BRUJULA DIGITAL 728x90 est
Sociedad | 04/05/2021

“El Negro” Arias asumió la comuna paceña en una agotadora jornada de protocolos y baño popular

“El Negro” Arias asumió la comuna paceña en una agotadora jornada de protocolos y baño popular
Brújula Digital |04|05|21|

María José Ribera

Lunes 3 de mayo de 2021. Día de la posesión de autoridades subnacionales en el país. Llegó en medio de una crisis económica y sanitaria, la cual pone en evidencia que las autoridades no están del todo listas para afrontarla, aunque las que tomaron posesión de sus cargos dieron la cara y por fin llegó el día de tomar el mando del poder local. 

En la ciudad sede de gobierno se alistan los últimos detalles para la posesión del nuevo alcalde, Iván “El Negro” Arias, el exministro de Obras Públicas de Jeanine Añez. Arias inicia el día poniendo a prueba un auto Quantum, vehículos eléctricos de fabricación nacional y que no inspiran confianza en los ciudadanos por su reducido tamaño. Sin embargo, Arias demostró que estos vehículos pueden manejarse sin problema por las pendientes, subidas y calles llenas de baches de la urbe paceña. “El Negro” recorrió el Centro de la ciudad en un pequeño auto rojo, evidenciando la capacidad de estos coches y aseguró que promoverá el uso de los mismos para convertir a La Paz en una ciudad moderna y ecológica.

Minutos antes del mediodía, Arias llega al Tribunal Departamental de Justicia junto a su familia, sus concejales y su equipo de trabajo para jurar como alcalde de La Paz. En puertas del Tribunal, lo recibe una gran concentración de personas vestidas con los colores de la agrupación Somos Pueblo, agitando banderas y globos, tocando tambores y bombos, agarrando carteles y pancartas que demostraban el apoyo al nuevo burgomaestre y gritando “¡Te queremos, Negro, te queremos!”. 

Dentro del edificio del palacio de justicia, las autoridades electas se instalan para el acto de posesión y juramento. Por un lado se sientan los concejales y suplentes de Somos Pueblo, por el otro lado se acomodan los concejales del Movimiento Al Socialismo y, de esta manera, están listos para iniciar los actos protocolares. 

Problemas técnicos retrasan el acto, pero 30 minutos después del mediodía se solucionan y un enjambre de periodistas se alista para registrar la ceremonia. El presidente del Tribunal Departamental de Justicia posesiona a Arias como alcalde de La Paz, las personas presentes lo aplauden con entusiasmo y la bulla proveniente de la calle aumenta, festejando con petardos y gritos de apoyo. Aunque “El Negro” está con el barbijo puesto, denota en sus expresiones una gran sonrisa que inspira emoción. 
Posteriormente, los concejales y sus suplentes juran como autoridades ediles y son recibidos con fuertes aplausos. Festejan durante unos minutos con risas y abrazos mientras algunos se sacan fotografías y luego se dirigen a la puerta de salida con el alcalde Arias para dirigirse al Palacio Consistorial. La gente y los periodistas los siguen de cerca, formando una gran marcha que recorre las calles paceñas y causando embotellamiento vehicular. 

Los concejales ingresan al Palacio e inician la primera sesión del Concejo Municipal para elegir a su directiva, mientras los seguidores de los colores rojo y turquesa  siguen con gritos de apoyo a las nuevas autoridades. Con seis votos a favor y cinco abstenciones, Jorge Dulón es elegido como el presidente del Concejo. Los concejales azules nominan a Eliana Paco como vicepresidente y justifican su decisión mencionando que el trabajo de las comisiones no fue transparente ya que ellos no participaron del proceso. Sin mayores problemas y con todos los votos a favor, Paco es elegida como vicepresidente del legislativo municipal. 

Al finalizar la sesión, las autoridades de Somos Pueblo se dirigen a la casa museo de Pedro Domingo Murillo, para realizar un acto simbólico del encendido de la tea por parte del nuevo burgomaestre, el cual hizo un llamado a la reconciliación entre paceños y pidió soñar en grande para hacer de La Paz una ciudad moderna y en movimiento. 

