Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
Política | 09/09/2021

Fundación para el Debido Proceso: Caso Mayerly muestra el fracaso del sistema penitenciario

Fundación para el Debido Proceso: Caso Mayerly muestra el fracaso del sistema penitenciario
Brújula Digital |09|09|21|

El caso Mayerly, en el que un exreo por asesinato volvió a cometer el mismo delito, develó el “fracaso” del sistema penitenciario del país porque, con esa muestra, se vio el Estado no logró que los reclusos sean rehabilitados y reinsertados a la sociedad, afirmó Ramiro Orías, oficial de programa de la Fundación para el Debido Proceso.

El martes, la Policía Boliviana presentó a Matusalén M. L, sospechoso del asesinato y posterior desmembramiento del cuerpo de Mayerly Condori Choque (18), un crimen que conmovió a la población. Se informó que este acusado había cumplido en diciembre de 2020 una condena de seis años por los delitos de violación e infanticidio a una niña de 4 años. Él se había acogido a un proceso abreviado y obtuvo esa condena a los 15 años, por lo que fue enviado al Centro de Reinserción Social Qalauma.

“El sistema penitenciario busca que una persona pueda ser readaptada y rehabilitada para reinsentarse a la sociedad y este caso (de Matusalén), más allá de que es lamentable, nos muestra el fracaso del sistema penitenciario para lograr ese objetivo”, sostuvo Orias.

Un criterio similar fue expresado el miércoles por la defensora del Pueblo interina, Nadia Cruz, quien criticó el proceso de reinserción social para los reclusos de alta peligrosidad. “Este hecho deja en evidencia la ineficacia de los procesos de reinserción social de las personas privadas de libertad de alta peligrosidad y por delitos con penas altas, como asesinatos, violaciones a poblaciones altamente vulnerables, como niñas, niños, adolescentes y mujeres”, apuntó.

Orías advirtió que el sistema penitenciario boliviano, en su conjunto, tanto el de adolescentes como el de mayores, tiene un nivel de hacinamiento elevado, al que se suman la falta de condiciones y de recursos para avanzar en la reinserción social de los privados de libertad.

Al respecto, indicó que se puede ver que no hay un sistema, un programa de educación y de tratamiento social, sicológico y laboral que permita definir si la persona en el proceso de reclusión está en condiciones de haber cumplido la reinserción social o, una vez cumplida su pena, volver a ser un ser productivo en la sociedad.

“Esta situación muestra que el sistema penal que está presionando por el encarcelamiento de las personas en el sistema penitenciario, que anda hacinado y sin los medios, no tiene condiciones para buscar el fin de la pena (la reinserción), ahí el sistema penitenciario ha fracasado, hay una nueva víctima y ello nos llama la atención en trabajar no sólo en las reformas de la justicia, sino también en una reforma penitenciaria”, sostuvo Orías.

La situación en la que se encuentran los reclusos en la cárcel incluso demuestra que el Estado no les da condiciones de reinserción, educación, trabajo o readaptación, para que regresen a la sociedad con un oficio, afirmó Orías.

También advirtió que en diferentes ocasiones se vio que, dado el control que tienen las redes criminales en los recintos carcelarios, a veces estos centros resultan más bien “escuelas del crimen” para los reclusos, debido a que salen espiritualmente quebrados, sin valores y sin en la empatía que tienen que tener con las personas para reinsertarse en la sociedad, por lo que vuelven a delinquir.

BD/JJC



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
23_brujula-ea-toyo
23_brujula-ea-toyo
variacion-1
variacion-1