Sociedad | 14/10/2020

Periodista afirma que la única manera de frenar la explotación en el Cerro de Potosí es militarizarlo

Periodista afirma que la única manera de frenar la explotación en el Cerro de Potosí es militarizarlo

Brújula Digital 14/10/20

El director de Contenidos de El Potosí, Juan José Toro, en contacto con Brújula Digital, indicó que la única manera de frenar la explotación del Cerro Rico es prohibiendo todo tipo de explotación en la cúspide y  militarizando el cerro, para que exista un verdadero control sobre las actividades mineras. La declaración fue hecha luego de que el periodista denunciara que existen cooperativistas que explotan fuera del rango de la cota 4.400 hacia arriba del cerro, que peligra con un posible hundimiento de su cúspide.

Toro señaló que sus denuncias fueron escuchadas por la Cooperación Minera de Bolivia (COMIBOL) y este, mediante un comunicado, destituyó al Gerente Regional de dicha institución, Richard Arancibia, el pasado viernes. 

Arancibia, según Toro, era quién, desde la institución de la Comibol, emitía tornaguías para  la legalización de las cargas que son bajadas del Cerro Rico. Lo cual, aseguró el periodista, “no tienen base legal ni procedimiento administrativo alguno que justifique la emisión de dichas tornaguías. Además, no sé a quién, en algún momento, se le ocurrió que era una forma de legalizar las cargas que salen del Cerro Rico”.

Asimismo, aseveró que la cooperativa que más tornaguías recibe es la Cooperativa Unificada y que la Empresa Minera Manquiri es el comprador más visible, pero existen alrededor de 60 ingenios que también compran y lo que no saben es si los demás ingenios acceden a los óxidos de plata mediante la obtención de las tornaguías. “El negocio es la venta de cargas de óxidos que se obtienen en la cúspide del Cerro, porque estos pueden tratarse, lixiviarse, para convertirse en lingotes de plata”, indicó el periodista.

Toro mencionó que las amenazas contra él y su familia, y contra el periódico aún persisten, y afirmó que el senador, German Isla, lo acusó, sin ninguna prueba, de que había pedido dinero para no “joderlos” más con la investigación.

DB/MC