“He querido iniciar mis actividades oficiales de la jornada aquí, en la casa de Don Pedro Domingo Murillo, mártir de la liberación de nuestra independencia, para dirigirme a ustedes y expresarles mi firme compromiso de trabajar sin tregua, para reconciliarnos entre paceñas y paceños. Este es un paso y piedra fundamental para generar confianza y progreso para nuestra La Paz”, dijo Arias. Para el siguiente evento, se dirigió al lado de su familia y concejales, al Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez, donde lo esperaba el exalcalde Luis Revilla junto a su esposa. En el camino, una comerciante le obsequió un monolito de piedra para la buena suerte en su gestión. “El Negro” le agradeció el gesto y siguió recorriendo las calles antiguas de La Paz, acompañado de la música de banda y saludando a las personas de distintos sectores sociales, sindicatos, grupos de vecinos y transeúntes que lo aplaudían y lo felicitaban efusivos por su logro. 

Una vez en el Teatro Municipal, Revilla lo recibe e inicia el acto con el canto del himno nacional, seguido de las palabras del presidente del Concejo, Jorge Dulón, quien con su discurso reflejó el arduo trabajo que realizaron durante los últimos meses para llegar a la alcaldía y mencionando los proyectos que ejecutarán desde mañana, 4 de mayo, para unir a todos los paceños y paceñas y cumplir sus propuestas.

“Enfatizamos en la posibilidad de trabajar por el bien común, estableciendo e instalando conceptos de diálogo, paz, reencuentro, reconocimiento y perdón. (...) Gobernaremos para todos y todas. Para azules, rojos, verdes y amarillos, sin discriminar a nadie. Ese es nuestro compromiso asumido”, fueron las palabras de Dulón.

Revilla fue el siguiente en dar su discurso, con el cual concluyó su gestión y se despidió de la silla edil, resaltando la institucionalidad del municipio que se demostró a lo largo de la jornada, además del profesionalismo de las autoridades municipales que, a pesar de sus diferencias, pudieron llevar adelante un proceso de transición transparente y ejemplar para el resto del país. 

El exalcalde dio gracias a su familia, a su Concejo y a los trabajadores municipales y admitió que ser alcalde no fue fácil, por lo que pidió disculpas por los momentos difíciles que vivieron a lo largo de su gestión. Valió la pena, dijo Revilla, el sacrificio durante sus 10 años como alcalde, ya que pudo desarrollar y mejorar los servicios para el bien de los paceños y paceñas. 
El acto continuó con la investidura a Arias con la banda, la medalla y el bastón edil, y el canto del himno paceño. La ceremonia concluyó con las palabras de Arias, quien inició su discurso contando sus primeros días como participante en la acción popular y todo el camino que recorrió durante años para llegar hasta la silla edil. 

“Yo soy hijo de la democracia, soy hijo de la Participación Popular, yo he estado preso sé lo que es la tortura, sé lo que está al borde de la muerte con dos tiros en el cuerpo. (...) Era parte de aquel grupo de locos que el año 1997 nos preguntábamos: ¿será que alguna vez alguno de nosotros -éramos no más de 28 muchachos del grupo de pequeños- será que alguno de nosotros se anima a postular y ser elegido alcalde? e hicimos una promesa y así iba ser y pasaron 27 años de aquel grupo y soy el primero en graduarse. Soy el primero en haberse animado a postular”, relató Arias. 

Con una carrera política amplia, Arias se convirtió en el 135 alcalde de la ciudad de La Paz, con una visión diferente y acompañada de nuevas ideas para la modernización de la ciudad. En su discurso mencionó la desburocratización de los servicios municipales, la adaptación con nuevas tecnologías, los proyectos para una ciudad más ecológica y amigable con el medio ambiente, la ciudad de los mil colores, entre otras propuestas que sugieren un cambio en el municipio y, ojalá que puedan llegar a cumplirse. 

Entre chistes y modismos que lo caracterizan, “El Negro” Arias concluyó su discurso agradeciendo el apoyo de la ciudadanía y prometiendo que trabajará un 70% en las calles y con la gente y un 30% detrás de su escritorio. Prosiguió a participar en un desfile al salir del Teatro Municipal, acompañado de sus simpatizantes provenientes de barrios paceños y distintos sectores sociales.
Para finalizar el cronograma, Arias se dirigió al balcón del teatro para dirigirse a la población: “Agradezco su amor, paciencia y entrega. No los voy a decepcionar, no me voy a rendir, voy a servir a mi pueblo anteponiendo los problemas. La Paz tendrá obras, con ustedes vamos a cambiar La Paz”.

Los gritos de apoyo y cariño continuaron desde las primera horas del día hasta despedir al Negro Arias y concluir la ardua jornada: “¡Negrito, Negro, Negro alcalde!”, “¡Fuerza Negro!”, “¡Estamos contigo, Negro!”. No faltó la música de los tundiques.



Arte Expresis BD