PNG Arte brujula digital - SudA
PNG Arte brujula digital - SudA
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
Buenas prácticas| 22/07/2022

Tarea empresarial: pausas activas para evitar la fatiga osteomuscular en el trabajo

Tarea empresarial: pausas activas para evitar la fatiga osteomuscular en el trabajo

Visión Sostenible |22|07|22|

Una de las características de nuestra época, en que la tecnología ha cobrado una parte importante de la vida cotidiana, es el aumento de las comodidades y la falta de ejercicio físico. El trabajo en las últimas décadas se transformó y dio un salto del trabajo físico al mayormente intelectual. El primero tiene como herramienta fundamental el cuerpo y está relacionado con el movimiento físico y la activación muscular.

En cambio, el trabajo intelectual se caracteriza por una baja actividad física en posiciones pasivas como estar sentado mucho tiempo o realizando actividades repetitivas. Conlleva como consecuencia lesiones músculo esqueléticas causadas por el estrés, el sedentarismo y hábitos posturales incorrectos. Estas condiciones físicas e internas pueden derivar en diversos problemas de salud como dolor muscular en diferentes partes del cuerpo, mala postura, contractura muscular, disminución en la capacidad funcional, estrés, y una tendencia a la obesidad y a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el año 2022 se estima un aproximado de 2.300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad. Por otra parte, diversos estudios muestran que el 34% de los jóvenes sobrellevan una alteración en la columna vertebral. A esto se suma que las enfermedades cardiovasculares son la causa de muerte número uno en Latinoamérica, ya que cobran la vida de dos millones de personas cada año.

“Es importante saber que tras dos horas de realizar una actividad repetitiva el sistema osteomuscular se fatiga”, explicó Sandra Salinas, docente de Fisioterapia en el gabinete de la Carrera de Tecnología Médica de la Universidad Mayor de San Andrés. Por este motivo –dijo la profesional–es importante que las empresas incluyan actividades de ejercicio físico para promover un estilo de vida saludable y mejorar la calidad de vida de sus empleados, mejorando a la vez su desempeño y productividad.

Estas “pausas activas” consisten en ejercicios de bajo impacto que permiten dar una movilidad suficiente al cuerpo como para recuperar energías. Se trata momentos durante la jornada laboral para realizar estiramientos, ejercicios de movilidad, de fuerza o aeróbicos. Están diseñados para espacios reducidos, como oficinas, corredores o incluso una silla de escritorio.

Son actividades que se puede implementar en la rutina de trabajo, ya sea de pie o sentado. Entre ellas, Salinas aconseja realizar estiramientos de las extremidades, del cuello y espalda. Concentrarse en los músculos y articulaciones a estirar y percatarse de que no exista dolor al hacerlo. La respiración debe ser lo más profunda y rítmica posible.

También recomienda regular la silla en el lugar de trabajo; asegurarse de apoyar la espalda, trabajar con los codos a nivel de la mesa y, si es posible, usar un reposapiés. Al estar sentados, es óptimo dejar espacio suficiente debajo del escritorio como para estirar las piernas.

Es importante asegurarnos de tener un espacio de relajación en nuestras rutinas de trabajo y aplicar pequeños cambios en nuestros espacios de trabajo para evitar el mantenimiento prolongado o repetido de posturas muy forzadas del tronco, de la cabeza o de las extremidades superiores o inferiores. Y no está de más alternar tareas que requieren posturas forzadas por otras más ligeras, además tener cuidado en colocar aquellos objetos que con frecuencia se usa por delante, cerca del trabajador para evitar posturas forzadas de brazos.

RED