacional Yaigo, que fue adaptándose a otras culturas, con lo que alcanzó un resultado favorable en su expansión en diversos países del continente donde, seguramente, también se fue abriendo paso al leer las demandas y las expresiones culturales de cada país”.

El experto Jorge Velasco señala que mostrar un compromiso al 100% las 24 horas con su negocio es una obligación para el emprendedor. “No se puede delegar el emprendimiento”, enfatiza. Y ahí entra la importancia de la perseverancia en el mundo del emprendedurismo. La fuerza de voluntad es transcendental para manejar el tiempo y las energías.