02/11/2019
Informe Especial

Ya no hay marcha atrás

Amalia Pando
Amalia Pando

Hemos llegado a un punto que parece sin retorno: Evo Morales está contra su país. Cuando hay un dictador que se propone imponerse ante la mitad del país, no queda otra que pedirle que se vaya. Muy diplomática y respetuosamente estamos pidiendo su renuncia; la fase de la segunda vuelta duró algunas horas o un día y en ese tiempo esperábamos que Morales reflexionara y entendiera que no se puede quedar en el poder como fruto de un fraude monumental.

Como no aceptó la segunda vuelta, pues le pedimos que se vaya. Queremos elecciones limpias y democráticas, queremos elegir al próximo gobierno en las urnas y Evo Morales lo impide. De tal modo que lo único que esperamos es que se vaya. Este sentimiento está en las calles, caminos, en los hogares y en cabildo: Evo Morales debe renunciar no sólo para viabilizar la democracia, sino la pacificación del país.

Tras una semana de la huelga general la protesta está más fuerte que nunca y abarca a todo el territorio nacional.

Estos momentos de historia, de lucha tan profunda en todos los corazones de los bolivianos se la hace en las marchas, con cánticos y hay muchas consignas y de todas escogimos una que es la que recorre el país. En Potosí hicieron un enganchado de consignas y destaca: “Evaristo, Evaristo, Chonchocoro está listo…”.

Pero no hay duda que el himno de esta jornada es: “Evo, Evo cabrón, sos un hijo de p…”. En un instante el grito pasó de la pasión deportiva a la política. Eso no lo puede aplacar con nada porque está en el espíritu de la gente. Esa misma canción estalla en una discoteca de Oruro y el sentimiento es el mismo. En el último cabildo que se realizó frente al campo ferial de La Paz también se repitió la tonada, igual que en cabildo frente a la Cervecería.

Hay una unidad en el país, un convencimiento de los ciudadanos y ya no se puede dar marcha atrás. Evo Morales debe renunciar y aun puede irse por la puerta grande, dar paso a un nuevo proceso electoral que permita de forma limpia, con un nuevo Tribunal Electoral, para que los bolivianos decidamos en las urnas, sin fraude, quien deber ser el próximo Presidente.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet