bru1
bru1
BRUJULA – 1000 X 115 px
BRUJULA – 1000 X 115 px
Inclusión financiera| 18/11/2022

Los neobancos y la generación Z en Latinoamérica

Los neobancos y la generación Z en Latinoamérica

Los “neobancos” se abren camino a grandes pasos, sobre todo entre los jóvenes de la generación Z

Visión Sostenible |18|11|22|

Han emergido junto con la transformación digital en Reino Unido y Alemania, se han expandido rápidamente en Europa y ahora ingresan de a poco también en Latinoamérica. Sí, los neobancos se abren camino a grandes pasos, sobre todo entre las personas de la generación Z, y es que estos nativos digitales sienten más confianza y afinidad con este tipo de productos. Según una encuesta realizada por Mambu América Latina a 1.250 jóvenes, de 18 a 35 años, en países como México, Brasil, Colombia, Perú, Chile y Argentina, el 22% afirma que su entidad bancaria es un neobanco.

El estudio apunta que, al preguntarle a alguien de la generación Z por sus productos financieros, acude a su smartphone para dar una respuesta. El 45% expresa que acude a un neobanco por la facilidad a la hora de hacer el registro, el 36% porque se interesa por los beneficios atractivos que ofrece; y un 27% porque se acopla más a sus necesidades y preferencias. Quizá por ello, el índice de satisfacción de los jóvenes de la generación Z que usan un neobanco es bastante alto. Mambu América Latina afirma en su estudio que el 52% se siente satisfecho, mientras que el 22% asegura estar extremadamente satisfecho.

Hay neobancos que tienen nexos con entidades bancarias. Este es el caso del británico Atom, participado por BBVA. Obtuvo su licencia en 2015 y en 2016 lanzó su servicio financiero como el primer banco solo móvil en el Reino Unido, y hoy es el más recomendado. Cada día surgen nuevos avances que son evidencia de que la digitalización en el mundo es un hecho. Tras la pandemia, se ha visto la importancia de pasar de lo análogo a lo digital, incluso en la cotidianidad.

En 2019, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) publicó el informe “¿Qué son los neobancos y por qué debemos prestarles atención?”, mismo que planteaba retos y preocupaciones ante estas entidades. Por un lado, mencionaba que los depósitos confiados a estos no eran sujeto de los seguros de depósitos en muchos países, lo cual generaba incertidumbre. Por otro, advertía de la necesidad de que los neobancos estén sujetos a inspección de un supervisor formal para evitar problemas de ciberseguridad, protección de datos personales, así como en temas asociados a quiebras o redes de seguridad financiera.

El informe de Felaban señalaba que tanto los neobancos como la banca tradicional tenían el gran reto de lograr que aquellos clientes que prefieren los canales de atención tradicionales migren hacia los canales digitales de forma continua y permanente. Hoy, esta transformación digital ya es posible en Latinoamérica y ataca a los diferentes sectores de la economía.

En Colombia, Lulo Bank, que cumple con todas las características, comenzó operaciones en junio de este 2022. “Apostamos por la innovación y la transformación de Colombia con el uso de las tecnologías de última generación. Somos un banco que nunca parará de crear nuevas ideas de la mano de nuestros usuarios” afirma Santiago Covelli, el CEO de esta entidad.

Los neobancos son compañías bancarias que operan de manera totalmente digital. Sus usuarios pueden realizar todas sus transacciones, solicitudes de certificados, préstamos y demás a través del celular y al alcance de un clic, sin tener que ir a oficinas o agencias. Además, cuentan con la tecnología que les permite innovar y crear productos más llamativos y eficientes para el usuario, como el ahorro de costos y agilidad en los procesos, abrir una cuenta y solicitar una tarjeta desde la comodidad de la casa o hablar con un asesor a través de una aplicación.

En resumen, los neobancos se presentan como una nueva alternativa para que las personas, especialmente la generación Z, tengan más cercanía con sus finanzas y una mayor inclusión financiera.