SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
SOL-DPF-FESTIVO---BRUJULA-DIGITAL-1000X115px ok
Política | 21/03/2023

Informe de EEUU sobre Bolivia denuncia presos políticos, ataque a la prensa, corrupción y torturas

Informe de EEUU sobre Bolivia denuncia presos políticos, ataque a la prensa, corrupción y torturas

Foto: RRSS

Brújula Digital |21|03|23|

El gobierno de Estados Unidos publicó un informe sobre prácticas de derechos humanos en Bolivia en 2022, documento en el que advierten detenciones arbitrarias contra la expresidenta Jeanine Añez y el gobernador cruceño Fernando Camacho, ataques a la prensa, falta de independencia judicial, torturas y corrupción en el Gobierno.

Un reporte de Infobae rescata parte del informe estadounidense que fue publicado ayer lunes en elque se observa una serie de aspectos.

 “Los problemas significativos de derechos humanos incluyeron informes creíbles de: tortura y casos de trata o castigo cruel, inhumano o degradante por parte de funcionarios del gobierno; condiciones penitenciarias duras y potencialmente mortales; arrestos o detenciones arbitrarias; serios problemas de independencia judicial; restricciones a la libertad de expresión y de los medios de comunicación, incluida la violencia contra los periodistas por parte de las fuerzas de seguridad del Estado y la censura; interferencia sustancial con la libertad de reunión; corrupción gubernamental grave; falta de investigación y rendición de cuentas por la violencia de género; y existencia de las peores formas de trabajo infantil”, se lee en el informe.

Respecto a las detenciones arbitrarias señala que diferentes organizaciones de derechos humanos denunciaron casos de detenciones de personas probablemente por motivos políticos y hace referencia a los casos de Camacho y Añez.

“El 28 de diciembre, la policía arrestó al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y lo trasladó a una prisión de máxima seguridad en La Paz. Las autoridades ofrecieron varias justificaciones para el arresto de Camacho, pero finalmente afirmaron que fue detenido por su papel en la crisis política de 2019, que el gobierno describió como un ‘golpe de estado’. El 30 de diciembre, un juez ordenó la prisión preventiva de Camacho durante cuatro meses por cargos de terrorismo. En respuesta al arresto de Camacho y los disturbios posteriores, el Secretario General de la ONU emitió una declaración en la que destaca la importancia de adherirse al estado de derecho y garantizar el debido proceso y la transparencia en todos los procedimientos legales. Human Rights Watch afirmó que la justificación de la detención preventiva de Camacho era muy frágil”, sostiene el informe.

Respecto a Añez el informe sostiene que la expresidenta fue declarada culpable y sentenciada a 10 años de prisión, el 10 de junio, por los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución e incumplimiento de deberes, relacionados con su asunción a la presidencia en 2019.

“Se encontraba en prisión preventiva desde marzo de 2021. La constitución establece que los presidentes en ejercicio y los ex presidentes tienen derecho a un juicio político, en lugar de un juicio penal ordinario, por actos cometidos en el cargo. Sin embargo, el gobierno inició procesos penales regulares contra Añez, miembro del Movimiento Socialdemócrata, en lugar de juzgarla en la Asamblea Nacional, donde el partido gobernante MAS carecía de la mayoría de dos tercios necesaria para destituirla”, agrega el informe.

En su informe, EEUU recupera la posición sostenida por grupos de derechos humanos expresaron su preocupación por los arrestos de Añez y miembros de su administración, debido a que tuvieran motivaciones políticas. En junio, Human Rights Watch informó que no vio evidencia para respaldar los vagos cargos de terrorismo, sedición y conspiración contra la ex presidente. El informe de Human Rights Watch también señaló que a Añez no se le permitió estar físicamente presente en su juicio.

Respecto a las torturas, Washington señala que organizaciones no gubernamentales (ONG) bolivianas denunciaron que el Ministerio de Justicia no asumió acciones sobre acusaciones de tortura por parte de policías y militares, las mismas que habrían sido empleadas para obtener información y extraer confesiones, dentro de las investigaciones.

“Según los informes, la mayoría de los abusos ocurrieron mientras los funcionarios trasladaban a los detenidos a las instalaciones policiales o mantenían a las personas detenidas. Según informes de ONG que trabajan con poblaciones carcelarias, las formas más comunes de tortura para hombres y mujeres detenidos incluyen violación, violación en grupo por parte de los guardias, privación sensorial, uso de cámaras de gas lacrimógeno improvisadas, tasers, asfixia, abuso verbal y amenazas de violencia”, denuncia el documento.

Al referirse al tema de vulneraciones a la libertad de expresión, señala que algunos medios de comunicación denunciaron que el gobierno de Luis Arce los presionó e intimidó para que difundan información favorable a las políticas del gobierno al retener la publicidad oficial e imponer impuestos elevados. Al respecto destacó que una ONG registró 61 violaciones a la libertad de prensa entre enero y abril, de las cuales “muchas” fueron instigadas por el gobierno.

“Los periodistas sufrieron amenazas y acoso. El 2 de noviembre, la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia y la Asociación de Periodistas de La Paz condenaron la agresión a un periodista que cubría el paro en Santa Cruz por la fecha del censo nacional. Marco Rocabado, periodista de la cadena de televisión UNITEL, fue golpeado con piedras y palos y una turba le robó su teléfono celular y su micrófono. Las asociaciones culparon del ataque a grupos apoyados por el MAS”, advierte en su documento.

Al referirse a la corrupción, señala que es “generalizada”. “La capacidad de un preso para pagar sobornos a menudo determinaba la seguridad física, el tamaño de la celda, los privilegios de visita, la capacidad de asistir a las audiencias judiciales, la elegibilidad para el pase diario y el lugar y la duración del encierro. Los reclusos podían comprar un traslado al centro de rehabilitación, un centro de detención recién construido con mejores condiciones de vida”, advierte.

Asimismo, señala que “tanto los reclusos como las ONG alegaron que el número de policías era insuficiente para escoltar a los reclusos a sus audiencias. Los directores de prisiones a menudo no tomaron medidas para trasladar a los reclusos a sus audiencias, lo que exacerbó las demoras. En ocasiones, la policía exigió sobornos a cambio de otorgar a los reclusos el derecho a asistir a sus propias audiencias. Los medios independientes informaron que las denuncias de corrupción contra la policía eran comunes. Los reclusos dijeron que los guardias piden dinero a los reclusos a cambio de bienes de aseo y comida”, señala el informe.

BD/JJC

FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok

Deportes

bk-cuadrado
bk-cuadrado