Política | 02/12/2019

Policía denuncia participación de cuatro extranjeros en presunta red de terrorismo en el país

Policía denuncia participación de cuatro extranjeros en presunta red de terrorismo en el país

Conferencia de Prensa Policía Nacional (Foto MINISTERIO DE GOBIERNO)

Brújula Digital|02|12|19|

Los nombres de cuatro extranjeros a quienes se acusa de formar parte de una presunta red de “narcoterrorismo” y “terrorismo comunicacional” que se estableció en Bolivia, fueron revelados hoy por la Policía Nacional, que los vinculó en un diagrama a los hermanos Álvaro y Raúl García Linera y como cabeza a Evo Morales.

La información de la Policía Nacional, presentada en conferencia de prensa por el teniente coronel Óscar Gutiérrez, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Santa Cruz, constituye el resultado de la investigación realizada sobre los hechos de violencia registrados en la ciudad de  Montero el 30 de octubre, con el trágico saldo de  dos personas fallecidas.

En los sucesos resultó herido el argentino Facundo Molares, quien posteriormente fue identificado como miembro activo (Comandante Facundo) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que fue trasladado al Hospital Japonés de manera clandestina, después que personal de salud de la Alcaldía de Montero le brindara atención de manera secreta, para evitar que se lo encuentre.

Según explicó, la investigación estableció que, Molares llegó a Santa Cruz el pasado 13 de octubre en vuelo de Conviasa desde Venezuela, combinación aérea que también transportó al colombiano Pedro Nel Carvajalino Amaya y al venezolano Oswaldo Rivero Curvelo, a los que el jefe de la FELCC involucró en la comisión de delitos de “terrorismo mediático” en nuestro país, acusó a Carvajalino de difundir en redes sociales imágenes de tuits falsos de la presidenta interina Jeanine Añez, atribuyéndole mensajes racistas. Y sobre Rivero, señaló su vinculación al movimiento tupamaro. Ambos de acuerdo al informe policial, se ufanaron en redes sociales de estar presentes en países donde hubo conflictos sociales.

El informe policial identificó también al peruano miembro del Movimiento Revolucionario Tupa Amaru (MRTK)  Óscar Martín Serna,  quien estuvo recluido en un penal de Bolivia, acusado de haber estado involucrado en el secuestro del empresario y político  Samuel Doria Medina en 1995.

En el diagrama, se describe a Serna, como un “instructor de narco-guerrilla, en el Chapare y Yapacaní - San Julián - Montero”, según el informe, Serna tenía en su poder el pasaporte del argentino Molares y mantenía contacto con el padre de éste, además de una “relación estrecha” con Raúl García Linera, quien al igual que su hermano Álvaro tiene antecedentes por terrorismo.

Sobre el tema, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó que este caso es alarmante y acusó al presidente de Venezuela Nicolás Maduro por una conspiración no sólo contra Bolivia, sino contra toda América.