bru1
bru1
BRUJULA – 1000 X 115 px
BRUJULA – 1000 X 115 px
Inclusión financiera| 14/11/2022

Innovación y estrés financiero

Innovación y estrés financiero

Enfrentar problemas económicos puede provocar insomnio, depresión y ansiedad.

Por Jorge Velasco*

Según una reciente encuesta realizada por la Fundación Educación y Ciencia, el país con más estrés financiero en Latinoamérica es Venezuela con un 96%, le sigue Colombia con 95% y en tercer lugar está Bolivia con el 94%. Adicionalmente, otro estudio del Banco Mundial, publicado en julio 2022, revela que dos de cada tres personas sienten estrés financiero debido a pagos médicos, gastos escolares, cuentas familiares y jubilación. Esta situación de estrés financiero se ha generalizado en muchos países de Latinoamérica y a nivel global, como consecuencia de los problemas derivados por la pandemia, de las diferentes crisis económicas y, ahora, por la guerra en Ucrania.

El estrés financiero de las personas se produce como consecuencia de problemas económicos, principalmente relacionados con el dinero como: incapacidad de generar ahorros, el surgimiento de gastos inesperados y el pago de deudas a instituciones financieras, entre otros, que generan ansiedad y producen sensación de vulnerabilidad o escasez. Esta tensión nerviosa, desde el punto de vista de salud, provoca insomnio, depresión y hace que la persona genere cortisol, la hormona del estrés. Pero si el estrés se prolonga puede provocar en el afectado daños neurológicos, cardiovasculares y endocrinológicos.

Los desórdenes financieros de estas personas se traducen en problemas de salud, porque no saben gestionar y planificar sus finanzas. Desconocen en qué gastan su dinero, les falta dinero siempre y llegan muy justo a fin de mes o debiendo, se sobreendeudan con los bancos, amigos y familiares y después no pueden pagar sus préstamos, sienten que sus ingresos no les alcanzan y solo les sirve para pagar deudas sin generar ahorros, recurren a nuevos préstamos para pagar sus deudas existentes, desean tener ahorros, pero no saben cómo empezar, etcétera.

El hecho de que un 94% de los bolivianos sufra este mal debe impulsar a los diferentes actores del ecosistema financiero a buscar soluciones innovadoras y así disminuir este elevado índice de estrés financiero. La banca boliviana ha sido muy proactiva en implementar programas de educación financiera y reprogramar/refinanciar las deudas de cientos de miles de clientes bancarios. Sin embargo, nada es suficiente. Al parecer nuestra población necesita otro tipo de consejos y herramientas para aprender a gestionar sus finanzas y así bajar su ansiedad.

Entre los consejos más importantes, la primera recomendación es hacer un curso de finanzas personales, algo que se puede encontrar en talleres que las instituciones financieras brindan regularmente y también en plataformas por internet. Otro consejo es acostumbrarse a preparar presupuestos mensuales o anuales donde estén claramente identificados los ingresos y gastos más importantes, eliminando los gastos superfluos o gastos hormiga diario, que sumados pueden ser grandes. También iniciar un plan de ahorro estableciendo un mínimo diario y mensual que permita, más tarde, encarar una inversión o pagar una deuda.

Hay algunas herramientas que bancos internacionales han innovado para inculcar esta cultura financiera en sus clientes y coadyuvar a bajar el estrés financiero. En efecto, ahora los usuarios pueden gestionar sus finanzas personales desde sus propios hogares, con aplicativos que incluyen funcionalidades para controlar y gestionar sus finanzas en todo momento. Hace poco, Banco Fortaleza incorporó en su página web un planificador financiero que permite a sus clientes gozar de una buena salud financiera gracias a este aplicativo. ¡Enhorabuena que surjan estas innovaciones en beneficio de la sociedad boliviana!

*Director del Hub de Innovación de la Universidad Mayor de San Andrés.