Sociedad | 21/02/2020

Exefectiva voluntaria de Bomberos denuncia presión de la policía para que denigre a periodista asesinada Hanali Huaycho

Exefectiva voluntaria de Bomberos denuncia presión de la policía para que denigre a periodista asesinada Hanali Huaycho

Periodista asesinada Hanalí Huaycho y su asesino teniente de Policía Jorge Clavijo (Foto Composición)

Brújula Digital|21|02|20|

Luego de darse por cerrado el denominado “caso Terrorismo” y de conocerse la decisión de la Fiscalía de someter a una auditoria las pericias del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), que aseguraron que los restos momificados de un hombre hallados en La Asunta, Yungas, correspondían al subteniente de Policía Jorge Clavijo Ovando, sale a la luz la denuncia de una mujer en relación a la muerte de la periodista Hanali Huaycho.

La exefectiva voluntaria de la unidad de Bomberos, Helen Kelly T. P., involucró en su denuncia a exautoridades de la policía, de bomberos y hasta un exministro y se refirió a las presiones que recibió para que denigre a la periodista Huaycho y de alguna manera, se distraiga la atención que había sobre el bombero Jorge Clavijo, que también estaba inmerso en el asalto al Hotel las Américas relacionado al denominado “caso Terrorismo”.  

La mujer de nombre, Helen Kelly T. P, decidió emitir su denuncia al medio periodístico La Razón y espera que con ello se haga justicia y se sancione a los responsables de este hecho.

La noche del 11 de febrero de 2013, Hanali Huaycho fue asesinada por su esposo Jorge Clavijo, en su domicilio ubicado en Ciudad Satélite - El Alto, en presencia de su hijo de cinco años. Clavijo no solo la golpeó, también le asestó 13 puñaladas. La madre de Huaycho fue herida dos veces con la misma arma blanca cuando intentaba socorrer a su hija.

Luego de cometer el hecho de sangre el policía se dio a la fuga y se mantuvo en la clandestinidad hasta que el lunes 4 de marzo de 2013 un comunario de La Asunta, alertó sobre la existencia de un cuerpo momificado, que todavía colgaba de un árbol. La Policía aseguró que el cuerpo era de Clavijo, quien, según su hipótesis, se había suicidado. La base para esas afirmaciones de los entonces jefes policiales, fuer la licencia de conducir de Huaycho, documento que fue encontrado en la billetera del difunto.

Un día después, el IDIF estableció mediante comparación de huellas dactilares, que el muerto era Clavijo. Sin embargo, desde entonces empezaron a circular versiones referidas a que  en realidad, el subteniente está vivo y que personeros del anterior gobierno le facilitaron su huida, como reciprocidad a su participación y desempeño en el denominado “caso Terrorismo”.

Al parecer este tema no tendría ninguna relación con la exbombera Helen Kelly, pero la mujer asegura que gente cercana a Jorge Clavijo, la usó como “chivo expiatorio”.

Según relato de Helen Kelly, desde 1997 hasta 2012 fue voluntaria en Bomberos Antofagasta de La Paz, sin embargo, en 2012 sufrió acoso sexual y hostigamiento por parte de tres oficiales; y detalló sin identificar, que uno de ellos continúa en esa unidad policial.

La exefectiva policial , que presentó una denuncia al Ministerio Público y a la Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi) de la fuerza de seguridad pública (Policía), contra los oficiales en junio de ese año, y fue que a partir de esta denuncia comenzó su calvario.

La efectiva de bomberos, contó que en un evento de esa repartición policial que se realizó en la zona de Miraflores, tres mujeres policías la metieron a un ambiente y comenzaron a golpearla mientras le decían “tú eres la famosa T…. la que acusó a los oficiales”, fruto de esa acción, el forense le otorgó 31 días de impedimento y tuvo que ser hospitalizada.

“Tras saber que los denuncié, me amedrentaron hasta que me vaya. Jamás se les siguió un proceso por la vía ordinaria y la Didipi (porque tenían protección política). Yo tenía hematomas e inflamación en el cerebro y marcas de los puntapiés”. En enero de ese año dejó el voluntariado y la última amenaza que recibió de los implicados fue “no aprendiste a callar, ahora vas a saber lo que es canela”, relató Helen Kelly.

El 11 de febrero de 2013 se registró el asesinato de Hanali Huaycho, cuatro días después, Helen Kelly T. P., relató que fue sacada de su oficina por el coronel José H. M., quien afirmó que era de Inteligencia. La llevó a un local en El Prado paceño y la coaccionó —recordándole que “le debía mucho” a la Policía por sus denuncias— y la amenazó para que defenestre a Huaycho, diciendo que era violenta y también infiel.

“Quiso presionarme para que yo declare públicamente en contra de la asesinada. Le dije que no iba a participar de ese juego sucio. ‘¡Le debes a la Policía! ¿No vas a cooperar?’. Joderse es ley’”, replicó el coronel.

Ese mismo día, un exfiscal y un abogado ofrecieron una rueda de prensa e informaron que la Policía había encontrado “a la amante” del oficial. “Sorpresa, era yo”, relató Helen Kelly.

“Quiero que me devuelvan mi dignidad, me lastimaron en lo más profundo, no puedo creer que un gobierno haya hecho eso por intereses personales y para encubrir un tema, no los disculpo. Todos los implicados tendrán que decir la verdad”, manifestó la exefectiva de bomberos según el reporte de La Razón.

Relató que la Policía indicó que fueron sus llamadas a Clavijo las que desencadenaron la tragedia “Pero mi celular estaba bloqueado, ni llamadas entrantes ni salientes”, acotó que sin embargo, al día siguiente su fotografía fue difundida en medios de prensa.

Helen añadió que un día se encontró con una persona de confianza, quien le dijo que un exministro ordenó que la asesinaran, así informarían a la prensa que el asesinato se debió a temas pasionales.

“Cuando aparezcas muerta dirán que fue un ajuste de cuentas entre familias y así se distrae el hecho de sangre y las connotaciones que está llevando el tema del hotel Las Américas”, le advirtieron. Señaló que por toda esta situación decidió irse a vivir a otro departamento y contrató seguridad privada. Tras la muerte de su padre, hace tres años, decidió denunciar el caso.

Explicó que remitió una carta al Ministerio de Gobierno, denunció ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por difamación, amenazas y persecución por parte de representantes y personeros del Estado Plurinacional de Bolivia, y hasta publicó en su cuenta de Facebook lo sucedido como “La verdad del 2013 (…)”.

Helen Kelly espera que ahora se haga justicia y se sancione a los culpables de este hecho que le cambio la vida.