Política | 18/02/2020

España acusa a Bolivia de hostigar y poner en riesgo a sus funcionarios en incidente con encapuchados en la Embajada mexicana

España acusa a Bolivia de hostigar y poner en riesgo a sus funcionarios en incidente con encapuchados en la Embajada mexicana

Imágen sobre incidente de GEOs españoles en diciembre de 2019 (Foto Archivo)

Brújula Digital|18|02|20|

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España mediante un informe, dio a conocer un relato pormenorizado de los hechos registrados durante la crisis diplomática entre España y Bolivia hace casi dos meses, cuando sujetos “encapuchados”, que luego se descubrió eran agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), fueron descubiertos en puertas de la residencia mexicana en la ciudad de La Paz, lugar donde se encuentran asiladas exautoridades bolivianas del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) con órdenes de aprehensión en su contra. 

De acuerdo al medio de comunicación El País, en una respuesta parlamentaria, España acusó a las autoridades bolivianas de poner en riesgo la seguridad de dos diplomáticos españoles y los cuatro policías que los escoltaban durante el incidente en la residencia de la entonces embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado.

El documento detalla todo lo ocurrido cuando la responsable de la Embajada de España en Bolivia, Cristina Borreguero, acudió acompañada del secretario de su embajada, Álvaro Fernández Baquerín, a la residencia de la embajadora mexicana.

En el informe, se habla de la visita a la residencia mexicana, la cual fue calificada como “un desayuno de cortesía”, y que su realización se debió a petición de la Delegación de la Unión Europea, quien había enviado un mensaje a las embajadas de los países de la Unión Europea en Bolivia, para que realizaran visitas a la representante mexicana con la finalidad de “visibilizar el interés y la preocupación de los Estados miembros”.

En la parte central del informe, s se relata que, el día de los hechos la representación española, integrada por dos diplomáticos y cuatro agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), arribó a la residencia de la embajadora mexicana y en ese momento:

“Los miembros del dispositivo policial boliviano permitieron el ingreso de los señores Borreguero y Fernández Baquerín sin mayores dificultades. Los efectivos del GEO, ante la importante presencia de policías bolivianos en el exterior de la residencia, decidieron retirarse y solicitaron a los diplomáticos españoles que les avisaran, una vez concluida la reunión, para regresar a buscarlos”.

La reunión tuvo una duración de entre 40 y 45 minutos, y en ella se discutió la presencia de asilados dentro de la embajada y las medidas implementadas en las inmediaciones de la residencia por parte de autoridades bolivianas como una acciones de control y que  ello ‘suponía una infracción de las disposiciones de la Convención de Viena’”.

Se aclaró que en la reunión los diplomáticos no se reunieron con los exfuncionarios asilados sino, únicamente, con la embajadora mexicana.

Al término de la reunión, el ministerio español aseguró que los dos diplomáticos intentaron hacer contacto con el jefe del dispositivo de seguridad para que regresaran por ellos y fue en ese momento en el que se iniciaron los hechos que originaron la crisis diplomática posterior.

“Al intentar entrar los vehículos de la embajada en la urbanización en la que se encuentra la residencia, las fuerzas de seguridad bolivianas les indicaron que tenían órdenes de no permitir su entrada”, explicó.

En ese momento, añade la nota, hubo personas que comenzaron a golpear los automóviles e intentaron abrir sus puertas ante lo que llamaron “una actitud pasiva” por parte de la policía boliviana. Ante esta situación, quienes comenzaron la agresión optaron por “cubrirse el rostro” para que no se conociera su identidad.

El Ministerio de Exteriores español informó que posteriormente, un vehículo de las fuerzas de seguridad de Bolivia los persiguió y los embistió varias veces hasta que lograron eludirlo para, finalmente, regresar la representación diplomática de España.

El incidente derivó en la expulsión de la embajadora de México, María Teresa Mercado; de los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, además del grupo de policías españoles del GEO.

De manera recíproca, el Gobierno español expulsó a tres diplomáticos bolivianos acreditados en España.

De acuerdo al informe de prensa, en el relato en ningún momento se mencionó que los elementos de la seguridad de la legación diplomática española utilizaban “pasamontañas” para cubrir sus rostros”.