Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
06/07/2021
Sin reservas

Los desafíos de los nuevos constituyentes

Odette Magnet
Odette Magnet

Brújula Digital|06|07|21|

Muchos subrayaban que se trataba de “un momento histórico” y de “una fiesta democrática”. Y con razón. Era la primera vez que el pueblo chileno elegía a sus representantes para que escribieran una constitución que reemplazara a la vigente, escrita durante la dictadura de Pinochet.

Bajo estrictas medidas sanitarias, la sesión inaugural estaba programada para arrancar a las diez de la mañana bajo una gran carpa en los terrenos del ex Congreso. Pero la ceremonia debió ser suspendida por más de dos horas, debido al actuar de Carabineros con un grupo de manifestantes en los alrededores. Había tensión en el ambiente. Pero la cordura se impuso con el esfuerzo de muchos, y-el domingo 4- se instalaba la asamblea constituyente con sus 155 integrantes de todas las regiones del país.

Como un presagio que no pasó inadvertido, la expresidenta Michelle Bachelet, alta Comisionada para los Derechos Humanos en Ginebra, envió el día anterior un comunicado público: " Habrá dificultades y frustraciones, como cada construcción colectiva. Pero también estarán disponibles las herramientas democráticas necesarias para abordar estos retos: la tolerancia, el diálogo respetuoso, la transparencia y la participación activa de la ciudadanía", dijo.

Se iniciaba, así, un arduo y anhelado trabajo que debiera un año máximo. A su término ya habrá un nuevo gobierno en el poder (las elecciones presidenciales son en noviembre próximo) y el texto final deberá ser sometido a un plebiscito en el 2022.

Puentes de confianza

Varios constituyentes insistieron esa tarde de domingo en la necesidad de actuar bajo un espíritu de acuerdos, tomando en cuenta la diversidad ideológica y cultural de la Convención y los grandes desafíos por delante. No será tarea fácil. La asamblea constituye un espejo de lo que es Chile, un país profundamente polarizado.

Uno de los principales retos será la construcción de puentes de confianza, el derribamiento de muros de sospecha y temor, dice Malucha Pinto, constituyente, teatrista nacional. “Para mí, es clave poder dialogar y escucharnos de verdad. Salir de la dinámica de la descalificación, de la lógica de que si no estás conmigo eres un traidor.”

La primera tarea de la asamblea fue elegir su presidente (a) y vicepresidente(a). Elisa Loncon (lingüista, activista mapuche) ganó la presidencia con 96 votos y Jaime Bassa (académico, abogado), la vicepresidencia con 84 votos. Ambos -partidarios de una nueva Constitución- tienen un nutrido currículum.

La Convención Constitucional instalada incorpora a representantes de nueve pueblos originarios chilenos, entre ellos, los mapuches, aimaras, quechuas, rapa nui y diaguitas (los escaños reservados son 17).

En su primera intervención como presidenta de la asamblea, una emocionada Loncon mostró la bandera mapuche y saludó en mapudungún. “Todos juntos”, dijo, “vamos a refundar este Chile (…) tenemos que ampliar esta democracia”.

“Este sueño es un sueño de nuestros antepasados. Este sueño se hace realidad”, remató ante una audiencia conmovida.Uno de los principales debates en la redacción de la nueva Carta Magna es el reconocimiento de los pueblos indígenas

Al término de la primera sesión, Bassa expresó que “el desafío que tenemos ahora de aquí en adelante es ser capaces de construir esa trenza desde la justicia, desde la inclusión, desde el respeto y desde la diversidad”.

Como diría Silvio Rodríguez, “la era está pariendo un corazón”.

Presos políticos

El lunes, los constituyentes tenían como primera misión elaborar un reglamento según el cual se regirán durante el año de mandato. También se estudiaba la posibilidad de que la mesa directiva se ampliara y fuera rotativa.

Asimismo, un sector mayoritario de la asamblea esperaba emitir una declaración sobre amnistía a los presos de la revuelta social de octubre de 2019. llamados presos políticos. Sin embargo, el gobierno ha negado sistemáticamente la existencia de presos políticos. Más de once mil personas fueron detenidas y dos mil.500 encarceladas entre octubre de 2019 y marzo de 2020, según el Instituto de Derechos Humanos de Chile.Se trata, sin duda, de un tema muy sensible para los distintos segmentos de la asamblea. “Es una deuda que tenemos que ser capaces de conversar, de saldar”, dijo Bazza.

En una clara estrategia de subrayar su autonomía, los constituyentes de derecha han intentado poner distancia entre ellos y el gobierno de modo de no aparecer como incondicionales al presidente Piñera. Y al otro extremo, los simpatizantes o militantes de la centro-izquierda, que se han definido como “independientes no neutrales”, pusieron sus reglas del juego. Dijeron que “no recibirán órdenes de los partidos políticos ni instrucciones de ningún gobierno, parlamentarios o interferencia de cualquier grupo de presión que pretenda instrumentalizar el proceso constituyente.”

Demandas ciudadanas

Cristóbal Bellolio, conservador, cientista político y abogado, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, fue candidato a constituyente y no salió elegido. “Siempre supimos que el escenario sería conflictivo, áspero, incluso hostil. Muchos entienden que este proceso sería una oportunidad reivindicatoria, el momento de resarcir las deudas históricas de todos los grupos que han sido marginados. Entones normal que el ambiente esté enrarecido.”

En las elecciones de mayo para elegir a los miembros de la asamblea constitucional, los conservadores obtuvieron solo 37 de los 155 escaños, esencialmente despojándolos de la capacidad de vetar el resultado de la nueva Carta Magna.Es decir, no obtuvieron el tercio necesario para vetar o negociar dentro de la asamblea.

Al menos 77 de los constituyentes -el 50 por ciento del total- están a favor de políticas públicas que pongan fin al rol subsidiario del Estado y el modelo económico neoliberal. Buscan el fortalecimiento de los derechos de los trabajadores y las mujeres, abolir el sistema privado de pensiones, el derecho a una salud y educación de calidad, el respeto a los derechos humanos, la paridad de género, la no discriminación de las minorías, y regulaciones efectivas del medioambiente.

"Es un desafío enorme y hermoso que también enfrentamos como país en el futuro”, concluyó Malucha Pinto.

*Es periodista y escritora chilena



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
23_brujula-ea-toyo
23_brujula-ea-toyo
variacion-1
variacion-1